Por Niko Jones

0
38

El Dedo

Por Niko Jones

  • En el escándalo de Financial Pacific, hay intentos de asesinatos, desaparecidos, presunto “lavado de dinero” y sabrá Dios qué otras cosas oscuras y perversas hay en el churuco.
  • El mayor peligro en la Justicia en Panamá, es que se caigan los casos de corrupción de alto perfil. Investigar mal los delitos, también es un crimen y una burla al mandato popular.
  • Ojalá que el Ministerio Público no ceda a las presiones del lado oscuro de la fuerza y los poderes fácticos. Su tarea es investigar, sin miedo, el latrocinio y la podredumbre.
  • Si Shakespeare viviese, habría dicho en la entrada del DAS; ¡Martinellism or Turtlelism? ¡That is the question!, y por allí mismo habría escapado, ante el temor de que le robasen.
  • Muchos gremios preguntan qué pasará con la CSS, si el Canal ampliado no empieza a funcionar en 2016. El gobierno tendrá que decirle al pueblo que “no hay cama para tanta gente”.
  • Sin darse cuenta, muchos asegurados están entrando en un estado de fibrilación institucional permanente, mientras que las aseguradoras privadas hacen su agosto en diciembre.
  • No hay peor cuña que la del mismo palo. Algunas enfermeras se oponen a la equiparación salarial con técnicos auxiliares de la Salud. No olviden que en la unidad está la fuerza.
  • Ahora que está de moda el tema de la Salud, ¿sabrán en el Palacio de Las Garzas que hay hospitales enfermos? ¡Qué Dios nos agarre confesados, cuando lleguen oleadas de infecciones nosocomiales, como la KPC!
  • La Iglesia Católica ha vuelto a llamar la atención sobre el agua, no porque vayan a quedarse sin agua bendita en plena misa, sino porque es un “pecado” robarle el agua a los pobres.
  • ¿Cómo es posible que los acueductos rurales en Panamá, que antes eran administrados por las comunidades, estén en manos de gamonales y empresas concesionarias? El pueblo tiene que sacarse el dedo de los malditos y buscar redención.
  • Recordemos que el Papa Francisco recomendó la defensa de los recursos naturales succionados por un modelo concentrador de riquezas. ¡Ojalá que en el Ministerio del Ambiente escuchen las plegarias del prelado y actúen ya!
  • Después del Carnaval, a los gritos de ¡agua, agua, agua!, le van a zampar al pueblo más de lo mismo, del canallesco modelo neoliberal, ¡Ojo al Cristo!
  • Algunos creen que vivimos en el país de la fantasía. Otros lo ponen en duda. La mayoría piensa que el Estado está secuestrado y carece de personalidad. Martinelli demostró que se puede jugar y saquear al mismo tiempo, y celebrarlo.
  • El enzapatillado del 99 se siente muy confiado y libre en Miami. ¿Por qué será? Amanecerá y veremos.

No hay comentarios

Deja un comentario