“Para salvar a Panamá, hay que desmantelar todas las termoelécricas”, Donaldo Sousa Guevara

0
135

Entrevista

“Para salvar a Panamá, hay que desmantelar todas las termoelécricas”, Donaldo Sousa Guevara

Por David Carrasco

El presidente de la Asociación de Derecho Ambiental de Panamá, Donaldo Sousa Guevara, dijo a Bayano digital que para salvar a Panamá, “hay que desmantelar todas las termoeléctricas” que operan en este país, y que son fuente de contaminación.

Sousa Guevara, quien tiene más de 45 años de lucha ecologista, manifestó que las plantas termoeléctricas o usinas, desatan la oposición ciudadana a esas instalaciones que liberan a la atmósfera sustancias tóxicas perjudiciales a los seres humanos.

Resaltó que la combustión de búnker C es utilizada por la empresa Panam Generating Limited, que incorporó tres nuevos mega motores para la generación eléctrica. Sin embargo, aclaró ello derivó en un conflicto en la occidental población de El Arado, en La Chorrera, ante la falta de respuesta del gobierno para frenar la contaminación.

El dirigente ambientalista resaltó que en las ciudades de Panamá y San Miguelito operan unas 14 centrales térmicas, que lanzan “emanaciones altamente contaminantes, mil vez perores que las de los automóviles”, lo que viola la Ley General de Ambiente.

Sustancias de la muerte

Entre las sustancia contaminantes liberadas al ambiente por el búnker C y otros combustibles fósiles quemados figuran vanadio (V), dióxido de sulfuro (S02), óxidos de nitrógeno (NOx), monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (C02) y partículas (que pueden contener metales menores).

El uso de combustibles genera emisiones de gases de efecto invernadero y, en algunos casos, de lluvia ácida a la atmósfera, junto a partículas volantes (hollines), si no están bien depurados los humos. Estudios revelan su vinculación con casos de cáncer y otras enfermedades de la población humana.

Sousa Guevara planteó que es necesario apostar por sistemas de fundamentados en el uso de energías limpias, como las fuentes eólicas, solar fotovoltaica y el aprovechamiento de las mareas, en vez de recurrir a sistemas descartados por países que acudieron a la Conferencia de las Partes Sobre Cambio Climático (COP 21).

En ese sentido, discrepó con aquellos grupos cívicos que en La Chorrera aceptaron que la termoeléctrica sea transformada en una planta de gas, menos contaminante. Adujo que el problema debe ser atacado de raíz, sin titubeos, porque las autoridades panameñas están obligadas a respetar compromisos ambientales y de salud pública.

Reparación de daños

Sousa Guevara destacó que han sido interpuestas demandas legales para exigir que la población de Panamá sea resarcida por los daños ambientales causados por el acto criminal de operar centrales termoeléctricas contaminantes, contiguas a áreas pobladas.

“No estamos a favor de que sea ampliada a gas la termoeléctrica en La Chorrera. Estamos por el cierre total y por la indemnización de los daños y perjuicios causados hasta la fecha”, puntualizó luego se señalar que urge la aplicación de verdaderas políticas de Estado.

El jurista abogó por el ejercicio de la biocracia, o sea un gobierno para la vida, en contra de un modelo económico depredador que genera contaminación química y acústica, y caos urbano, así como la destrucción irracional de los manglares, costas y ríos.

Pie de Foto:
Planta termoeléctrica de La Chorrera, convertida en la manzana de la discordia.

No hay comentarios

Deja un comentario