Sobrepesca amenaza a pescadores artesanales

0
75
Pesquero español multado por Reino Unido (Pierre Gleizes/Greenpeace).

Sobrepesca amenaza a pescadores artesanales

La sobrepesca amenaza la sostenibilidad de los pescadores artesanales en Panamá, afectados por la actividad de las flotas pesqueras industriales que extraen grandes cantidades de recursos de las aguas panameñas, incluidas las áreas marinas protegidas.

A bordo de sus botes, los pescadores artesanales deben alejarse cada vez más de la costa para conseguir el sustento de sus hogares. El esfuerzo representa un mayor gasto de combustible y tiempo invertido, en comparación con hace 15 años, mientras que las flotas industriales extraen ganancias del mar a través de la pesca ilegal en áreas protegidas que son difíciles de custodiar con guardacostas.

Una voz de alarma surgió de la tripulación española del buque “Miguel Oliver”, que realiza investigaciones oceanográficas. En 2009, se confirmó que la mayor cantidad de pescado correspondía a ejemplares juveniles, pero con un descenso en las capturas, a causa del aumento de la presión sobre los recursos marinos.

Entre las fórmulas diseñadas para combatir la pesca ilegal, figura la trazabilidad, dirigida a confirmar en el mercado internacional el origen de las capturas. Pero, para que ello funcione, deben regir los mecanismos de regulación, concertación y supervisión entre los Estados, instituciones y actores de la pesca responsable.

Pescadores artesanales en Farallón, en la costa Pacífica. (Foto la cabanga.com).
Pescadores artesanales en Farallón, en la costa Pacífica. (Foto la cabanga.com).

El tiburón en la mira de depredadores

La lista de peces amenazados incluye al atún y al tiburón. Pese a la prohibición del aleteo (mutilación de las aletas del animal para luego arrojar su cuerpo al mar), hay una evidente merma en la población de varias especies de tiburón en aguas del Pacífico. Los tiburones son blanco de la pesca ilegal en zonas protegidas.

El costarricense Jorge Jiménez, director de la Fundación MarViva, manifestó en Panamá que las poblaciones de tiburones en Centroamérica son diezmadas por la sobrepesca, a la que se atribuye un declive del 90 por ciento de reducción de la especie de tiburón punta blanca oceánico.

Un estudio realizado por especialistas vinculados a esa organización reveló el serio impacto de las actividades humanas sobre las especies de tiburones en el Corredor Marino del Pacífico, que abarca a Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador.

De hecho, la población del llamado tiburón sedoso ha disminuido en un 70 por ciento en aguas de Centroamérica, al igual que otras especies, y ello genera preocupación en la comunidad científica.

Sopa de aleta y cambio climático golpean duro

Una antigua costumbre china, de servir sopa de aleta de tiburón en las bodas y ceremonias especiales, ha contribuido a la presión de la pesca sobre esas especies. Los tiburones figuran el tope de la cadena alimenticia y su rápido declive tiene efecto negativo en el control natural de la vida en los océanos y en la sostenibilidad pesquera.

Sin embargo, las presiones también provienen de la contaminación de los litorales del Caribe y el Pacífico, la destrucción de manglares y el Cambio Climático que calienta la superficie oceánica y afecta a los cardúmenes de los cuales se alimentan los grandes peces. Un enemigo directo es la pesca ilegal y el uso de las enormes redes y sistemas de arrastre que en Panamá diezmaron a las conchuelas.

Aleteo de tiburones.
Aleteo de tiburones.

Ante el panorama desalentador, algunos apuestan a la maricultura, como los científicos en el laboratorio atunero Los Achotines, en la ruta hacia Tonosí, en la central provincia de Los Santos. No obstante, ello debe apegarse a la sostenibilidad y transparencia, y al aumento de la vigilancia estricta en las aguas panameñas.

No hay comentarios

Deja un comentario