Congreso Anfictiónico de Panamá evoca el sueño de unidad latinoamericana

0
34
Libertador Simón Bolívar.

EcuRed

La Asamblea fue convocada por Simón Bolívar en la ciudad de Panamá, para crear una federación de países hispanoamericanos independientes. Se desarrolló entre el 22 de junio y el 5 de julio de 1826, y contó con la participación de la Gran Colombia, México, Perú, Bolivia y Guatemala.

Enviaron observadores Gran Bretaña y los Países Bajos, pero no acudió Estados Unidos, que había sido invitado. Se acordó un tratado perpetuo de unión y confederación, la creación de un Ejército interamericano para la defensa común y la renovación bianual del Congreso, al que se podrían sumar otros países.

Debido a las rivalidades entre los distintos países y a la oposición de Estados Unidos, que no deseaba la formación de un sistema de estados federados en América del Sur, los acuerdos sólo fueron ratificados por la Gran Colombia y no tuvieron consecuencias efectivas. Logró reunirse en una segunda ocasión, a convocatoria de México, muy pocos años después.

Antecedentes

Bolívar soñaba con una federación de estados que enlazara a Perú, Bolivia y Colombia con la América Central, encabezada por Guatemala y México por el norte; con Cuba y Puerto Rico libres por el este; y con el Río de la Plata por el sur. Concibió, asimismo una expedición militar para derrocar a Francia de Paraguay y devolverlo a Argentina, así como hacerle la guerra a Brasil si este insistía en agredir a Argentina, de manera que un Brasil republicano se sumara a la unión americana.

Convocatoria

En 1826, con el fin de dar el primer paso hacia su propósito de unidad Latinoamericana, Bolívar convocó el Congreso de Panamá, al que invitó a Venezuela, Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Bolivia, México, Guatemala, Argentina y Chile.

Francisco de Paula Santander, gobernante de Colombia, tomó la iniciativa de invitar a Estados Unidos.

Tema Cuba y Puerto Rico

En los debates del Senado norteamericano en torno al tema, los legisladores esclavistas declararon que uno de los propósitos del Congreso era ayudar a la independencia de Cuba y Puerto Rico y agregaron:

“(…) si las nuevas repúblicas o algunas de ellas intentasen conquistarlas, Estados Unidos consideraría tal empresa opuesta a su política e intereses (…) la fuerza naval de los Estados Unidos, tal cual se halla o pudiera hallarse en lo adelante, estaría constantemente a la mira para salvarlas”.

Con el ánimo de que no se frustrara el Congreso, Bolívar retiró de su agenda el tema de Cuba y Puerto Rico, y Estados Unidos designó a dos delegados no facultados para tomar decisiones, uno de los cuales falleció durante el viaje y el otro llegó cuando el Congreso había concluido.

El Congreso

El 22 de junio de 1826, con la ausencia de Chile, que se excusó, Río de la Plata y Brasil que se abstuvieron, y Bolivia, cuyos delegados llegaron tarde, se reunieron en Panamá representantes de ese país, México, Guatemala, Gran Colombia y Perú. Hubo observadores de Gran Bretaña y Holanda.

El Congreso sesionó hasta el 5 de julio de 1826. Los delegados acordaron un pacto perpetuo de autodefensa y confederación, así como la creación de un ejército y una flota de guerra común, no hacerse la guerra sin un arbitraje previo de la unión, abolir la trata de esclavos y reunirse dos años después en México.

Debido a las rivalidades entre los países Latinoamericanos: Argentina y Brasil por Uruguay; Salvador con Guatemala por la República de América Central; Bolivia en conjura contra Sucre; José de la Mar, en Perú pugnando por arrancar Guayaquil a Colombia y devolver Bolivia a Perú, y a la abierta oposición de Estados Unidos, opuestos a la formación de una federación de estados en América del Sur, los acuerdos sólo fueron ratificados por la Gran Colombia.

El Congreso logró reunirse nuevamente, a convocatoria de México, pocos años después. Eso fue todo, el tratado se disipó sin que México lo ratificara.

Ante tan colosal descalabro, Simón Bolívar exclamó:

“El Congreso de Panamá, institución admirable si fuese efectiva, no es otra cosa que el griego loco que creía poder dirigir a los barcos en el mar desde una roca en la costa”.

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario