Niña de 11 años de edad desafía al “bullying”

0
20
Toda forma de “bullying” es inaceptable.

Niña de 11 años de edad desafía al “bullying”

Por David Carrasco

  • El “bullying” o acoso escolar, es una especie de tortura física o mental, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros. A veces, empieza con bromas pesadas y se vuelve una forma de intimidación.
  •  Son más propensos a esa forma de maltrato, los niños callados y quienes poseen diversidad funcional, entre ellos los que enfrentan el síndrome de Down, el autismo, síndrome de Asperger, y limitaciones físicas. A menudo, el acoso deja huellas psicológicas y provoca una baja autoestima.

Una niña panameña de 11 años de edad, de nombre Isabela, inició en el colegio en el que estudia una campaña contra el hostigamiento escolar, denominado “bullying”, que ejercen compañeros de aulas sobre los condiscípulos, para someterlos o ridiculizarlos.

El hecho podría parecer irrelevante, pero es una respuesta justa, oportuna y directa, que ayuda a frenar situaciones hostiles y métodos de coacción que son el caldo de cultivo para el surgimiento de pandillas en centros de enseñanza en Panamá.

Isabela comentó a Bayano digital, que su madre la trasladó de escuela, luego de un incidente provocado por “niñas hostigadoras”, y por la actitud de un muchacho de nivel superior, quien le faltó el respeto en un acto prepotente y recibió a cambio una bofetada.

Sin embargo, la directora del plantel no dio a la ofendida el obligatorio apoyo. En vez de resolver el hecho con una sanción ejemplar a los autores del “bullying”, convocó a la acudiente de la alumna para quejarse de un supuesto “mal comportamiento”.

El resultado de ese incidente, fue el traslado de Isabela a otro plantel, donde el personal administrativo y académico no toleran el abuso estudiantil. En ese centro escolar, Isabela inició la campaña “Alto al Acoso” (Stop Bullying), y ha contribuido a sensibilizar a sus compañeras y compañeros de aula en derechos humanos.

“No quiero que los niñas y niñas en Panamá sean víctimas de hostigamiento. En Estados Unidos, el bullying es muy común, y ha causado que muchos niños y niñas se hayan sentido mal y quitado la vida”, señaló la activista, quien considera posible la formación de las personas en una cultura de paz, respeto y valores.

Añadió que “antes no podía hacer nada, pero ahora sé que puedo tener la voz y las herramientas necesarias, y lo voy a lograr”, para evitar que el “bullying” hiera a más alumnos y alumnas ofendidos con insultos como “mongoles”, “estúpidos” y “brutos”, o golpeados sin motivo alguno por sus propios compañeros.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) reconoce que el “bullying” afecta a un 70 por ciento de los estudiantes de toda Latinoamérica, y Panamá no es la excepción a la regla.

En 2014, diversas organizaciones sociales lanzaron en la capital panameña una campaña contra el “bullying”. La iniciativa para la prevención del acoso escolar fue engalanada con la ex Miss Panamá Universo 2013, Carolina Brid, defensora de los derechos humanos

Brid dijo que se siente “orgullosa” de encabezar esa campaña en Panamá y recordó que en su infancia fue objeto de constantes burlas de compañeros de escuela, cuando se enteraron de que ella aspiraba, algún día, a ceñirse la corona de Miss Universo.

La ex fiscal en Propiedad Intelectual, Nayra Fernández, opinó que “todo acoso que se comete contra un menor es violencia”, Sus declaraciones se produjeron luego de conocer el caso de una niña de 12 años de edad, quien en 2015 se cortó las venas de su mano para entrar a un grupo de la subcultura “emo”.

Esa misma presión fue experimentada por Isabela y una amiga Carla, de origen guatemalteco. Ambas niñas consideran que el acoso es perjudicial y debe ser prevenido. Por ello, su campaña incluye charlas e investigaciones sobre ese fenómeno que interfiere en las relaciones humanas en las escuelas.

Bayano felicita a Isabela, e insta a las autoridades educativas nacionales, directores de planteles y maestros a ponderar ese tipo de propuestas estudiantiles, para que los adolescentes tengan una vida sin temores ni angustias, y la educación pública o particular sea acompañada de esfuerzos de transformación social.

No hay comentarios

Deja un comentario