Tráfico de influencia y la renuncia del director de ETESA

Una licitación otorgada “a la velocidad de la luz”

0
732

 

Tráfico de influencia y la renuncia del director de ETESA

Redacción de Bayano digital

Manuel Dominguez, escribió en su cuenta de Twitter. que  “El Ing Iván Barría, quien presentó hoy renuncia, seguirá al frente de ETESA hasta que la JD designe su reemplazo y complete la transición”.

El gerente general la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA),  Iván Barría, presentó la tarde de este jueves su renuncia al cargo, en momentos en que ETESA enfrenta duros cuestionamientos por los dos apagones que se registraron en menos de una semana dejando sin fluido eléctrico  varios sectores de la ciudad de Panamá y Colón.

Bayano digital denunció la INCOMPETENCIA como una forma de corrupción; pero al parecer, además de la incompetencia,  el tráfico de influencia para favorecer los intereses de los poderes fácticos, provocó la  renuncia del director Barría.

Vea en Luces Largas la incompetencia es una forma de corrupción

Por considerarlo de interés Bayano digital reproduce el articulo publicado por  La Estrella de Panamá martes 15 de septiembre de 2015.

Una licitación otorgada “a la velocidad de la luz”

Aurelio Barría Mock, vicepresidente ejecutivo del Grupo Motta, es hermano del gerente de Etesa, Iván Barría Mock

José María Torrijos Legazpi
jmtorrijos@laestrella.com.pa


La Estrella de Panamá martes 15 de septiembre de 2015 – 12:00 a.m. La semana pasada, Gas Natural del Atlántico (GNA) se ganó la licitación LPI 01-15 de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (Etesa) para la producción y suministro de 350 megawatts durante diez años a partir del 2018.

Contrario a la costumbre en el sector energético —donde la adjudicación de una licitación puede tomar hasta varios meses— el ganador del acto público LPI 01-15 se anunció en menos de quince días.

La entrega de los sobres fue el viernes 31 de agosto y el 7 de septiembre ya se le había adjudicado la licitación a Gas Natural del Atlántico.

Aunque participaron 27 empresas, la Autoridad de los Servicios Públicos solo demoró tres días calendario en revisar todas las propuestas y determinar que no había ninguna que objetar.

Esto, a pesar de los reclamos de algunos de los participantes de que la fórmula utilizada por Gas Natural del Atlántico para calcular los precios de la energía era incorrecta.

Según algunas de las otras empresas, Gas Natural del Atlántico calculó la energía con un precio de combustible menor al del mercado y cubrió la diferencia elevando el valor de la potencia.

El costo de la energía surge de una fórmula que implica el costo del combustible y el valor de la potencia. Para los otros concursantes, con esta fórmula Gas Natural del Atlántico cometió dumping

El dumping es ‘la práctica comercial de vender a precios inferiores al costo, para adueñarse del mercado, con grave perjuicio para este’, según la Real Academia Española.

‘Incrementaron de forma intencional el costo de la potencia para cubrir los gastos del combustible que no pueden cubrir con el precio de la energía. Generan ganancia por este apartado más allá de que la energía se despache o no’, comenta una fuente del sector energético que prefirió mantenerse en el anonimato.

El gerente de Etesa, Iván Barría Mock, rechaza estos señalamientos

‘No hay dumping , ese no es el caso. Si ves, el precio [de la potencia] es de $38 [el kilowatt], que es alto. Su estrategia es poner todos sus gastos en el pago de la capacidad, que es fijo… La potencia es la mayoría del pago’, argumenta.

Gas Natural del Atlántico recibirá pagos fijos de $160 millones por la potencia. ‘No te ganas nada en la energía, porque ya estás ganando [con la potencia]. Ahí cubres tu costo de inversión. Es una manera muy financiera de armar un proyecto, se nota que lo armaron financieros, no ingenieros’, explica.

Gas Natural Atlántico nace de la sociedad entre la estadounidense AES y el Grupo Motta Internacional.

Aurelio Barría Mock, vicepresidente ejecutivo del Grupo Motta, es hermano del gerente de Etesa Iván Barría Mock.

Cuando se le pregunta si no considera que su vínculo podría implicar un conflicto de intereses, el gerente dice que no: ‘Mi hermano trabaja en Motta, pero yo no tengo nada que ver con eso. Ojalá en algún momento pueda usar el nombre de Stanley Motta de referencia; pero no tengo ninguna relación con el grupo. Que mi hermano trabaje ahí no significa nada. Yo me enteré de que los Motta están en este negocio después de la licitación’, aclara el gerente de Etesa.

No hay comentarios

Deja un comentario