Percepción: sueños y realidades

Revista Matutina

1
91

Las acciones delincuenciales han llegado a tal nivel que ni las autoridades  pueden seguir justificando su fracaso con estadísticas de dudosa transparencia, ni el ciudadano tiene la confianza de salir a las calles sin la preocupación de que inesperadamente se produzca a su lado una situación desagradable o extrema.

El Ministerio de Seguridad Pública podrá intentar explicar los fenómenos, pero desgraciadamente en esta materia no son las explicaciones posteriores  las que pesan, sino los muertos de cada día, la inseguridad y la percepción de la ciudadanía. Y estas tres últimas no favorecen a la política de “barrio seguro” desplegada por el gobierno en este rubro.

Ha tenido que producirse un atentado contra la residencia de un diputado, oficialista por demás, para que la cosas comience a tomarse en serio y que sea el propio presidente Juan Carlos Varela, quien, como en una amenaza, señale a la pandilla Bagdad.

Pero los resultados visibles tienen otro componente. En materia de seguridad es imposible que cada nuevo ministro exponga su librito. En la investigación y represión del crimen organizado no se puede jugar a la campaña electoral, y romper de cuajo el seguimiento que se le ha dado en los años anteriores.

Entre los quinquenios 2004-2009 y 2009-2014, hubo un seguimiento directo de estrategias. Contrario a la fractura que ha entronizado Rodolfo Aguilera, José Raúl Mulino pasó directamente a instrumentalizar la estrategia que en su momento trazó Daniel Delgado, lo que permitió establecer en el quinquenio pasado una tendencia a la baja de los delitos, y de 918 crímenes por año, las cifras llegaron a 602 en 2014  con una proyección de menores actividades delincuenciales para el año 2015. Puede decirse que 2016 será el año de fuego para el actual gobierno, y como pintan las cosas la preocupación se apodera de la sociedad.

1 COMENTARIO

  1. Muy pertinente y acertado el contenido del Boletín Extraordinario de hoy.
    Observaciones y retos de Panamá:
    1. Cada día se hace más fundamental definir una Política de Seguridad y Prevención de la Violencia, con Planes y Programas de Largo Alcance en el ámbito nacional y que llegue a lo regional. Aquí sería oportuno explorar y para hacer una Eficaz Labor de las Organizaciones de Seguridad Nacional, sí aplicaría un cambio Constitucional y permitir a los directores (especialmente al de la Policía Nacional), permanecer en el nombramiento por diez (10) años y con exigencias mayores al Perfil Profesional/Académico/Experiencia requerido hasta ahora, para evitar los nombramientos de Directores que no respondan a un proceso científico y por ende, un nombramiento que no atienda lo estratégico de este Plan de Seguridad Sostenible, indistintamente de los gobiernos de turno.
    2. Sobre los Planes Sociales que se habla ta frecuentemente en nuestro país, es fundamental atacar las Causas Socio-Económicas que son la verdadera razón de la Alta Inseguridad y Violencia en nuestro país. Se amerita hacer eficiente a todo el acturar de las Organizaciones del Estado panameño, caso contrario, seguiremos aumentando nuestro crecimiento económico, PIB y demás indicadores con altos presupuestos nacionales, pero sin lograr impactar positivamente en la Calidad de Vida y Seguridad de nuestra sociedad.

Deja un comentario