Temporada de avistamiento de ballenas en Panamá

0
76

AMBIENTE

Temporada de avistamiento de ballenas en Panamá

Entre junio y octubre las ballenas jorobadas llegan de Antártica a las cálidas aguas panameñas. Es la migración más larga que hace un mamífero. De Norteamérica vienen unos 300 individuos entre noviembre y marzo.

Alex Arosemena 15 ago 2015 – 00:05h

Temas:
Ambiente Animales Ciencia

El salto de una ballena jorobada, conocidas como las acróbatas del mar. El salto de una ballena jorobada, conocidas como las acróbatas del mar.
El salto de una ballena jorobada, conocidas como las acróbatas del mar. LA PRENSA/Alexander Arosemena

Panamá y Costa Rica reciben migraciones de ballenas jorobadas del hemisferio norte y del sur. Entre junio y octubre, 2 mil de estos cetáceos llegan de Antártica a las cálidas aguas panameñas. Es la migración más larga que hace un mamífero: unos 10 mil kilómetros. De Norteamérica llegan unos 300 individuos entre noviembre y marzo.

Eran casi las 9:00 a.m. mientras pasábamos velozmente bajo el puente de Las Américas. El cielo despejado y con un clima disfrazado de verano, el capitán Beto tomó rumbo hacia el archipiélago de Las Perlas. Luego de una hora, aparecieron los delfines, ¡por montones! Los turistas rápidamente se colocaron la mascarilla, las chapaletas y se lanzaron al mar.

Los delfines también se cruzan en el camino hacia las ballenas Expandir Imagen
Los delfines también se cruzan en el camino hacia las ballenas LA PRENSA/Alexander Arosemena

Durante el viaje, la guía especializada en cetáceos Anne Gordon, de whalewatchingpanama.com, hablaba sobre las ballenas jorobadas. Cuenta que en vez de dientes, tienen una especie de filtro como una escoba. Toman un gran buche de agua con peces que empujan con su lengua contra ese filtro que atrapa el alimento dentro de su boca. Pero aquí en Panamá no vienen a comer, solo llegan a aparearse y a dar a luz.

Era casi el mediodía cuando finalmente vimos las primeras jorobadas: una madre con su ballenato. Fue un momento especial, los observábamos guardando distancia y con los motores apagados. En eso, el pequeño ballenato saltó fuera del agua dejando a todos boquiabiertos sin tiempo para fotos. Más adelante hay otro ballenato, un poco más grande.

Este daba vueltas lentamente sobre su lomo, mientras su madre permanecía bajo el agua saliendo más o menos cada 15 minutos a tomar aire. Una hembra adulta puede medir unos 15 metros y pesar 50 toneladas. Luego de almorzar en isla Contadora volvimos al mar. A lo lejos, vimos un grupo de machos. Anne pidió apagar los motores y sumergió un hidrófono. El aparato permitía escuchar los cantos de las ballenas, fue emocionante, a veces sonaban como un ternero y otras, como una vieja puerta que se abría lentamente. “Solo los machos cantan y lo hacen de cabeza”, explicaba Anne. El sonido de su canto puede viajar cientos de kilómetros.

Las ballenas jorobadas son las más fáciles de ver, ya que permanecen mucho tiempo en la superficie y son conocidas como las acróbatas del mar. A nuestras aguas también llegan las ballenas de Bryde, pero solo suben a la superficie momentáneamente. A veces llegan las ballenas piloto y, en raras ocasiones, las orcas.

¿Ballenas se cruzan en Panamá?

sábado 17 de octubre de 2009 – 12:00 a.m.
PANAMÁ. La conservación de los cetáceos se ha convertido en un lema para Panamá y sus autoridades. En efecto, el próximo año (2010), e…

Compartir

Redacción digital
online@laestrella.com.pa

PANAMÁ. La conservación de los cetáceos se ha convertido en un lema para Panamá y sus autoridades. En efecto, el próximo año (2010), en los meses de enero y febrero, el país será sede de un taller regional que busca preparar científicos para salvar cetáceos cuándo estén varados.

Tras reiterar su posición contra de caza de cetáceos en la Comisión Ballenera Internacional (CBI), ahora la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), plantea una nueva iniciativa encaminada a la investigación de los mamíferos marinos.

De acuerdo con un artículo publicado por la Agencia de Noticias DPA, José Ponce, biólogo de la ARAP, ve con buenos ojos realizar un estudio científico que permita conocer si las ballenas jorobadas (Megaptera Novaeangliae), que migran del Norte y del Sur del continente americano comparten información genética.

Con la iniciativa, que promueve el funcionario de la Dirección de Investigación y Desarrollo de la ARAP, “podría quedar demostrado que existe un intercambio genético entre las poblaciones del norte y del sur de América”. Las conclusiones de la investigación establecerán los sitios de apareamiento en el Pacífico panameño, colombiano y costarricense de las poblaciones de ballenas jorobadas, señala el funcionario de ARAP, en entrevista a DPA.

Con el fin de sacar adelante el proyecto se han sostenido conversaciones con la Universidad Marítima de Panamá, la Universidad de Panamá y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés), pero aún no se han iniciado las investigaciones, aseguró una fuente de ARAP.

Una de las ventajas que favorece la iniciativa es que en Panamá cuenta con un corredor biológico al que arriban ballenas en busca de aguas cálidas que permitan a las especies aparearse, parir sus crías, alimentarlas y enseñarles a respirar, según se afirma en la página web. www.colombiaportaloficialdeturismo.com.

En Panamá el Archipiélago de Las Perlas, Golfo de San Miguel, Bahía de Panamá, Isla Iguana, Coiba y El Golfo de Chiriqui son áreas claves para el avistamiento de las jorobadas.

MIGRACIÓN

A lo largo del año los mamíferos gigantes transitan por las aguas oceánicas panameñas, durante la temporada de migración de las especies. El hecho probablemente da paso al intercambio genético.

De acuerdo con la información publicada por DPA los turistas invirtieron en el 2006 unos 3 millones en la observación de ballenas jorobadas.

LA ESPECIE

La ballenas jorobadas son una especie distribuida en distintas regiones del mundo. Ellas (ballenas) habitan en zonas costeras, pero migran desde los trópicos a ambos extremos del hemisferio.

Es muy fácil quedar maravillado ante sus cuerpo negros con aletas pectorales de color azul marino de acuerdo con la página web www.interspecies.com.

Las hembras pueden llegar a medir unos 19 metros; los machos, unos 15 metros.

Panamá cuenta con autopista virtual para proteger a las ballenas

ETIQUETAS

RAÙL LÓPEZ ARANDA | | 16 dic 2014

Una vez más en el ámbito marítimo, Panamá hace historia implementando la primera autopista virtual de la región, para evitar colisiones entre las ballenas y los barcos de gran calado que transiten la zona.

17.000 buques mercantes

Héctor Guzmán y Fernando Jaén

Paralelo 8, deben reducir la velocidad 10 o menos nudos, al suroeste del archipíelgo de Las Perlas. Se hará cuaro veces al año.

Dispositivos de separaicón del tráfico marítimo. Ransmisiores satelitales.

No hay comentarios

Deja un comentario