Sorprendentes especies híbridas

0
127
Oso Polar sometido a investigación científica. (Foto WWF).

Sorprendentes especies híbridas

DW

Los osos polares y los osos grizzly se acercan, antes aislados, debido al cambio climático y se aparean. El resultado son los osos pizzly. Pero hay también muchas otras especies híbridas.

Oso pizzly.
Oso pizzly.

Este es un pizzly, un híbrido entre un oso grizzly y un oso polar. En inglés “polar bear”, por eso la “p” del nombre. Investigadores y cazadores se han topado con estos osos muchas veces últimamente. Normalmente, la madre es una osa polar. El pizzly suele tener el pelaje claro, patas marrones y un círculo oscuro alrededor de los ojos. Entre ellos también pueden procrearse.

Pizzlys en el zoo.
Pizzlys en el zoo.

Los investigadores saben por los zoológicos que los osos polares y los pardos pueden aparearse. En el zoológico de Osnabrueck viven dos pizzlys: tips y taps. Estos osos con esa mezcla genética libres en la naturaleza podrían suponer un problema para los amenazados osos polares.

A continuación, algunos datos adicionales sobre los osos polares suministrados por WWF:

Los osos polares son considerados mamíferos marinos ya que pasan la mayor parte de su vida en el hielo marino del Ártico. Además de ser excelentes nadadores, pasan más del 50% del tiempo buscando alimento pero menos del 2% de las veces logran atrapar una presa. En mayo del 2008 se clasificaron como especie en peligro de extinción en los Estados Unidos bajo el Acta de Especies Amenazadas, debido a que el hielo marino, hábitat indispensable para su sobrevivencia, se está derritiendo como consecuencia del cambio climático.

Un estudio realizado al sureste del Mar de Beaufort, ubicado en las costas de Alaska y Canadá, demostró que – debido a la falta de hielo marino – se perdió el 40% de los osos polares entre 2001 y 2010, disminuyendo la población de 1500 a 900 osos. El hielo marino en el Ártico forma plataformas cerca de tierra las cuales permiten a los osos polares cazar focas y regresar fácilmente a sus guaridas, pero durante los últimos años tanto las plataformas como el alimento de los osos han disminuido significativamente.

En una expedición realizada en 2014 a lo largo de las costas de Svalbard, en el Ártico de Noruega, los científicos de WWF regresaron con tristes hallazgos: una capa de hielo más delgada y muy pocas hembras de osos polares con cachorros. Apoyados en la búsqueda con helicóptero, los investigadores recolectaron información de 53 osos y colocaron collares de localización satelital GPS en siete hembras.

Durante la misma expedición en Svalbard se registró el peso de los osos polares y se colocaron etiquetas en sus orejas para recopilar información sobre su ubicación, la temperatura exterior y la cantidad de luz. Los investigadores concluyeron que el cambio climático también está afectando a las focas de Svalbard, principal alimento de los osos polares. Debido a las condiciones de hielo poco favorables, estas focas están teniendo problemas para reproducirse.

WWF cuenta con un programa de localización de osos polares que permite a los equipos de investigación monitorear por satélite a estos animales para determinar sus rangos de distribución y estudiar cómo se ha alterado su hábitat debido a los cambios del hielo marino, sin embargo aún existen muchas dudas por responder sobre su comportamiento.

Además, WWF y sus socios están trabajando directamente con los gobiernos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero igual que otras amenazas como los potenciales derrames de petróleo y gas en altamar, que pueden impactar a los hábitats clave de los osos al igual que ecosistemas enteros del Ártico.