Científicos dan la voz de alarma: “Zonas muertas” aparecen en los océanos

0
44
Mortandad de peces en los océanos a causa de la elevada contaminación. (Foto: Ricardo Moraes / Reuters).

La pérdida de unas 80.000 toneladas métricas de oxígeno podría causar una seria afectación a ecosistemas vitales y acarrear resultados catastróficos.

RT

La disminución del nivel de oxígeno en los océanos es considerado como otro efecto nocivo causado durante los últimos 50 años por el incremento en un grado centígrado de la temperatura del ambiente, que a su vez es producto de varios factores como la constante emisión de gases a la atmósfera terrestre.

Un estudio realizado por un grupo de expertos alemanes del Centro de Investigación Oceanográfica Helmholtz (GEOMAR) y de la Universidad de Kiel, analizó los datos del nivel de oxígeno colectados en las últimas cinco décadas. Los resultados, que han sido publicados en la revista “Nature”, reflejan una disminución del 2 % en el nivel del gas vital en los océanos.

Proteger el sustento de casi la mitad de la población mundial

Aunque no parezca una cantidad significativa, se trata de unos 80.000 millones de toneladas métricas de oxígeno, una cifra considerada por los expertos como suficiente para alterar ecosistemas y crear “zonas muertas” en nuestros océanos. Es así que la cantidad de regiones con falta total de oxígeno en las profundidades de los océanos se ha cuadriplicado en el último medio siglo.

Datos adicionales:

©Bajoelagua.com – Numerosos artículos hablan del fenómeno descubierto en la década de los setenta de las zonas muertas (“dead zones”). Se trata de grandes extensiones de agua en las que no encontramos casi vida.

Las llamadas zonas muertas son áreas de grandes masas de agua –por lo general en el océano, pero también de vez en cuando en los lagos y ríos– que no tienen suficiente oxígeno para sostener la vida marina. La causa de esta “hipoxia” (falta de oxígeno) generalmente es la eutrofización, el incremento de los nutrientes químicos en el agua, dando lugar a floraciones de algas (“blooms”) que reducen los niveles de oxígeno bajo el agua. El nitrógeno y el fósforo de la escorrentía agrícola son los principales culpables, pero los vertidos de aguas residuales, vehiculares e industriales e inclusive factores naturales también juegan un papel en el desarrollo de zonas muertas.

Las zonas muertas se producen en todo el mundo, pero principalmente en zonas cercanas donde se vierten aguas de áreas de actividad agrícola e industrial.

Algunas zonas muertas se producen de forma natural, pero la prevalencia de ellos desde la década de 1970, cuando se detectaron zonas muertas en la Bahía de Chesapeake de Maryland, así como en el Estrecho Kattegat de Escandinavia, la boca del Mar Báltico, el Mar Negro y el norte del Adriático – muestran el impacto de la humanidad.

Un estudio de 2008 encontró más de 400 zonas muertas en todo el mundo, incluso en América del Sur, China, Japón, Australia y otros lugares sureste.

La zona muerta en peor estado es una franja de 8.500 millas cuadradas (aproximadamente del tamaño de Nueva Jersey) en el Golfo de México, no lejos de la desembocadura del río Mississippi.

No hay comentarios

Deja un comentario