¿Diseño natural de la familia?

Panamá tiene la proporción más alta de mujeres jefas de hogar de la subregión de Centroamérica.

0
62
Las familias "naturales" de Panamá viven situación de violencia doméstica.

Dr. Jesús López
Psicólogo

  • Cada año nacen en el país entre un 10 a 11% de niños y niñas que son producto de relaciones extramaritales.
  • Entre un 45 y 55% de las familias “naturales” de Panamá viven situación de violencia doméstica.
  • Panamá tiene la proporción más alta de mujeres jefas de hogar de la subregión de Centroamérica y una de las proporciones más elevadas de papás que no viven con sus hijos.
  • La falta de educación sexual,  permea la enorme cantidad de embarazos adolescentes, la propagación del VIH – SIDA.

Después de haber trabajado en el tema de la familia, en Panamá, en varios planos, incluyendo haber sido coordinador de un grupo de profesionales, panameños, para una investigación multicéntrica, en varios países de Centroamérica, no puedo apoyar a los grupos que se pronuncian a favor de eso que dan en llamar el “diseño natural de la familia”.

Yo soy científico y no creo ni en brujas ni fantasmas: creo en el poder absoluto de la evidencia científica, como fuente de veracidad, por lo que no puedo creer en eso.

A ver: el tipo promedio de la familia panameña es una familia altamente disfuncional, lo que se advierte nada más viendo la conducta general del panameño promedio; además de eso, cada año nacen en el país entre un 10 a 11% de niños y niñas que son producto de relaciones extramaritales; entre un 45 y 55% de las familias “naturales” de Panamá viven situación de violencia doméstica.

65% de los niños que nacen en nuestro país son producto de relaciones diferentes al matrimonio; nada más hay que ver que Panamá tiene la proporción más alta de mujeres jefas de hogar de la subregión de Centroamérica y una de las proporciones más elevadas de papás que no viven con sus hijos, además de que tenemos problemas serios por temas de pensiones alimenticias y todo lo que sabemos, pero ahora la Iglesia Católica que, con todo respeto, no tiene moral para hablar de algo que ellos mismos han ayudado a destruir, se sale con sus “Cruzadas” confundiendo a la población.

Como ya dije: yo soy científico y hago ciencia, por ende no creo en otra cosa que no sea la evidencia, sabiendo, eso sí, de antemano, que por más argumentos que pueda brindar acerca de esto, seguirán prevaleciendo las brujas y los fantasmas, por lo que solo dejo esto así como muestra de que la sociedad panameña, tan impregnada como está de un predominio aplastante del llamado pensamiento mágico, seguirá evadiendo las discusiones de fondo de todos los temas que representen alguna divergencia con respecto a lo que se debe hablar.

La falta de educación sexual, unida a los valores machistas que predominan en el país, es un asunto que permea directamente en la enorme cantidad de embarazos adolescentes, la propagación terrible del VIH, etc.

Si bien, la mayoría de la población panameña se confiesa católica, en particular, y cristiana en general, no es menos cierto que también en el país viven personas que profesan otros credos o no tienen credo y no forman parte de ninguna religión, quienes también tienen derecho a opinar y cuya opinión sea tomada en cuenta.

Los países y sociedades, desde el modelo occidental, cuando entran en crisis de identidad social pasan por momentos como estos, en los que muchas personas buscan amparo y refugio a su situación de incertidumbre. Cuántos de esos que marcharon les pegan a sus mujeres porque así lo dice no sé quién, o les pegan y maltratan a sus hijos porque así lo dice su enseñanza, o actúan totalmente en contra de lo que dicen profesar.

Dicho esto, con todo y lo que he estudiado y publicado por años, sobre este tema en particular, estoy consciente de que no faltará quien quiera refutar con base en su religión, lo que la ciencia ha demostrado, o que piense que soy un desnaturalizado, pero lo cierto es que la familia panameña es una institución social desastrosa, no de ahora, sino ancestralmente, solo lo planteo así y dejo la discusión en ese nivel.

Así ¿qué modelo tradicional de familia panameña? No, gracias, no lo quiero, estoy bien así como he criado a mis hijos, que son varones todos, con un pensamiento diferente, tolerante y emocionalmente inteligentes, sin valores machistas, sin nada de “raros” tampoco, solo que en lugar de simplemente hombres, me preocupé por educar seres humanos.

Familia panameña, ufff, qué terrible…

 

No hay comentarios

Deja un comentario