Una esclusa para Omar

0
602
James Carter y Omar Torrijos, artífices de los Tratados del Canal de Panamá.

Una esclusa para Omar

Por José de la Rosa Castillo
Exclusivo para el Semanario Digital Bayano

A escasas semanas de la ceremonia oficial de inauguración del Canal ampliado, el gobierno nacional y la Autoridad del Canal de Panamá (se menciona aparte, porque aparenta ser un gobierno dentro del gobierno), se preparan con bombos y platillos, para lo que será esa parafernalia. A la ceremonia están invitados mandatarios de todo el mundo, especialmente de países usuarios del Canal que, de seguro, confirmarán la participación en el gran evento. A partir del 11 de abril de 2016, comenzó el proceso de acreditaciones de los medios de comunicación, nacionales e internacionales, para participar en la cobertura de la ceremonia de inauguración del Canal ampliado. Ese proceso será totalmente digital. La acreditación permitirá acceso periodístico a las instalaciones y actos oficiales el día del evento, así como al sitio designado para la prensa.

La ceremonia está programada para el 26 de junio a la siete de la mañana, cuando el buque “Cosco Shipping Panamá”, bautizado con ese nombre para la ocasión, inicie su recorrido en la esclusa de Agua Clara (que debería ser esclusa general de división Omar Torrijos Herrera) en el sector Caribe; y en la tarde, cuando el buque esté próximo a culminar su tránsito, en el sector Pacífico, se realizará la ceremonia protocolar de inauguración en la esclusa de Cocolí (que debió ser la esclusa Torrijos–Carter), en la que participarán el presidente de la República, altos dignatarios extranjeros, clientes del Canal, el cuerpo diplomático y otros invitados especiales.

Habrá una especie de “rifa time” de 20.000 boletos. Los organizadores han indicado que el objetivo es que “todo el pueblo participe” Se entregará un boleto por persona (5.000 en Colón y 15.000 en la capital) y será necesaria la presentación de los pases para el acceso a los actos. Las personas pueden elegir a cuál de los actos desean asistir. Allí se permitirá la entrada de los niños de 12 años de edad en adelante, han indicado los organizadores. Ese día, habrá transporte gratuito. Habrá pantalla gigante en las cabeceras de provincia. Un pronóstico meteorológico prevé lluvias para ese día, por lo que se presume que habrá una partida de gastos en paraguas que no pueden faltar en un acto de esa índole.

Ya está en la página web el Manual Operativo de la Inauguración del Canal Ampliado, publicado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que por medio de la Dirección General de Protocolo y Ceremonial del Estado, ofrece los detalles del evento que incluye, entre otras cosas, información general, lugares donde serán desarrolladas las ceremonias, la cena que ofrecerá el Excelentísimo Señor Presidente de la República, en honor de los Jefes de Estado y/o de Gobierno, los gastos de hospedaje para los jefes de delegación, alojamiento para la prensa internacional, las tripulaciones, seguridad, equipajes, regresos a sus países, etc. El costo estimado para esta parafernalia es de tres millones de dólares.

La ampliación de la vía interoceánica, por donde pasa más del 5,0 % del comercio mundial, es una de las obras de ingeniería más importantes del mundo y comenzó en 2007, con un coste global de 5.250 millones de dólares.

El consorcio Grupos Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la española Sacyr Vallehermoso, firmó en 2009 un contrato por 3.118 millones de dólares para construir las nuevas esclusas, el principal proyecto de la ampliación, que consiste en un tercer carril por el que podrán transitar buques con el triple de carga de los que pasan por los cauces operativos desde 1914.

El Canal ampliado es la obra de infraestructura más importante para este país en los últimos 100 años. Triplica la capacidad de tránsito de la vía acuática, debido a la visión del gran estadista panameño Omar Torrijos Herrera, quien afianzó la lucha generacional de de miles de panameños que lucharon por la soberanía plena y la liquidación de la llamada “quinta frontera”. A partir del 2000, se pudo entrar al Canal, administrado por panameños de nacimiento, mientras que algunos ejecutivos canaleros siguen mentalmente atados a la pasada administración estadounidense.

Se pecaría de egoísmo, si en esta nota no fuese mencionado el presidente estadounidense James Carter (1977-1981), Premio Nobel de la Paz 1992, quien jugó un papel fundamental en el fin de la presencia colonial de Estados Unidos en Panamá, El 7 de septiembre de 1977, Carter firmo junto con el general Omar Torrijos los Tratados que le devolvieron al país la soberanía de todo su territorio, incluido el Canal, al mediodía del 31 de diciembre de 1999.

Ese acto egoísta de la Junta Directiva del Canal, de regatearle los honores a esos dos adalides de la recuperación del Canal, al rechazar que las nuevas esclusas llevasen sus nombres, no se compadece con las evidencias en términos económicos y sociales de lo que significa la transferencia del Canal, tierras, aguas e instalaciones a la República de Panamá.

Es necesario preguntar si Alberto Alemán Zubieta, administrador del Canal por 16 años, o Gilberto Guardia, administrador del Canal de 1990 a 1996, tienen más méritos que Omar Torrijos, para que la Junta Directiva decidiera que una draga retroexcavadora adquirida en 2013 lleve el nombre de Alemán Zubieta y un remolcador de la vía interoceánica reciba el nombre de Gilberto Guardia.

Desde la inauguración del Canal, han sido bautizados cuatro remolcadores, que llevan los nombres de los ex administradores Chester Harding (19171921), Joseph C. Mehaffey (1944-1948), Dennis P. McAuliffe (1979-1989), y Gilberto Guardia (1990-1996).

Los actos programados del 26 de junio pasarán, pero el recuerdo imborrable de los miles de panameños que lucharon por la defensa de la soberanía y la recuperación del Canal, incluso a costa de sus propias vidas, permanecerán en la conciencia colectiva. Como dijo lapidariamente el general Omar Torrijos Herrera: “Yo no quiero entrar en la historia, yo quiero entrar a la Zona del Canal”.