Clausura de Escuela de las Américas en Panamá, un triunfo contra la represión y la tortura

0
94
En 1984, el entonces presidente panameño Jorge Illueca calificó a la Escuela de las Américas como “la base más grande para la desestabilización en América Latina”.

En 1984, en cumplimiento de los Tratados del Canal “Torrijos Carter”, Estados Unidos cerró en Panamá las puertas de la denominada Escuela de las Américas (SOA, por sus siglas en inglés), en cuyas instalaciones se graduaron desde 1946 unos 44.000 militares latinoamericanos. Fue el mayor centro regional para entrenamiento de efectivos militares en tácticas de represión y tortura.

Bayano digital reproduce esta nota informativa de la agencia EFE, publicada en el diario El País, de España, el 19 de agosto de 1984, bajo el título “Estados Unidos anuncia el cierre de la Escuela de las Américas en la que se han graduado 44.000 militares latinoamericanos”. En ese artículo, son descritos aspectos relativos a la clausura del centro, que fue trasladado a Fort Benning, Estados Unidos, y que en 2001 cambió su nombre a “Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación de Seguridad”. Hoy, en la sede de antigua Escuela funciona un centro hotelero.

EFE

Estados Unidos anunció en la madrugada de ayer el cierre de la Escuela de las Américas, que funciona desde hace 38 años en la ribera del canal de Panamá y donde se graduaron 44.000 militares latinoamericanos. El cierre se efectuará el próximo 30 de septiembre, después de que Panamá y EE.UU. no llegasen a un acuerdo satisfactorio para mantener en funcionamiento la escuela, según ha afirmado en un comunicado el Comando Sur del Ejército norteamericano.

Según la nota oficial, aún “está por determinar” el lugar en que Estados Unidos reinstalará la Escuela de las Américas. Frente al silencio oficial del Gobierno panameño, los medios informativos de la capital han dado gran publicidad al cierre de la escuela.

En la escuela recibieron entrenamiento militar, según informes del propio Comando Sur, los ex presidentes Anastasio Somoza (Nicaragua), Juan Velasco Alvarado y Edgardo Mercado (Perú), Guillermo Rodríguez Lara (Ecuador), Hugo Banzer (Bolivia), Juan Melgar Castro (Honduras), Omar Torrijos (Panamá) o el presidente chileno Augusto Pinochet.

Los tratados entre Omar Torrijos y el entonces presidente norteamericano, Jimmy Carter, firmados el 7 de septiembre de 1977 en Washington, preveían el desmantelamiento de la Escuela de las Américas, dentro del proceso de descolonización del Canal; sin embargo, dejaban margen para negociaciones entre Panamá y Estados Unidos con el fin de aplazar su cierre.

Primera fuerza de defensa

Las fuerzas de defensa de Panamá fundaron la semana anterior el denominado batallón 2.000, al cual corresponderán las tareas iniciales de defensa del canal. El batallón está formado con tropas selectas procedentes de diversos acuartelamientos y será la primera fuerza de defensa, por parte de Panamá, hasta que todo el complejo de la vía interoceánica revierta a esta nación, en el año 2000, tal como señalan los tratados.

La Escuela de las Américas, según fuentes militares de Estados Unidos, está compuesta de cuatro departamentos: comando, operaciones técnicas, operaciones de combate y operaciones de apoyo, y dicta 44 diferentes cursos, que van desde “alta preparación político-ideológica” hasta manejo elemental de armas ligeras.

El programa académico, según esas mismas fuentes, tiene como norte la guerra especializada, la lucha antiguerrillera y la utilización de materiales y equipos sofisticados.

En vista del cierre, el Comando Sur informó que durante el mes y medio que queda de existencia a la escuela retirará de manera gradual los profesores (en su mayoría norteamericanos), empleados y estudiantes, así como el equipo y mobiliario, para desalojar los edificios antes de que se hagan cargo de ellos las fuerzas de defensa de Panamá.

La nueva escuela

El Comando Sur del Ejército norteamericano insistió en que “aún no ha hecho una selección final de la nueva ubicación permanente” de la Escuela de las Américas, “ni tampoco ha decidido un sitio provisional hasta que se pueda poner en operación la localidad permanente”. Durante un acto conmemorativo del tercer aniversario de la muerte del general Omar Torrijos, el presidente panameño, Jorge Illueca, anunció que la escuela y el fuerte militar Gulick quedarían bajo soberanía panameña a partir del primero de octubre.

En esa ocasión, el 31 de julio pasado, Illueca explicó que las áreas e instalaciones de la escuela y del fuerte quedarán bajo “la exclusiva soberanía y jurisdicción de la República de Panamá”, y que específicamente serán usadas y controladas por las Fuerzas de Defensa Nacional (FDN).

Las fuerzas nacionalistas panameñas se oponían a la presencia de la Escuela de las Américas, especialmente después de que se produjesen varias denuncias sobre el hecho de que soldados salvadoreños eran instruidos en la escuela, según la revista Informe Latinoamericano.

En algún momento se llegó a señalar, según la misma revista, que el lugar elegido para volver a instalar la Escuela de las Américas sería Honduras, y que su nuevo nombre sería Instituto Panamericano de Ciencia Militar y de Desarrollo Nacional.

Aparte del desmantelamiento progresivo de las instalaciones norteamericanas en el Canal, los tratados entre Torrijos y Carter estipulan que el 31 de diciembre de 1999 no debe quedar ningún soldado de Estados Unidos en Panamá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 19 de agosto de 1984.

No hay comentarios

Deja un comentario