Recuerdos de Hiroshima

0
116

Recuerdos de Hiroshima

BBC Mundo nos ofrece, a través de su sitio web, un relato humano, en forma de una historia animada y realmente conmovedora. En ella, una superviviente de la explosión nuclear narra el antes y el después de la bomba lanzada por Estados Unidos sobre Hiroshima.

El valor de ese trabajo pincelado reside en su construcción sencilla, en el intento de plasmar la memoria de una niña que amaba a su pequeño universo, el cual cambio para siempre desde la mañana del 6 de agosto de 1945, durante la Segunda Guerra Mundial.

Bayano digital desea compartir la producción del medio británico, porque es un mensaje de esperanza para la humanidad y un llamado de atención para que jamás sea repetido el horror de una hecatombe nuclear instigada por motivos geopolíticos y expansionistas.

Información adicional resumida por Wikipedia:

Bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki

Los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki fueron ataques nucleares ordenados por Harry S. Truman, presidente de Estados Unidos, contra el Imperio del Japón. Los ataques se efectuaron el 6 y el 9 de agosto de 1945, formando parte del fin de la Segunda Guerra Mundial. Después de seis meses de intenso bombardeo de otras 67 ciudades, el arma nuclear “Little Boy” fue soltada sobre Hiroshima el lunes 6 de agosto de 1945, seguida por la detonación de la bomba “Fat Man”, el jueves 9 de agosto, sobre Nagasaki. Hasta la fecha, estos bombardeos representan los únicos ataques nucleares de la historia.

Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 166.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki, totalizando unas 246.000 muertes, aunque sólo la mitad falleció los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20 % murieron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por radiación. Desde entonces, algunas otras personas han fallecido de leucemia (231 casos observados) y distintos cánceres (334 observados) atribuidos a la exposición a la radiación liberada por las bombas. En ambas ciudades, la gran mayoría de las muertes fueron de civiles.

Seis días después de la detonación sobre Nagasaki, el 15 de agosto, el Imperio de Japón anunció su rendición incondicional frente a los “Aliados”, haciéndose formal el 2 de septiembre con la firma del acta de capitulación. Con la rendición de Japón, concluyó la Guerra del Pacífico y, por tanto, la Segunda Guerra Mundial. Como consecuencias de la derrota, el Imperio nipón fue ocupado por fuerzas aliadas lideradas por los Estados Unidos —con contribuciones de Australia, la India (entonces bajo dominio británico), el Reino Unido y Nueva Zelanda— y adoptó los “Tres principios antinucleares”, que le prohibían poseer, fabricar e introducir armamento nuclear.

“Cualquier ciudad de mediana importancia puede ser arrasada por una bomba del tamaño de una pelota de fútbol. La civilización mecánica acaba de alcanzar su último grado de salvajismo. Ya se respiraba con dificultad en un mundo torturado. Y he aquí que se nos ofrece una nueva angustia…Nos rehusamos a sacar de tan grave noticia otra conclusión que no sea la decisión de abogar más enérgicamente aun en favor de una verdadera sociedad internacional, en la que las grandes potencias no tengan derechos superiores a los de las pequeñas y medianas naciones, en que la guerra no dependa más de los apetitos o de las doctrinas de tal o cual estado”.

Albert Camus

No hay comentarios

Deja un comentario