Sin estrategia efectiva, crisis del agua se agudizará

Por David Carrasco

0
863
  • Panameños deben defender el derecho al acceso público al agua potable y exiliar al fantasma de la privatización, para avanzar en una estrategia nacional de recursos hídricos, propone experta en recursos hidráulicos.

La ingeniera hidráulica Luz Amalia González propuso avanzar hacia una estrategia de aguas, con el objetivo de resolver la crisis generada por la deficiente distribución de agua y la presión en la demanda del vital líquido en zonas urbanas y rurales en Panamá, donde son frecuentes las protestas de irritados y sedientos ciudadanos.

González, ex subdirectora del privatizado Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación (IRHE) y ex directora de Operaciones del estatal Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacional (IDAAN), resaltó que el crecimiento acelerado de algunas zonas urbanas contrasta con el menor ritmo de inversiones en acueductos..

“El IDAAN va muy por detrás, en cuanto a planificación y al desarrollo de obras de distribución”, subrayó.

En ese sentido, la investigadora en temas hidráulicos rechazó el mito de falta de agua en el área metropolitana, incluidos los distritos de Panamá, Arraiján y La Chorrera, de gran concentración poblacional, en las que algunas localidades pasan varios días sin recibir una gota del vital líquido en sus hogares.

El IDAAN administra en todo el país 54 plantas potabilizadoras, que benefician a más de 2,2 millones de panameños. No obstante, González resaltó que “en lo que realmente hay que invertir, es en sistemas de distribución y optimización de redes”, para garantizar un servicio de calidad permanente a los habitantes.

La excepción es, Arraiján. Allí, los estudios confirman que debido a la densidad demográfica y a la expansión física en áreas urbanizadas o en construcción, es necesario aumentar la producción de agua para abastecer a los hogares en las nuevas barriadas que no figuraban en los antiguos mapas de zonas de crecimiento rápido.

Tuberías antiguas

Algunas tuberías de distribución tienen 100 años de uso, como en la caribeña Ciudad de Colón, localizada a 80 kilómetros al norte de la capital panameña. En todo el país se pierde, por fuga en las redes, el 50 por ciento de los 500 millones de galones de agua potable producida por día, lo que representa una pérdida considerable.

Además, hay cerca de 120 pozos importantes para la extracción de aguas subterráneas, que complementan la provisión del vital líquido en un país con casi 500 ríos con cuencas agredidas.

“Agua existe. Incluso, hay un exceso de producción de agua potable, y quienes más se quejan por falta de acceso a ella son aquellos que son parte del crecimiento espontáneos en la periferia de las ciudades, y que construyen sus propias redes de distribución unidas a las redes del IDAAN”, planteó González.

Subrayó que con la cantidad de agua potable producida en el ámbito nacional, Panamá debería tener capacidad para abastecer a toda la población hasta el 2080, con el consumo promedio actual, que es muy elevado en comparación con otros países.

La especialista aclaró que si el Estado privilegia la construcción de nuevas plantas, sin corregir las pérdidas de líquido, “lo que podría ocurrir es que sea inyectada más agua a una red rota y perforada”, para alcanzar a zonas marginales con pobre distribución. “Botar agua es una manera no óptima de utilizar el recurso”, acotó.

González comentó que a través de las plantas potabilizadoras el gobierno busca una solución más rápida para paliar el malestar de la población carente de agua, porque invertir en redes es un proceso más lento. Pese a ello, adujo que “no puede posponerse más la optimización de redes de distribución para enfrentar el problema”.

Privatización

Aunque algunos sectores apuestan por la privatización, en procura de eficiencia en el manejo del recurso hídrico, varios expertos, entre ellos Manuel Zárate, coinciden en señalar que ese no es el camino que conviene a todos para asegurar el acceso al agua como recurso inalienable y un derecho universal del ser humano.

Al respecto, González discrepó con la idea de que sean realizadas concesiones a una empresa privada, para que a su vez le venda el producto al IDAAN. Recordó que, en la actualidad, únicamente hay una concesión que es la de Laguna Alta, en Arraiján, y “es el agua más cara que se produce en Panamá”.

Las plantas de Mendoza, Miraflores y Monte Esperanza, que pertenecen a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), le venden agua al IDAAN por debajo del precio de lo que esa institución cobra por millar de galones utilizados, y no habría razón para pagar más por el mismo servicio a una compañía privada.

González dejó plasmada su posición sobre el tema: “estoy en total desacuerdo con las concesiones privadas de agua, porque ello significa enriquecer a alguien a costa de las necesidades del pueblo”.

Adujo que el Estado dispone de muchos recursos para la inversión pública, y en vez de ampliar la planta potabilizadora de Chilibre, podría construir una nueva potabilizadora en Bayano y mejorar la red de distribución del vital líquido en todo el país.

Calidad

González aseveró que el agua de la Ciudad de Panamá “tiene una calidad bastante buena”, salvó por la sedimentación de sus cuencas, como se demostró en 2011. Sin embargo, planteó que debe ser controlado el uso de químicos, para evitar la sobredosificación en las plantas potabilizadoras, como ocurre con el sulfato de aluminio.

Añadió que la rotura o daños físicos en las redes elevan el riesgo de contaminación de las tuberías, lo que refuerza la idea de mejorar las redes de distribución. Asimismo, instó al desarrollo de una sólida cultura ambiental y de ahorro de agua y protección de cuencas, para disponer en forma permanente de agua segura.

En concordancia con el tema planteado, que involucra a las comunidades, Bayano digital comparte con sus lectores este video, con la participación del coro infantil Los Fantaschic@s, en una escuela pública de España, que canta a la protección del agua.

Personal de una cuadrilla coloca una nueva válvula en la red. (Foto IDAAN).
Personal de una cuadrilla coloca una nueva válvula en la red. (Foto IDAAN).

Consumo de agua en Panamá

En Panamá con consumidos 365,7 litro de agua al día por habitante. Es la más alta cifra de consumo del vital líquido por persona l día en Latinoamérica, según u informe de la Asociación de entes Reguladores de Agua Potable y Saneamiento de las Américas.

Asimismo, Panamá es el quinto país del mundo con mayores niveles de precipitación al año, solamente superado por Colombia, Santo Tomé y Príncipe, Papúa Nueva Guinea e Islas Salón. Posee 52 cuencas hidrográficas y 498 ríos.

La cuenca del Canal de Panamá es la mayor proveedora de agua potable, aunque el viejo sistema de esclusas de la vía acuática gasta una enorme cantidad de agua cruda por día en el tránsito de buques de un océano a oro.

Río Chagres, de vital importancia para las ciudades de Panamá y Colón.
Río Chagres, de vital importancia para las ciudades de Panamá y Colón.

No hay comentarios

Deja un comentario