Rafael Freire: “Hay que juntar las fuerzas progresistas y de izquierda”

0
10
Rafael Freire.

Por Juan Carlos Díaz Guerrero

Montevideo (PL) – Argentina acogerá una gran jornada de movilización a finales de noviembre y principios de diciembre del actual año en contra de la reunión del G-20 que sesionará en la ciudad de Buenos Aires, anunció en esta capital Rafael Freire.

El secretario de Política Económica y Desarrollo Sustentable de la Confederación Sindical de las Américas (CSA) señaló que ese será el cierre de las actividades organizadas para el 2018 como parte de la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo.

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, Freire informó que este año se reunieron como parte de ese foro y acordaron realizar una serie de movilizaciones y contactos políticos.

En junio, ejemplificó, sostendrán además un diálogo en la capital cubana con el Foro de San Pablo y en septiembre se movilizarán en Panamá.

Detalló que en la capital bonaerense participarán los trabajadores a través de sus sindicatos, la Vía Campesina, los Movimientos Sociales hacia el ALBA, el Capítulo Cubano del ALBA y los estudiantes, con la idea de organizar una alianza social grande para enfrentar la actual coyuntura regional.

El dirigente de la CSA recordó que la Jornada Continental fue lanzada en 2015 en La Habana, Cuba, en el contexto conmemorativo por los 10 años de la derrota del Área de Libre Comercio de las Américas.

Señaló que en 2017 se desarrolló en Uruguay un encuentro con cinco mil representantes de América Latina y el Caribe, Norteamérica y Europa, y se firmó un compromiso de lucha en común que abarcó cuatro puntos.

Estos fueron la lucha contra el libre comercio y las multinacionales en la región, la defensa de la democracia, que ahora está en peligro en el continente, y la batalla por la integración de los pueblos.

Al referirse al decimotercer Congreso de la Central Única de Trabajadores PIT-CNT que sesionó hasta el 26 de mayo en Uruguay, dijo que vinieron a reafirmar su compromiso con la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo, y las movilizaciones que llevarán a cabo este año.

Lula: preso político en Brasil

Interrogado sobre la situación que está viviendo su país, expresó que se trata de un golpe de Estado parlamentario mediático contra la presidenta Dilma Rousseff, con el intento de destruir la izquierda en Brasil y profundizar el fundamentalismo neoliberal.

Freire comentó que a la posibilidad de destruir la izquierda en Brasil también se le suma el “matar políticamente” al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, y la forma en que los golpistas lo intentaron, opinó, “fue ponerlo preso”.

Remarcó que Lula es “un preso político en Brasil” porque no hay ninguna prueba ni ningún crimen que puedan atribuirle en su contra.

La justicia brasileña condenó al líder del Partido de los Trabajadores a 12 años y un mes de cárcel por presuntas implicaciones de corrupción, sin que existan pruebas al respecto.

El dirigente de la CSA manifestó que existe una “resistencia fortísima” en la nación sudamericana de los sectores movilizados y destacó como algo muy importante la “unidad que se está dando en los sectores de la izquierda”.

Añadió que además de Lula como candidato presidencial por el Partido de los Trabajadores hay una verdadera unión con otros aspirantes “para enfrentar el golpe y defender la democracia”.

La democracia en Brasil, subrayó, solo será establecida con la liberación de Lula.

Acerca de la labor de la CSA en función de la unidad continental, Freire expresó que tienen una política activa en dos sentidos: construir una unidad de verdad con los sectores sindicales que luchan.

Un mensaje muy claro en ese sentido, dijo, es que “queremos estar juntos” en la lucha para otros sectores que no están afiliados a la CSA, lo cual se demuestra en la práctica y no se trata de ‘un discurso”.

El segundo aspecto, comentó, es que la unidad tiene que ser fortalecida con otros movimientos, como se ha podido demostrar a través de la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo.

Al respecto, subrayó la necesidad, a través de la práctica, de demostrar la posibilidad de estar juntos, más cuando la oleada de la derecha “es muy dura”, como se ha podido comprobar en Brasil, Argentina y en Estados Unidos con Donald Trump.

O juntamos las fuerzas progresistas y de izquierda en la región o “pagarán los pueblos”, por lo que “debemos dar un paso más en el establecimiento de diálogos políticos”, expresó.

Deja un comentario