Victoriano Lorenzo y Omar Torrijos

0
752

Victoriano Lorenzo y Omar Torrijos

Por Dalys Vargas

Quiero compartir un descubrimiento que puede ser trascendental para comprender nuestra historia patria: el general de División, Victoriano Lorenzo, y el general de División, Omar Torrijos, están unidos por un vínculo más profundo que su lealtad a idénticos ideales de justicia. Las coincidencias son impresionantes:

1. Las operaciones militares de Victoriano Lorenzo se extendieron desde las inmediaciones del ferrocarril interoceánico hasta más allá de Coclé, abarcando Veraguas, la tierra donde nació Torrijos.

2. En septiembre de 1902, las fuerzas liberales de Panamá, dirigidas por el general colombiano Benjamín Herrera, a cuyas órdenes combatió el general Victoriano Lorenzo, controlaban completamente el interior de la República y dispusieron avanzar a las ciudades de Panamá y Colón. Pero, antes de salir de Aguadulce, “Herrera recibió una nota del cónsul general de los Estados Unidos en Panamá, señor H. A. Gudger, recordándole … que su país (Estados Unidos) no permitiría combates en las ciudades de Panamá o Colón, o cerca de la línea ferroviaria entre estas dos ciudades” (Alex Pérez Venero, La Guerra de los Mil Días en Panamá, 1979, páginas 93-94).

Dos meses después, en noviembre de 1902, ante la amenaza de la intervención militar de Estados Unidos en el Istmo y la firma de un tratado de paz en Colombia entre liberales y conservadores, Benjamín Herrera desistió de la lucha. Pero Victoriano Lorenzo no aceptó rendirse, por lo cual fue apresado en San Carlos y llevado a la ciudad de Panamá a bordo del buque cañonero Bogotá, custodiado por la tripulación ¡de estadounidenses!

Después de una larga espera, fue sometido a un Consejo de Guerra Verbal, presidido por el General Esteban Huertas, “prócer” nacido en Colombia, y lo fusilaron el 15 de mayo de 1903, en el área hoy conocida, precisamente, como el Paseo Esteban Huertas, donde está la Plaza de Francia, frente al mar. Fueron actos violatorios del tratado de paz firmado a bordo del buque norteamericano Wisconsin, que dispuso una amplia amnistía para los revolucionarios y la exclusiva competencia de los tribunales civiles para resolver los casos derivados del conflicto.

En lugar de un nuevo Estado soberano, dirigido por istmeños representativos de las fuerzas liberales triunfantes (Belisario Porras en la administración civil y Victoriano Lorenzo como jefe militar), surgió una República con dos colombianos conservadores al frente de la misma: el presidente Manuel Amador Guerrero, médico del ferrocarril norteamericano, y el general Esteban Huertas, viejo perseguidor de los liberales, quien fue nombrado primer comandante del ejército panameño.

Estas inconmensurables injusticias clamaban al cielo, y sostengo que mantuvieron el alma noble de Victoriano Lorenzo, prócer verdadero, atada a sus inconclusas tareas terrenales, haciéndolo regresar –en la persona de Omar Torrijos Herrera– a encabezar la lucha por la independencia nacional, paso indispensable para realizar sus sueños de justicia social.

3. Victoriano fue un jefe militar empírico. Torrijos se preparó en una academia militar y, como el cholo coclesano, fue valiente y carismático. Estos recursos permitieron al general Torrijos enfrentarse al statu quo sin vacilaciones y trabajar sin descanso hasta poner fin a la ocupación colonial de Panamá.

4. El general Torrijos era sumamente reservado, respetuoso, hasta tímido. Sus largos silencios, su talento para escuchar, sus movimientos sigilosos y ágiles, su astucia, recordaban el modo de ser indígena.

5. El personaje favorito de Torrijos en la historia panameña fue Belisario Porras (véase la entrevista “Omar Torrijos Herrera: abrir el día”, del periodista cubano Luis Báez, publicada en el diario El Universal el 11 de octubre de 1998). Porras, caudillo popular, invitó a Lorenzo a unirse a las tropas liberales. Ambos fueron amigos entrañables y constituyeron una “maquinaria” invencible en los campos de batalla. El 28 de mayo de 1970, sólo cinco meses después del fallido contragolpe de mediados de diciembre de 1969, el Gobierno surgido en torno al fortalecido liderazgo del general Torrijos creó la Condecoración Nacional de la Orden Belisario Porras mediante el Decreto de Gabinete N° 132.

6. El 22 de agosto de 1970, Torrijos izó, personalmente, la bandera panameña en la base militar de Río Hato, en lo que fue su primer acto de rescate del territorio ocupado por los norteamericanos. El batallón “Victoriano Lorenzo” de la Guardia Nacional asumió el control del área, ubicada dentro del campo de operaciones del antiguo jefe guerrillero de ese nombre.

7. Al general Torrijos le gustaba ir a su casa en Farallón, lugar que en otros tiempos se llamó Pescaderías. De la playa de ese caserío de pescadores, Victoriano salió convertido en general de división, rango que obtuvo por decisión del general Benjamín Herrera en la Navidad del año 1901, durante las conversaciones que ambos sostuvieron a bordo del buque de guerra Almirante Padilla.

8. El secretario de Lorenzo, Juan José Quirós Mendoza, contó que el breve recorrido costero que realizaron el general Benjamín Herrera y Victoriano Lorenzo, en esa ocasión, no le sentó bien al cholo, nada acostumbrado a navegar. (Véase el libro Victoriano Lorenzo, de Claudio Vásquez, 1973. ¡Allí aparece una foto de Quirós Mendoza en 1971, ya anciano nonagenario, conversando amenamente con el general Torrijos!). Algunas personas que lo conocieron saben que a Torrijos tampoco le gustaba viajar en barco. Prefería los aviones y los helicópteros (véase la entrevista que le hizo Fernando González Pacheco en julio de 1977, publicada en el libro Omar Torrijos, imagen y voz, Panamá, 1985).

9. Antes del golpe de Estado de 1968, el trabajo de Omar Torrijos en la Guardia Nacional lo llevó a las comunidades indígenas en misiones represivas, pero sus encuentros con los habitantes de esas regiones parecieron más bien reencuentros, por la solidaridad que los aborígenes despertaron en él (García Márquez la llamó “complicidad de clase”). Como jefe de Gobierno, el general promovió la creación de las comarcas indígenas y el respeto por la cultura de los primeros habitantes del Istmo. En la terraza de su casa en Farallón, frente al mar, tenía una amplia hamaca, en la cual escuchaba con atención a los visitantes. Como hacen los caciques indígenas. En cierta ocasión, un diplomático europeo se sintió sumamente ofendido de que el general lo recibiera en esa forma. Para colmo, en esa hamaca en particular, obsequiada al general por los indígenas, ellos habían tejido su nombre, bien visible en los largos hilos que colgaban de la misma.

10. Omar Torrijos llegó a Coclesito, caserío de la serranía La Negrita, de Coclé del Norte, el 8 de agosto de 1970, y “con su entrega lograría cambiar a estos hombres sumidos en la mayor de las miserias, enfermedades, hambre, tristeza, indiferencia al trabajo y a la misma vida, en hombres ansiosos de vivir, saludables, alegres, ansiosos de trabajar y con la ilusión de superarse” (testimonio del sacerdote Francisco Santamaría, revista Lotería números 305-309, agosto-diciembre de 1981, vol. 2, página 693). Los moradores le construyeron allí una casa de madera, y a él le encantaba caminar por las lomas que rodeaban el lugar. ¿Era Coclesito la reconstrucción nostálgica del campamento “La Negrita” de Victoriano Lorenzo?

11. El 13 de mayo de 1971, el Decreto de Gabinete N° 130 de la Junta Provisional del Gobierno liderado por el general Torrijos declaró al general de División Victoriano Lorenzo “Mártir de la Causa Emancipadora del Pueblo Panameño” y “Héroe de la Revolución Libertaria”.

12. Victoriano combatió ferozmente por sus ideales, pero fue generoso en el combate. Antes de morir, gritó algunas palabras de denuncia contra sus verdugos, pero también de perdón, que escucharan las personas que, consternadas, presenciaron su ejecución. “Yo muero como murió Jesucristo”…” Torrijos, contrario a lo que repiten algunos que no lo conocieron, también era un hombre compasivo, que se refería una y otra vez a la capacidad de perdón como una de las mayores virtudes.

13. Managua, Nicaragua, 18 de agosto de 1979: El general Omar Torrijos agradece al Frente Sandinista de Liberación Nacional el haberle dado la oportunidad de participar en la lucha contra la dictadura de Anastasio Somoza Debayle. Buena parte de la ayuda que brindó salió, precisamente, de la base aérea de Río Hato, provincia de Coclé. Voluntarios panameños pelearon en Nicaragua en la Brigada Victoriano Lorenzo. Décadas antes, ¡Nicaragua apoyó a Belisario Porras en la Guerra de los Mil Días!

14. El 1 de octubre de 1979, el general Torrijos decidió no asistir al acto oficial de la entrada en vigencia de los Tratados Torrijos-Carter, realizado en la ex base aérea de Albrook. El presidente Aristides Royo dijo lo siguiente en el discurso pronunciado allí: “… las tropas de la Guardia Nacional que han entrado hoy a este territorio, son precisamente las que ostentan el nombre del general Victoriano Lorenzo, héroe y mártir de la liberación nacional” (Aristides Royo, Mensajes del Presidente a su pueblo, 1980, página 192). Mientras tanto, en Farallón, Torrijos miraba por televisión la entrada del pueblo a la antigua Zona del Canal, y luego despegó hacia la región indígena, “cargando su dolor y su soledad” (Juan Materno Vásquez, Omar Torrijos, 1987, página 236). Al general le dolía no haber logrado más. Todavía faltaban 20 años para la salida de las tropas norteamericanas y después entraría en vigencia el Tratado de Neutralidad, que permitiría a Estados Unidos defender el Canal después del año 2000 y otorgar a las naves de guerra de ese país prerrogativas para cruzarlo.

15. El 13 de agosto de 1981, un diario informa que el escultor Dionisio Castro hizo un busto de Victoriano Lorenzo para el general Torrijos, pero no pudo entregárselo porque el general murió pocos días antes.

16. Un grupo de campesinos camina varias horas sin descanso hasta encontrar los restos del avión en el que cayó el general Torrijos en Cerro Marta, cerca de Coclesito. Entre ellos hay varios con el apellido Lorenzo…

17. Algunos años después, la vidente norteamericana Shama dijo que el profundo amor de Omar Torrijos por la tierra panameña se debió a que, en otros tiempos (o sea, en una vida anterior), él fue un poderoso jefe indígena del istmo. ¿Estaría Torrijos consciente de esto?

General Victoriano Lorenzo.
General Victoriano Lorenzo.
General Omar Torrijos.
General Omar Torrijos.

No hay comentarios

Deja un comentario