Caiga quien caiga

0
62
Kenia Porcell, Procuradora General de la Nación.

Caiga quien caiga

Julio Bermúdez Valdés

Revista Matutina | Esta no puede seguir siendo en Panamá una frase retórica. Al margen de lo que puedan ser o no, las intenciones norteamericanas al poner sobre la mesa el escándalo Odebrecht , las autoridades panameñas tienen el deber de realizar una investigación exhaustiva y detallada de este asunto. Y excluimos a EEUU de esta consideración, no porque nuestro viejo aliado tenga o no que ver con el asunto, tiene y mucho, pero no es suya la responsabilidad por los actos que cometan nacionales desde significativos puesto de poder.

El escándalo Odebrecht no puede pasar como una brizna más. En los últimos años los panameños nos hemos acostumbrado a despertar de escándalo en escándalo y su sucesiva presencia  viene a corroborar que las autoridades  no han hecho su trabajo  de manera efectiva y eficaz. Cuántos panameños se han visto afectados por estas situaciones, cuántos hospitales se dejaron de hacer, cuántas escuelas para cuántos niños se dejaron de construir o renovar, cuántos centros de salud o cuántos lotes de medicamentos se dejaron de comprar.

Escándalo tras escándalo revelan  la gran irresponsabilidad con que se administra el país, y el convencimiento de quienes han ejercido el poder, de que los altos cargos no son para servir sino para enriquecerse de manera personal. Tras bastidores y con el más puro cinismo ha prevalecido la cultura del ladrón, y como contraparte un mayor desencanto ciudadano.

En la administración pública, donde se pone el dedo sale pus, y ese escenario no ofrece ninguna garantía saludable para el país, hasta el día en que irrumpa un pueblo fastidiado y cansado de los desmanes de quienes están convencidos de los panameños somos un hato de idiotas.

La investigación se debe hacer y los funcionarios decentes en posiciones de dirección en el Estado deben apoyar esa gestión. Se deben incrementar asimismo las penas por el latrocinio que se cometa contra el erario público. Mientras tanto la comunidad, a quienes algunos pretenden culpar por esos malabares delincuenciales bajo la tonta escusa que es el pueblo el que elige, debe ir pensando seriamente por opciones sanas, comprometidas y de servicios para 2019, previo tener claridad sobre un aspecto: deben ampliarse los mecanismos de participación, control y vigilancia de las elecciones.

Se debe investigar, encontrar los delitos y aplicar sanciones contundentes, sino, aquí nada se estará haciendo por adecentar el país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here