Rechazan subsidio para el sector agropecuario

0
566
Carlos Salcedo presenta un diagnóstico del sector avícola en la televisora local Telemetro (Canal 13).

(Redacción de Bayano digital)

Productores, técnicos e integrantes de la cadena agroalimentaria reunidos en el Instituto Agrícola de Divisa exigieron al gobierno que adopte una política agropecuaria clara, para reflotar a un sector deprimido a cusa del predominio de un modelo importador que pone en riesgo la disponibilidad de alimentos e introduce “perversos subsidios” que crean desajustes en el mercado.

En la reunión, Carlos Salcedo, productor avícola con larga experiencia en el servicio de extensión, señaló que “los productores comerciales, los potenciales agroexportadores, los transformadores forman parte del agro, pero tienen sus propias características a las que hay que incorporarles metas, objetivos, leyes recursos y transparencia”, para adoptar tecnologías eficientes y enfrentar una situación desventajosa en el ámbito rural.

Salcedo planteó que a diferencia de lo que piensan muchos, los productores “no queremos subsidios” oficiales. Añadió que los subsidios son “la actitud más perversa que se le puede dar a un productor” y, en todo caso, si existen, deberían tener una meta de productividad y fecha de cumpleaños, mientras se alcanza la eficiencia que ayude a la transformación tecnológica del sector.

En agosto de 2016, Salcedo dijo que la industria avícola mantiene su ritmo de crecimiento, pero necesita que las autoridades contribuyan al ingreso de sus productos a nuevos mercados. Hace tres años, fustigó la aplicación de un alza injustificada en el transporte de pollos, a causa de una propuesta de gravamen municipal en Panamá Oeste, ya que ello terminaría por desalentar la producción en un área que produce el 70 por ciento de la oferta avícola.

Subrayó que Panamá carece de una adecuada política de comercio exterior que favorezca a industrias eficientes, como la avícola. Adujo que es necesario contar con un Laboratorio de Residuos Tóxicos, un sistema de trazabilidad y un equipo técnico especializado en exportación para que la industria pueda tener acceso a nuevos mercados, incluido el de Estados Unidos.

El consumo per cápita de pollo en Panamá pasó de 63 libras en el 2006 a 87 libras en 2016, lo que indica que cada panameño gasta más de 100 dólares anuales en la adquisición de esa carne. Si a ello se suma el consumo de huevos, la cifra superaría los 125 dólares al mes. Ello se debe, principalmente al aumento del precio de la carne de res, lo que ha reorientado las preferencias de los consumidores.

Granja avícola. (Foto: Capital Financiero).

Salcedo criticó en duros términos la importación masiva de carnes, en detrimento de los productores nacionales que venden productos de alta calidad en materia de bioseguridad e inocuidad. Oros agentes del mercado han denunciado, incluso, la importación de pollos congelados, que luego son vendidos como pollo fresco en tiendas y supermercados. Esa práctica fraudulenta y desleal representa una seria amenaza a la salud de la población.

Los avicultores panameños han sufrido en los últimos años las consecuencias de la frecuente caída del fluido eléctrico, en manos de empresas del privatizado servicio de energía, las cuales provocan pérdidas por sofocación de aves en granjas avícolas donde laboran muchas personas bajo estándares de calidad industrial.

No hay comentarios

Deja un comentario