Brexit, jóvenes e inmigración

0
568
Brexit decide el futuro del Reino Unido en la Unión Europea.

Brexit, jóvenes e inmigración

Por Zaritma Simon

En la actualidad, vivimos en un mundo convulsionado por las presiones migratorias. La crisis migratoria actual es la más grave existente desde la Segunda Guerra Mundial. Todos los días cientos de refugiados buscan nuevos lugares donde asentarse y huir de guerras y conflictos internos. En resumidas cuentas, buscando paz para sus familias.

El jueves pasado, el Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte) votó a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, en lo que denominaron Brexit, una composición de la unión de dos palabras British y Exit. Esta decisión ha generado innumerables debates sobre los motivos y las consecuencias de dicha salida, desde el plano económico hasta el plano migratorio, que es lo que verdaderamente interesa.

El planteamiento principal, desde el aspecto migratorio, era recuperar el control absoluto de sus fronteras y así reducir el número de migrantes que llegan a trabajar, y la oposición a uno de los principios fundamentales de la Unión Europea (UE): “la libertad de movimiento”.

Libertad de movimiento es un concepto de los derechos humanos, relativo al derecho de las personas a moverse libremente, ya sea dentro de un país o de un país hacia otro. El Tratado de Maastricht introdujo el concepto de ciudadanía de la Unión Europea, con la cual todos los nacionales de un Estado miembro son automáticamente ciudadanos de la Unión, lo que sustenta el derecho a circular y residir libremente en el territorio de los Estados miembros.

En su mayoría, los beneficiados de estas políticas son los jóvenes, a quienes el mercado laboral se les amplia para poder ejercer sus oficios en cualquiera de los 28 Estados Miembros de la UE. Ahora, al examinar las estadísticas del voto de los británicos en el Brexit, se colige que los jóvenes votaron mayoritariamente por permanecer en la Unión Europea, pero los mayores decidieron una vez más sobre el futuro de la juventud, sin entender que para la nueva generación el concepto de libertad de movimiento está arraigado en su esencia.

El mundo, como lo concebimos, no es igual. Está en profundo y frecuente cambio. Los conceptos de migración para jóvenes y mayores son completamente diferentes. Los mayores conciben la migración desde el planteamiento del desplazamiento de mano de obra local, mientras que los jóvenes del mundo la conciben como una oportunidad de ampliar su espacio de movimiento y generar nuevas oportunidades.

El enfrentamiento histórico que nace de un debate de la última mitad del siglo pasado y el estado de bienestar fueron sometidos a la votación del Brexit. Un Estado benefactor se enfrentó a una nueva concepción de Estado, sacrificando la libertad de millones de jóvenes que construyen su futuro fundamentado no en el Estado paternalista, sino en la libertad de movimiento y del derecho a soñar con un mundo mejor.

Decisiones como Brexit retrotraen la política de integración y los avances en materia migratoria, pensando en un bienestar local bajo la premisa de que el extranjero es el culpable de todos los males, sin entender que la unión, el respeto y la libertad nos llevan al bienestar colectivo. Los jóvenes lo saben, por ello votaron mirando hacia el futuro.

Deja un comentario