Protestas contra planta termoeléctrica

0
127

Protestas contra planta termoeléctrica

Detienen a maestras por defender a niños contra contaminación ambiental en Panamá Oeste

Por Carlos González Q.

Dos maestras que intentaban proteger a sus alumnos de la contaminación causada por las emanaciones de gases tóxicos en la provincia de Panamá Oeste, fueron detenidas por agentes policiales, en medio de la sorpresa de la población panameña que tuvo que dar crédito a las imágenes de abusos contra pacíficos manifestantes.

En las últimas semanas, agentes policiales han cargado contra grupos de manifestantes opuestos a la expansión de la planta termoeléctrica (usina), operada por contra la empresa Pan Am Generating Ltd., que maneja esas instalaciones, localizadas a 33 kilómetros al occidente de la capital panameña.

El conflicto se ha transformado en un detonante social, en medio de testimonios y evidencias de daños a la salud de los moradores, que asumen las protestas para tratar de hacer valer los derechos humanos, frente a la decisión unilateral de expandir la capacidad instalada de la termoeléctrica, asociada con la muerte.

Pese a la represión policial, las movilizaciones populares han ido en aumento en Panamá Oeste, donde las organizaciones sociales exigen al gobierno que cancele, en forma inmediata, la termoeléctrica. La planta, sometida a planes de expansión física, ha sido instalada en una zona densamente habitada.

Origen y causas del problema

La comunidad ha reaccionado con determinación ante el carácter permisivo de las autoridades que se resisen a acoger los llamados para frenar la acumulación en el ambiente de un humo amarillento provocado por la combustión de búnker C, el combustible utilizado en la generación de energía eléctrica.

Personas con trastornos respiratorios e irritación en la piel han dado la voz de alarma sobre los efectos de sustancias contaminantes. Andrei Tchernitchin, presidente del Departamento de Medioambiente del Colegio Médico de Chile, resaltó los efectos negativos de las emanaciones de las planas operadas con búnker C.

Tchernitchin subrayó que esas emanaciones contienen metales pesados, como plomo, níquel vanadio, así como azufre y dioxinas, que a largo plazo provocan un efecto acumulativo y distintos tipos de cáncer en seres humanos, así como problemas renales cardíacos, infertilidad y riesgos teratogénicos por exposición prenatal.

La enfermera jubilada, Diny Olmedo, integrante de la Coordinadora Ciudadana de La Chorrera, destacó que desde hace 16 años, cuando fue instalada la planta termoeléctrica en la Barriada El Naranjal, en El Arado, en La Chorrera, organizaciones ambientalistas, luchan para librar a la población de gases contaminantes y la lluvia ácida.

Ambientalistas entran en acción

En junio de 15 de junio, el abogado Donaldo Sousa interpuso en la Procuraduría General una denuncia contra la empresa Pan Am Generating Ltd. En esa oportunidad, explicó que posee documentos sobre resultados de exámenes de sangre y de cabellos realizados en Estados Unidos, que confirman que la planta sobrepasa los límites máximos de contaminación permitidos por las leyes nacionales.

Sin embargo, el director administrativo de Pan Am Generating Ltd., Dionisio Jiménez, señaló que han sido cumplidos los requerimientos oficiales para el proyecto de ampliación de la planta en La Chorrera. La empresa obtuvo en el 2014 un contrato, en un acto de licitación pública, que la autoriza a contribuir con 49,5 MW adicionales al actual aporte al mercado de energía local, por el orden de 96 MW.

Los planes de expansión de la termoeléctrica prevén la integración de tres mega motores, ante la petición de crecimiento que formuló el gobierno a la empresa, para diversificar la matriz energética. Por otro lado, los moradores insisten en una solicitud para el cambio de la legislación, respecto al impacto epidemiológico de la industria.

El Ministerio de Ambiente ha asumido una actitud conciliadora ante el conflicto, mientras que Raúl Ossa, integrante de la Coordinadora Ciudadana, sostuvo que la comunidad ha investigado y confirmado científicamente que “la exposición prolongada a la emisión de gases provocadas por el búnker C, da cáncer y mata”.

Falta de planificación

Las protestas en La Chorrera contra un proyecto de generación de energía, revelan, además, la falta de planificación y ordenamiento territorial en las ciudades, y la subordinación del tema ambiental al interés privado que demanda cada vez más energía, sin ajustarse a políticas serias y eficientes de ahorro en el consumo.

La gravedad de los hechos registrados en La Chorrera ha llevado al gobierno a considerar la instauración de mecanismos de diálogo, para evitar que el conflicto se propague a otras áreas y se convierta en un detonante de protestas articuladas en todo el país en contra de un modelo expoliador, inhumano y depredador.

Sin embargo, los activistas demandan acciones más allá de las promesas oficiales de “buena voluntad” para resolver problemas que trascienden las redes sociales. Las protestas revelan una forma de protagonismo ciudadano en defensa de un ambiente sano y el mejoramiento de la calidad de vida en las ciudades, y la necesidad de recurrir a fuentes de energía menos contaminantes.

Deja un comentario