Panamá se queda sin patrimonio subacuático

0
34

Panamá se queda sin patrimonio subacuático

Piratas modernos ponen en peligro los restos de más de 60 antiguos naufragios.

• Denuncian riesgo para el patrimonio subacuático panameño.

• Panamá alberga importantes restos de galeones hundidos, como el emblemático “San José”.

Por David Carrasco

El arqueólogo y ex director de Patrimonio Histórico de Panamá, Carlos Fitzgerald, denunció que este país se enfrenta a la pérdida de su patrimonio cultural subacuático, como consecuencia del continuo saqueo de piezas de valor histórico y a la destrucción de restos de naufragios, conocidos como pecios.

Fitzgerald advirtió que Panamá tiene pecios equivalentes a los que pueden ser encontrados en Turquía, cuyas aguas sirvieron para generar un intenso comercio en el Viejo Mundo. Sin embargo, los mercaderes de piezas de valor histórico amenazan con llevarse esta riqueza, aprovechando la actitud permisiva de las autoridades.

El arqueólogo explico que en Panamá existe un registro de más de 60 antiguos naufragios de naves, cuyos restos están en la mira de “nuevos piratas” dedicados a la compra y venta de oro, plata y esmeraldas, y restos de barcos hundidos.

A su juicio, el saqueo y expolio realizado por empresas que recibieron concesiones en gobiernos anteriores, está destruyendo sitios de investigación científica y amenazan la identidad de los panameños, por lo que instó a la sociedad organizada a movilizarse para detener el despojo de estos bienes culturales.

Fitzgerald señaló que el expolio sigue ocurriendo, a pesar de que en 2009 la Corte Suprema de Justicia emitió un fallo y aclaró que la repartición de bienes culturales del Estado es “inconstitucional”. Sin embargo, en 2013 autoridades culturales en el gobierno de turno permitieron a los buscadores de tesoros a actuar libremente.

Entre los restos más buscados figura el hundido galeón San José, que salió del puerto del Callao, en Perú, en mayo de 1631, con uno de los tesoros más ricos enviados hasta entonces a España desde el Nuevo Mundo.

En el Año del Señor de 1631, el galeón San José zarpó repleto de lingotes de oro y monedas de plata. Los tripulantes del barco buscaron desesperadamente parada y fonda para dejar el cargamento y redistribuirlo a España. Navegó entre la isla Galera y la punta Garachiné, tras chocar contra un bajo que no estaba cartografiado.

El tesoro quedó esparcido en un largo tramo submarino y desde entonces ha desatado la ambición de los codiciosos. Una parte del cargamento recuperado fue retenida por las autoridades locales, pero el pleito por las riquezas aún persiste, simplemente porque los “nuevos piratas” intentan llevárselo todo con el apoyo de instrumentos náuticos y de navegación.

Fitzgerald planteó que el Museo Reina Torres de Arauz está cerrado y no hay un museo digno en Panamá para proteger los tesoros nacionales recuperados, Aclaró que por ese camino los panameños y panameñas terminarán perdiendo su identidad y su historia subacuática, a manos de unos bandidos.

No hay comentarios

Deja un comentario