Corrección de crecimiento económico equivale a ajustarse el cinturón en 2017

0
29
Jóvenes panameños forman largas filas para conseguir empleo.

Corrección de crecimiento económico equivale a ajustarse el cinturón en 2017

Por David Carrasco

La corrección en las cifras de crecimiento económico, por debajo del seis por ciento previsto a inicios de 2016, tendrá un impacto en los niveles de empleos y obligará a los representantes de diversos sectores en Panamá a ajustarse el cinturón en 2017, en medio de un contexto internacional complejo marcado por la contracción.

En enero de 2016, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) pronosticaba que el Producto Interno Bruto (PIB) de este país sería de 6,3 por ciento. Sin embargo, en diciembre de este año, los analistas rectificaron el vaticinio y concluyeron que sería de 5,2 por ciento. La cifra revela la pérdida de dinamismo en la dolarizada economía panameña, pese al optimismo oficialista y de algunos grupos empresariales que apuestan por la reactivación.

El economista y asesor del MEF Horacio Estribí identificó entre las actividades más dinámicas en 2016, el suministro de electricidad, gas y agua, la explotación de minas y canteras, la construcción y la intermediación financiera. El analista previó que en 2017, habrá la inflación de 1,1 por ciento, mientras que los ingresos tributarios crecerán 10 por ciento, las contribuciones directas del Canal de Panamá al Estado serán de unos 1.600 millones de dólares.

No obstante, el economista independiente y catedrático universitario Juan Jované advirtió la fuerte caída de la actividad agrícola en la formación del PIB, a causa del modelo importador vigente que privilegia los Tratados de Libre Comercio y genera ruina entre los pequeños productores. Este hecho fue confirmado por el dirigente agrario Mario Domínguez, quien afirmó que este país carece de una estrategia de desarrollo nacional en la producción agropecuaria y es “frecuente blanco de la desleal importación masiva de granos”.

Jované mencionó como un hecho notorio el desplome de la Zona libre de Colón (ZLC) y los resultados de la Encuesta de Mercado Laboral, publicada en agosto de 2016 por el Instituto Nacional de Estadística y Censo, que revelan la creciente dificultad que rige en Panamá, en materia de ocupación de la fuerza de trabajo local, a la que suma el cierre de empresas en diversos sectores.

Por segundo año consecutivo, la encuesta demostró que la tasa de desocupación se ha incrementado, al alcanzar al 5,5 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA). Se trata de un fenómeno generado por la creciente desaceleración en la economía, lo que repercute en la oferta de fuerza de trabajo.

Jované reseñó que factores económicos adversos afectan el empleo de calidad que demanda la población joven en edad de trabajar. Aclaró que desde el punto de vista sectorial, llama la atención la pérdida de puestos de trabajo en la industria manufacturera (3.840), las actividades de recreación (3.071), así como en las actividades financieras y de seguros (1.589).

Para las personas de entre 20 y 24 años de edad, la tasa de desocupación es de 14,4 por ciento de la PEA correspondiente. Esa realidad desfavorable golpea duramente a los jóvenes del área urbana, donde ese indicador se eleva hasta el 16,1 por ciento.

Señales positivas

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá estimó que pese al declive de algunas actividades, la economía nacional crecerá un 5,6 por ciento, es especial por el desarrollo de obras de infraestructura, lo que ayudará al movimiento del circulante en este país con una fuerte actividad bancaria y logística internacional.

Una Encuesta de Expectativas de Empleo realizada por ManpowerGroup, para el Primer Trimestre del 2017, revela que los sectores de Servicios y Construcción muestran las expectativas más favorables para el próximo año. La encuesta, presentada por Alberto Alesi, director regional de ManpowerGroup para Centroamérica y Caribe, muestra que la Tendencia Neta de Empleo (TNE) para Panamá es de + 8% para el primer trimestre del 2017.

En un intento por nivelar la situación económica desventajosa, luego de fuertes críticas de organizaciones sociales por la falta de empuje, el gobierno del presidente Juan Carlos Varela anunció el aumento a 600 dólares mensuales el salario mínimo de los servidores públicos del país. La decisión está fundamentada en el Decreto Ejecutivo 520 del 21 de diciembre y publicado en Gaceta Oficial 2818-A, mientras el gobierno busca atraer la inversión directa extranjera.

Ese nuevo salario, que entrará a regir en la primera quincena de 2017, alcanzará a 35.000 personas en el sector público, quienes están por debajo de ese monto, con excepción de los empleados municipales. Los fondos para cubrir ese aumento representan unos 60 millones de dólares al año y provendrán de ahorros ministeriales. Pese a ello, está por verse el efecto inflacionario que tendrá esa medida en la economía nacional.

De hecho, la canasta básica de alimentos alcanzó el diciembre de 2016 un precio de 308,9 dólares, en comparación con enero de este año, es decir un 1,5 por ciento de incremento, según un documento del MEF. No obstante, el precio de la comida podría aumentar más de lo calculado en 2017, en perjuicio de los consumidores, lo que no sería una buena combinación con una alta tasa de desempleo.

Deja un comentario