Presencia de Panamá en el Mundial de Rusia reafirma sentido de identidad de los panameños

0
39
Panameños en las calles manifestando unidad y alegría deportiva. (Foto: Domingo Urriola).

En su debut, “La Sele” cayó 3-0 ante el elenco de Bélgica, pero ello no derrumbó los sueños de los canaleros, que a lo largo de la historia se han crecido ante la adversidad y apelado a la unidad para vencer.

Por Domingo Urriola
Estudiante de Periodismo

Si algo resulta notorio es el impacto del Mundial de Rusia 2018 y el hecho de que cuatro millones de panameños se hayan unido en torno a la Selección de Panamá, que por primera vez consigue su boleto directo para disputar la Copa del mundo, en la que compiten las 32 mejores selecciones del planeta.

Millones de panameños vestidos de rojo agitaban en las calles, universidades y escenarios públicos la enseña tricolor en señal de júbilo, mientras que otros no podían contener las lágrimas de emoción, al escuchar las notas del himno nacional en el estadio Fisht, en Sochi, Rusia. Ancianos, adultos y niños compartieron el sentimiento de alegría colectiva y el orgullo de ser panameños.

Licenciada Tania González, una fanática 100 por ciento seguidora de “La Sele” de Panamá. (Foto: Domingo Urriola).

Tania González, colaboradora de un bufete de abogados en la Ciudad de Panamá, respondió a Bayano digital: “es un sentimiento muy grande, sentir las notas del himno, entonadas en ese estadio, donde hay tantas personas, a pesar que no podemos estar allá. Desde Panamá, siempre apoyaré a mi selección”.

Al igual que Tania, niñas en edad escolar encontraron, junto a sus profesores, que el fútbol es un deporte de pasiones, pero también una herramienta dinámica para ayudar a construir la unidad que un país necesita como aspiración al avanzar y definir su destino.

Chicos que habitan en barrios populosos como El Chorrillo, San Joaquín y Amelia Denis de Icaza vistieron con orgullo la camiseta roja para presenciar a través de la televisión a jugadores que surgieron del arrabal y zonas empobrecidas, y hoy son astros deportivos y ejemplo de tenacidad, sacrificio y trabajo en equipo. Muchos de esos delanteros y zagueros se iniciaron en el fútbol con zapatillas y tacos desgastados por el uso intensivo.

Desde que los primeros rayos del sol despuntaron el lunes 18 de junio, se observó un panorama distinto a otros mundiales. Más allá de la diferencia de horas entre regiones, los espectadores vibraron y sufrieron al ver a Panamá enfrentado al plantel de Bélgica, uno de los favoritos para disputar la final de la Copa. Asimismo, elogiaron la garra de “La Sele” en la primera etapa de un partido en el que se impuso la experiencia del rival belga.

La Alcaldía de la Ciudad de Panamá instaló una pantalla

Acto con apoyo de la Alcaldía de Panamá realizado en el Parque Urracá. (Foto: Domingo Urriola).

gigante en el Parque Urracá, donde la bandera panameña, en diferentes tamaños, fue agitada sin cesar por la hinchada local emocionada, previo al desafío mundialista en el que Panamá entró con paso firme al estadio para asegurar un lugar en la historia deportiva.

 

Sin duda, el rojo usado por la población panameña representó una avalancha de información capturada por la pupila del ojo de cada espectador. Desde el conductor de un autobús que portaba una gorra con lemas dedicados a la selección, hasta los niños vestidos con atuendos de “La Sele”, manifestaron un sentido de Patria que todos comparten aún en tierras lejanas y desconocidas.

Durante la proyección en vivo del partido en el auditorio José Dolores Moscote de la

Estudiantes en el Auditorio José Dolores Moscote de la Universidad de Panamá, presenciando el partido ante Bélgica. (Foto: Domingo Urriola).

Universidad de Panamá, hubo vítores, aplausos, llanto y voces juveniles que apelaron al heroísmo y a la lucha de los panameños para demostrar que “sí se puede” dejar en alto el nombre del país cuando hay una estrategia compartida, algo que va más allá de sudar la camiseta en un desafío.

 

 

Un hecho curioso es que una inmensa bandera recuperada en el Cerro Ancón durante la invasión de Estados Unidos a Panamá en 1989, fue desplegada en Rusia, como una muestra de reafirmación del sentido de identidad, que identifica a las nuevas generaciones inspiradas en el fútbol y causas de valor humano y soberano.

Deja un comentario