¿Qué es la corrupción?

0
28

¿Qué es la corrupción?

Muchas personas preguntan que es corrupción y que no lo es, y cuáles son sus límites desde el punto de vista jurídico o legal, y en qué se diferencia el hecho de un acto punible.

La corrupción política se refiere al mal uso del poder público para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Por esa razón, se puede hablar del nivel de corrupción o de transparencia de un Estado, algo que ha ocurrido precisamente en Panamá, en una historia reciente de peculados.

Todos los tipos de gobiernos son susceptibles de corrupción política, pero donde hay controles estrictos los corruptos deben sortear muchos obstáculos y pueden ser visibilizados.

Las formas de corrupción varían, pero las más comunes son el uso ilegítimo de información privilegiada, el tráfico de drogas, el patrocinio, y también los sobornos, las extorsiones, los fraudes, la malversación, la prevaricación, el caciquismo, el compadrazgo, la cooptación, el nepotismo, la impunidad, y el despotismo. La corrupción facilita a menudo otro tipo de hechos criminales como el narcotráfico, el lavado de dinero, y la prostitución ilegal; aunque no se restringe a estos crímenes organizados, y no siempre apoya o protege otros crímenes.

Efectos económicos

La corrupción mina el desarrollo económico, debido a que genera ineficiencia y distorsiones considerables. En el sector privado, incrementa el coste de los negocios y actividades empresariales ya que a éste hay que sumar el precio de los propios desembolsos ilícitos, el coste del manejo de las negociaciones con los cargos públicos, y el riesgo de incumplimiento de los acuerdos o de detección.

La corrupción genera, además, distorsiones en el sector público al desviarse inversiones públicas a proyectos de capital en los que los sobornos y mordidas son más abundantes. Los funcionarios pueden incrementar la complejidad de los proyectos del sector público para ocultar o allanar el camino para tales tratos, distorsionando de este modo todavía más la inversión. La corrupción también hace descender el cumplimiento de las regulaciones relacionadas con la construcción, el medio ambiente u otras, reduce la calidad de los servicios e infraestructura gubernamentales e incrementa las presiones presupuestarias sobre el gobierno.

Hay un hecho cierto: hay que combatir la corrupción antes de que lleve a los países a tocar fondo o caer en el descalabro económico, político o en luchas intestinas. La clave es tratar de prevenirla y castigarla con severidad, aunque hay sistema que la promueven y alimentan para aumentar la fortuna de grupos elitistas.

No hay comentarios

Deja un comentario