Barro Blanco: luces largas o la planificación del despojo

0
63
Indígenas se manifiestan en contra del Proyecto de Barro Blanco.

Barro Blanco: luces largas o la planificación del despojo

Rafael García Denvers

No es el caso hacer un recuento o análisis de la cronología de Barro Blanco; en ese terreno, además de acoplar pequeños elementos que sustentan las denuncias ciudadanas y de los hermanos originarios, solo nos quedaríamos en la visión del árbol, de la rama, y perderíamos la imagen de desolación que se avecina para todo el bosque.

Ciertamente, el Proyecto pasó de un tamaño de 18 MV con un deficiente estudio ambiental pero relativamente aceptable donde no se afectaban las tierras comarcales, a otro de 30 MV sin hacer los ajustes de Impacto Ambiental y Territorial requeridos. No se cumplieron con los escasos elementos de mitigación que se establecían en los supuestos estudios originales. Igualmente no les importó con los elementos culturales y religiosos que se veían afectados y cierto también que la empresa tiene otros incumplimientos que de por sí son sujeto de sanción.  Totalmente cierto que la sociedad en su conjunto con la evidente mayoría del pueblo Gnobe tienen la razón al pedir que la Empresa Genisa sea sancionada y retirada del Proyecto por incumplimiento manifiesto de las normas ambientales y legales que rigen un contrato de este tipo, pero eso pareciese ser lo de menos en este caso.  El Poder Económico tiene objetivos más a largo plazo que afectan las tierras comarcales.

Es una realidad que el Proyecto original no afecta el territorio de la Comarca y por lo tanto toda esta situación se origina en la ilegal e inconsulta ampliación de la capacidad de producción de la Hidroeléctrica decidida por Genisa y autorizada sin más ni más por el Gobierno de turno.

Por lo tanto, la causa de este conflicto es Genisa y el Gobierno de turno que autorizó la ampliación del diseño sin cubrir los efectos adicionales de esta decisión. Eso visto en su forma más simple.

Recordemos que fue ese mismo Gobierno el responsable de la violenta represión con saldo de muertos, heridos y afectaciones visuales de los compañeros Gnobes.

Luego de esto, el Poder Económico por medio del Gobierno que es su brazo ejecutor, ha manipulado un diálogo bajo el supuesto de lograr una salida al conflicto,  que preserve la seguridad jurídica, olvidando el origen del conflicto y las múltiples violaciones por parte de Genisa, donde se parte violando las normas jurídicas más elementales.  Este diálogo sospechosamente ha culminado en la desautorización de las estructuras de gobierno del pueblo Gnobe y en el cuestionamiento de su dirigencia, esta maniobra no sólo genera un elemento de conflicto para cualquier dialogo sino que deja al pueblo Gnobe sin un interlocutor que resuma y aglutine las fuerzas de oposición a los planes de apropiación y despojo que viene desarrollando el gran capital.

Es aquí donde son necesarias las luces largas de las que habló Omar y prever quiénes son los beneficiarios de esta realidad que en forma tan persistente se fue conformando en torno al Proyecto Barro Blanco, y si buscamos el Plan de Gobierno que presentó Varela en su campaña, encontraremos un elemento de sustentación del desarrollo económico: la minería.

Hoy día este país tiene varios componentes requeridos para una explotación minera a gran escala; recordemos que la minería a desarrollar en Donoso, Petaquilla y Cerro Colorado es fundamentalmente a cielo abierto. Entre estos componentes está la mano de obra que laboró en la construcción y ampliación del Canal de Panamá, la operación de tránsito ampliado conjuntamente con la operación logística de grandes puertos, el capital financiero transnacional vía el Centro Bancario, entre otros.  Qué faltaría, además de la energía para operar las instalaciones mineras?  El acceso a las tierras poseedoras del botín mineral…

Las Comarcas y en especial la organización de los pueblos residentes en las mismas son el principal obstáculo para la rapiña del gran capital en el tema minero.  Al desprestigiar y dividir la Dirigencia Indígena, al colocar al movimiento social en la disyuntiva de elegir quién representa al pueblo Gnobe, se da un gran paso en la planificación del despojo.

No es difícil prever que el tema agua, tierra, salud ambiental y el cuidado del ecosistema, sufrirán un violento ataque del Capital Financiero en los próximos tiempos para despojar nuestra tierra del mineral que resguarda en su seno y en el camino una nueva batalla de los pueblos originarios. La propia existencia de las Comarcas esta en evidente peligro ante los planes de desarrollar una pujante industria minera. La afectación al nacimiento de ríos, a la capacidad agro productiva de las tierras, a la sostenibilidad de la vida en las regiones es ampliamente conocida…Chile, Bolivia, Perú etc.

Y mientras esto ocurre nos quedaremos enredados y confusos, desarticulados e inmóviles? Lo cierto es que en estos momentos nos obligarían a perder tiempo valioso definiendo quién representa al pueblo Gnobe, porque han roto la unidad organizativa existente y mientras se define la representación, los muertos y heridos por defender el derecho a la vida quien cree usted que los pondrá?…  Mera casualidad?…

Deja un comentario