Terrorismo en Siria golpea a la población civil

0
36

Terrorismo en Siria golpea a la población civil

Por Pedro García Hernández
Damasco, feb (PL) En menos de dos meses, Homs y Sayeda Zainab, dos localidades sirias, fueron objeto de cinco atentados terroristas con una cifra de muertos de 229 personas y cerca de 400 heridos, superior a los atentados de París en el 2015.

Ambas localidades fueron sacudidas por explosiones de coches bombas y suicidas individuales en dos ocasiones, con igual accionar táctico de los autores y entre enero y febrero del presente año.

Homs, a unos 160 kilómetros al norte de Damasco, recuperada por las Fuerzas Armadas, es lugar de serios esfuerzos del Gobierno y otras organizaciones como Naciones Unidas para rehabilitar una infraestructura destruida casi totalmente.

Ciudad de algo más de un millón de habitantes antes del estallido de la crisis en Siria sufrió violentos enfrentamientos armados y forma actualmente, uno de los ejes de los 10 frentes de combate contra los grupos terroristas.

Sayeda Zeinab, a unos 20 kilómetros al sureste de la capital siria, resultó también sitio de intromisión terrorista hasta que fueron definitivamente desalojados de sus regiones cercanas.

La localidad estuvo entre los planes de agresión y guerra impuesta a Siria para cercar la capital y convertirla en clave de conflictos religiosos para entronizar el caos del extremismo musulmán proclamado sobre todo por el Estado Islámico.

Esa población, curiosamente, es centro de peregrinación de los musulmanes chiítas en el mundo, particularmente de Irán, y en su mezquita principal yace la tumba de Zaynab, hija de Alí y Fátima, nieta del profeta Mahoma.

Tanto en Homs, pero sobre todo en Zainab, la convivencia entre chís y sunís, alauitas y drusos, cristianos o cualquier otra creencia, eran de paz y tolerancia, tal y como proclama el Islam.

El Estado Islámico o el Frente Al Nousra, no lograron sus propósitos a pesar del respaldo financiero, en armas y hombres, de una llamada coalición regional contra Siria, encabezada por Arabia Saudí, Qatar y Turquía.

La exacerbación mediática de esos presupuestos, aparentemente religiosos, en particular en los medios de prensa de Estados Unidos y Europa Occidental, se acrecentó y actuó con un doble rasero moral implacable.

Los atentados en París, Francia, fueron achacados a terroristas procedentes de Siria, infiltrados por toda Europa y que de manera increíble, se movían con pasaportes falsos, estatus de vida por encima de la media y obviando todo control.

Tanto en París como en Siria han muerto seres humanos pero para los medios occidentales las víctimas acá tienen un peso tristemente mucho menor y apenas son mencionados en los grandes diarios.

Ir al fondo del asunto no parece adecuado o al menos importante para gobiernos que de una u otra forma respaldan el irracional actuar de los terroristas, quienes intentan paliar las actuales y continuas derrotas en territorio sirio.

Fuentes de inteligencia de Rusia y Siria han confirmado que los sabotajes y atentados contra la población civil aumentan en la medida en que el terrorismo pierde terreno en medio de una guerra que ha cobrado la vida de un cuarto millón de personas en esa nación.

Deja un comentario