Republicanos en EE.UU. acentúan campaña turbulenta

0
38

Republicanos en EE.UU. acentúan campaña turbulenta

Por Luis Beaton

La Habana, ene (PL) – El sexto debate de los precandidatos republicanos a la Presidencia de Estados Unidos acentuó criterios de que la campaña continúa tan turbia e incierta como comenzó, aunque el campo comienza a despejarse.

Entre burlas y acusaciones, los siete participantes en el debate estelar celebrado la víspera en Charleston, Carolina del Sur, no lograron despejar las dudas sobre el favoritismo de algún candidato, aunque el polémico Donald Trump es visto con mejores opciones, según encuestas.

Un sondeo nacional de The Wall Street Journal y NBC News encontró el jueves que el 65 por ciento de los votantes en las primarias republicanas podría inclinarse por el magnate inmobiliario, superior al 23 por ciento que pensaba así en marzo último.

No obstante, los senadores Ted Cruz (Texas) y Marco Rubio (Florida), también son considerados con buenas opciones.

El jueves, en el centro de atención estuvo la disputa entre el magnate neoyorquino Trump y el senador Cruz, punteros en las encuestas de cara a la primaria que inicia el proceso electivo el 1 de febrero en el estado de Iowa.

Trump atacó a Cruz porque éste nació en Canadá. De esta manera, sostuvo, su ciudadanía estadounidense es cuestionable y, por lo tanto, también su candidatura y lanzó una acusación dudosa desde el punto de vista jurídico.

Según analistas de campaña, sus intercambios de opiniones mostraron la intensa e impredecible nueva fase de la carrera cuando aún 11 candidatos compiten por la ventaja política, algo que algunos trataron de lograr cuando atacaron a sus rivales sobre asuntos de carácter e integridad en los más duros golpes de la carrera hasta el momento.

El diario The New York Times estimó que, en muchos sentidos, fue el debate más oscuro de la campaña, ya que los republicanos trataron de pintar el más sombrío retrato posible de una América en declinación económica, a pesar de rápido crecimiento del empleo.

La ferocidad reflejada en el escenario en los ataques entre los dos punteros no excluyó, sin embargo, ácidos intercambios en los que destacaron el senador Rubio y el gobernador Chris Christie de Nueva Jersey.

Ambos, junto al ex gobernador de Florida Jeb Bush y el gobernador de Ohio, John Kasich, tratan de emerger como el principal candidato de los republicanos en una contienda que pudiera tener decisión solo en la convención nacional en Cleveland, el verano próximo.

Llama la atención que tanto Trump como Cruz evitaron hasta ahora un choque directo e incluso algunos medios adelantaron la posibilidad de un fórmula presidencial entre ellos para derrotar a la favorita demócrata, Hillary Clinton.

El ataque de Cruz contra Trump reafirma su intención de mantener el apoyo entre los conservadores sociales y los cristianos evangélicos, a la vez que busca atraer a los partidarios del llamado establecimiento republicano, profundamente incómodos con la candidatura del magnate neoyorquino.

Luego del encuentro, el diario digital The Hill estimó que Cruz y Trump resultaron favorecidos y sus enfrentamientos terminaron en una especie de empate honroso que los ubica en la punta del grupo.

También el periódico dio un buena calificación a Christie, quien, según ese medio, brilló en casi todos los debates, lo que lo llevó a ganar posiciones en los sondeos en New Hampshire.

Según The Hill, Christie tiene una fluidez en la lengua vernácula contundente que puede ser formidablemente eficaz con los votantes republicanos e incluso, alarma a los liberales.

Por otra parte, el diario estimó que Rubio, otro de los favoritos, alcanzo un resultado intermedio sin comprometer posiciones y evitó errores en su mensaje.

El diario opinó que el neurocirujano Ben Carson, otrora favorito y con serios problemas en su staff de campaña, tuvo otra mala noche.

Mientras Bush, visto antes como protagonista de un choque dinástico contra Clinton en noviembre de 2016, no hizo nada para salir de su desastrosa carrera que lo sitúa con un solo dígito en las encuestas.

El próximo debate republicano será el 28 de enero en Iowa, antesala de los caucus en ese estado el 1 de febrero, donde según expertos debe haber más intercambios en temas claves que pueden interesar a votantes que marcan el rumbo del voto conservador en el país.

No hay comentarios

Deja un comentario