Presencia de pez cobia en Panamá inquieta a científicos

0
58

Presencia de pez cobia en Panamá inquieta a científicos

Pez cobia bajo estudio en Panamá.
STRI Panamá / drr@stri.org

La cobia, un pez alto potencial para la acuicultura, vive en todos los océanos del mundo, excepto en el Pacífico Central y Oriental. En agosto del 2015, un gran número de peces juveniles escaparon de jaulas en alta mar en Ecuador. Recientemente, se han reportado avistamientos de cobias en la costa en el Pacífico de Colombia y Panamá, con indicación de rápida propagación del lugar de donde escaparon. Los científicos del Smithsonian advierten que la cobia, que es un carnívoro voraz, podría tener efectos de largo alcance sobre la pesca y la ecología marina en el Pacífico Oriental.

“El caos causado por la invasión del pez león del Indo-Pacífico a través del Caribe ofrece una lección convincente acerca de los fuertes efectos adversos que los peces marinos foráneos pueden tener en los ecosistemas desconocidos para éstos”, comentó D. Ross Robertson, científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés).

“El extraordinario éxito del pez león en el Caribe se debe en gran parte a que es un tipo de depredador sin parientes cercanos o análogos ecológicos entre la fauna de peces del Caribe”, indicó Robertson.

“Como la cobia es la única especie de su familia, que está más estrechamente relacionada con las rémoras, también representa un tipo inusual de depredadores de la zona tropical del Pacífico Oriental, que sólo aumenta tanto el grado de incertidumbre sobre sus efectos y el potencial para una mayor perturbación de los ecosistemas de la zona”.

La cobia (Rachycentron canadum) tiene una forma elegante, con la piel casi lisa, marrón arriba y blanco por debajo, con una franja de color marrón oscuro a los lados. Los peces jóvenes tienen rayas horizontales más vistosas de color café oscuro y blanco. Alcanzan una longitud máxima de dos metros (78 pulgadas) y un peso máximo de 78 kilogramos (172 libras). Se alimentan de crustáceos (cangrejos) en especial, calamares y peces. La cobia es conocida también como pez rey negro, salmón negro (aunque no están relacionados), ling, cangrejeras y varios otros nombres.

La especie se encuentra en aguas más cálidas en ambos lados del Atlántico, y a lo largo de las indias occidentales y océanos del Pacífico. La cobia se encuentra tanto en alta mar como en las aguas costeras y estuarios, y son altamente migratorias. Los huevos y las larvas flotan entre el plancton lo que la hace capaz de difundirse ampliamente.

Se considera como un pez excelente para el consumo humano, con textura firme y buen sabor. Aunque la especie es relativamente poco común en la mayor parte de su área de distribución natural, tiene un alto potencial para la acuicultura, debido a su resistencia y crecimiento excepcionalmente rápido. La cobia ahora se cultiva en Taiwán, Vietnam, China, Filipinas, Indonesia, Belice, Brasil y la costa caribeña de Panamá.

Otros peces “invasores”

Muchas especies introducidas o no nativas tienen poco o ningún efecto adverso sobre los ecosistemas locales. Sin embargo, algunos se convierten en invasores y dañan a las especies nativas a través de la depredación, la competencia u otros efectos negativos. Aunque los ejemplos de especies invasoras son comunes en los hábitats terrestres y de agua dulce, hasta hace poco no había casos documentados en los ambientes marinos.

A principios de 1990, el pez león del Indo-Pacífico (Pterois sp.) Fue introducido en la zona de Florida/Bahamas, y desde entonces se ha extendido a gran parte del Atlántico Occidental y el Caribe. Son depredadores rapaces de camarones y peces y se protegen con sus espinas venenosas, el pez león ha producido cambios dramáticos en las comunidades de arrecifes de coral en su nuevo rango.

Pescadores, agencias de recursos marinos y ecologistas marinos deben ser conscientes de que la cobia está presente en el Pacífico Oriental y de los posibles efectos perjudiciales que puedan tener. Si bien todavía no es seguro que va a establecerse, su amplia tolerancia ambiental y su rápido crecimiento hacen de esta una posibilidad distinta. Capturas o avistamientos (verificados con fotografías) de cobias en aguas del Pacífico deben anotarse e informar a D. Ross Robertson en drr@stri.org

Deja un comentario