Venas abiertas en Matusagartí tras declaración oficial

0
163
Periodista Ligia Arreaga, denunciado en TVN (Canal 2) los daños al humedal continental Laguna Matusagaratí.

Por Ligia Arriaga
Ambientalista y periodista en el exilio

Después de leer con detenimiento la Resolución del Ministerio de Ambiente DM-0018, del 20 de enero de 2017, sobre la creación del área protegida Refugio de Vida Silvestre Sistema de Humedales de Matusagaratí, es una burla a las aspiraciones de la población darienita y panameña. Y añadiría que es la más grave concesión que se ha hecho en Darién a los criminales del ambiente. Una burla amarga en el “Día internacional de los Humedales”.

Detrás de los Considerandos y de la apariencia al respeto ecológico a las aves, la flora, la fauna y las leyes nacionales e internacionales, la realidad es que el Ministerio de Ambiente ha rebajado, incluso, la ya rebajada propuesta de octubre de 2016.

La Resolución aprueba sólo 24.750 hectáreas de área protegida y da una explicación de los Foros de consulta que no se ajusta a la verdad. ¿Por qué no se menciona el primer Foro de consulta que se efectuó en Metetí el 12 de abril de 2016? En ese primer Foro, el Ministerio hizo otra propuesta de área con una extensión de 37.491 hectáreas. ¿Será por ese motivo que ese primer Foro “desaparece” del relato del Ministerio, tras seis meses de silencio y negociaciones? ¿Fue legal retirar el Edicto de la primera propuesta de abril, una vez iniciado el trámite?

¿Qué ha pasado para que haya una Resolución que elimine 12.741 hectáreas del área protegida, propuesta en abril? Parece que la explicación es que se ha limitado el área protegida a “la superficie que no ha sido intervenida significativamente por actividades humanas”, como dice uno de los Considerandos. Es decir, esas 12.741 hectáreas de humedal desaguado que han sido restadas, son cedidas a la empresa colombiana de arroz y palma aceitera AGSE,S.A, a pesar de que el Considerando de la Resolución dice: “Que el art. 258 de la Constitución establece que son bienes de dominio público del Estado, entre otros: “El mar territorial y las aguas lacustres y fluviales, las playas y riberas de las mismas…”.

Parece que el Ministerio de Ambiente se ha doblegado a las presiones de los empresarios colombianos y su lobby de políticos y legisladores. Miles de hectáreas del humedal fueron tituladas ilegalmente, por lo cual deberían estar investigados y juzgados hace tiempo los políticos y funcionarios que participaron en esa operación. Ahora, con esta Resolución, el Ministerio las deja como si fueran posesión legal. Con ello, deja impunes, al menos por el momento, a los criminales y cómplices que se apropiaron de ellas.

En los Considerandos, la Resolución habla de la importancia de la pesca. Sepa Señora Ministra: el desagüe y fumigación del humedal-laguna que hace la empresa colombiana, ha matado a miles de peces y ha dejado la pesca del Golfo de San Miguel a menos del 50% de la producción que tenía. Pregunte a los pescadores.

Habla también del mantenimiento de las especies, entre ellas raras, endémicas, protegidas internacionalmente. Sepa que las talas, quemas, los agroquímicos, la reducción del hábitat de flora y fauna han provocado la muerte de jaguares, águilas harpías, osos caballos… al cortar los corredores biológicos y despoblar el bosque. Pregunte a los campesinos.

Habla de Matusagaratí como reserva de agua. Pues, que se sepa: el desagüe continuado desde 2009, el desvío de cursos de ríos y quebradas ha provocado crisis de sequías en la palma y sus alrededores, ha salinizado ríos y pozos, y la perspectiva es la progresiva salinización y desertificación de suelos agrícolas. Pregunte a los moradores de La Palma o Setegantí.

Mapa hidrológico de la zona afectada del humedal.

En el punto resolutivo nº 5 dice: “Reconocer los derechos de propiedad y posesorios legalmente adquiridos antes de la creación del área protegida”. Esto está muy bien para aquellos pequeños campesinos con veinte o más años de antigüedad, próximos al humedal, haciendo agricultura de subsistencia, pero NO para aquellos que se apropiaron de miles de hectáreas de tierra inundable desde el 2007. Preguntamos una vez más: ¿qué sucede tras la declaración de “área protegida Refugio de Vida Silvestre”?

En estos tiempos de “seguridad jurídica”, las denuncias de AMEDAR siguen sin ser investigadas ni atendidas. Incluso, yo tuve que salir exiliada por reiteradas amenazas de muerte. En cambio, por vía Decreto del gobierno, esta Resolución deja más de 12.000 hectáreas desaguadas en manos de colombianos, con monocultivos de palma y arroz.

¿Por qué ha tardado tanto el Ministerio de Ambiente en poner una denuncia por apropiación ilícita de tierras y corrupción? ¿Por qué se hace un área protegida amputada de esas tierras que son humedal? ¿Por qué, en última instancia, ni siquiera dice la Resolución que las tierras que sean consideradas apropiación ilegal y devueltas al Estado, formarán parte del área protegida?

Esto ocurre al mismo tiempo que miembros de la Comisión Agropecuaria de la Asamblea Nacional han constituido un grupo de apoyo evidente a los cultivadores de esa especie dañina para la salud y el ambiente, que es la palma aceitera, y que no es sostenible en un humedal. Al mismo tiempo, se descubre que esos empresarios colombianos tienen vínculos entre sí para extender ese dañino cultivo hacia Púcuru y el Parque Nacional Darién.

En el punto resolutivo nº 7 dice: “Someter a estudios técnicos, dentro de un plazo no mayor a un año, a todas las actividades, infraestructuras, obras o proyectos existentes que afecten la calidad y la dinámica hídrica de los humedales”. ¿No encargó y pagó el Ministerio un “Diagnóstico Socio Ambiental” a CREHO, CEASPA y ACD, que precisamente determinó cuáles eran esas actividades, infraestructuras, obras y proyectos que afectaban la calidad y dinámica del humedal? ¿Cómo es posible que ello ocurra, sabiendo el Ministerio que hay Camales de Desagüe, y permita que se deseque el humedal? ¿Cómo puede dejarse que siga la actividad de monocultivo de arroz y palma aceitera, tras la declaración de “área protegida Refugio de Vida Silvestre”?

El Ministerio de Ambiente asume un doble lenguaje: de un lado denuncia la ilegalidad de los que poseen tierras ilegalmente, pero por el otro lado les deja margen para que sigan actuando fuera de la ley. Lo grave, es que hay 12.000 hectáreas robadas al humedal.

Canal de desagüe realizado por empresarios colombianos en Darién.

AMEDAR ha participado en todos los Foros de consulta desde el primero (abril del 2016), el cual el Ministerio hizo “desaparecer”. Apoyamos la creación del “área protegida Refugio de Vida Silvestre”. Pero lo que ha hecho el Ministerio, es una burla y una triste ironía: en víspera del Día Mundial de los Humedales (2 de febrero de cada año), el Ministerio de Ambiente condenó a muerte a Matusagaratí, el más importante humedal de Panamá.

Por ello, pido firmemente:

Volver a la propuesta de “área protegida Refugio de Vida Silvestre”, que se presentó el 12 abril de 2016, en el primer foro: 37.491 hectáreas, la única propuesta que se basa en un estudio técnico y científico, del “Diagnóstico Socio Ambiental” de mayo de 2015.

No hay comentarios

Deja un comentario