Mesoamérica y el Caribe apoyarán redes de expertos para recuperación y gestión sostenible de los suelos   

0
11
Delegados a la reunión sobre suelos.
  • Participantes de 15 países reunidos en Panamá analizaron los logros alcanzados por la Alianza Regional del Suelo y reforzaron su compromiso en la subregión.

(Información elaborada con nota de la FAO)

De acuerdo a la Alianza Mundial por el Suelo, el 33% de los suelos del mundo están degradados, de los cuales aproximadamente el 14% se encuentra en América Latina y el Caribe. Se estima que en Centroamérica este problema afecta al 32% de la tierra cultivable, causando una importante pérdida de productividad agrícola.

“Los suelos se encuentran bajo una creciente presión debido a múltiples causas y esto tiene el consiguiente impacto en el desarrollo económico, la producción agrícola, la adaptación al cambio climático y la seguridad alimentaria y nutricional, en una región especialmente vulnerable a los efectos del clima y la inseguridad alimentaria en muchas de sus poblaciones”, explicó Vera Boerger, Oficial de Tierras y Aguas de la FAO para Mesoamérica.

Con el objetivo de abordar estos desafíos, los países de Centroamérica, México y el Caribe conformaron en 2013 la Alianza Regional de Centroamérica, México y el Caribe por el Suelo, basada en la Alianza Mundial promovida por la FAO, que se reunió en Panamá para analizar los logros y desafíos para la recuperación y gestión sostenible de los suelos y establecer las acciones prioritarias para el próximo bienio.

Las acciones previstas abarcan el apoyo a la Red Latinoamericana de Laboratorios de Suelos y el Sistema de Información de Suelos de Latinoamérica (SISLAC), el desarrollo de capacidades y la implementación de las Directrices Voluntarias para la Gestión Sostenible de los Suelos, promovidas por la FAO, a nivel nacional.

“La degradación del suelo es un proceso serio que amenaza los recursos del suelo de la región y tiene efectos de índole político, económico y social, por lo que requiere un enfoque integral”, afirmó Olegario Muñiz, Presidente de la Alianza Regional de Centroamérica, México y el Caribe, reelegido en este encuentro.

“Todos los países buscan la seguridad alimentaria, pero eso no es posible si cada día pierdes calidad de suelo, si no se mantiene la productividad mediante prácticas sostenibles y buen manejo. Esto provoca pérdida de rendimientos y nos aleja de la seguridad alimentaria”, añadió.

Acciones regionales integrales para un mayor alcance

La Alianza Regional ha desempeñado un papel importante para despertar acciones a favor del suelo en los diferentes países. Ronald Vargas, Oficial de Suelos y Tierras de la FAO, valoró positivamente los logros alcanzados en el marco de esta Alianza, como la elaboración y adopción del Plan de Implementación Regional, generados por los propios países.

Ese Plan busca promover la protección, conservación y productividad sostenible; el fomento de la inversión, cooperación técnica, políticas, sensibilización y capacitación; la promoción de la investigación; la mejora de la cantidad y la calidad de los datos; y la armonización de métodos, medidas e indicadores para el manejo sostenible y la protección del recurso suelo.

“El reto es avanzar en la implementación, impulsar actividades de carácter regional que tengan mayor impacto para detener y revertir la degradación de los suelos a través del manejo sostenible y buscar alianzas”, manifestó Vargas.

Alianza Mundial por el Suelo

La Alianza Mundial por el Suelo se estableció en diciembre de 2012 como un mecanismo para desarrollar una fuerte alianza interactiva, y una mejorada colaboración y sinergia de esfuerzos entre las partes interesadas para mejorar la gobernanza y gestión sostenible de los suelos. Desde su creación, la Alianza es un referente para debatir y abordar las distintas problemáticas del suelo por múltiples partes interesadas.

A nivel subregional, la Alianza fue creada en La Habana (Cuba) en 2013, con los objetivos de fomentar la gestión, conservación y restauración de los suelos; fomentar la sensibilización sobre la importancia de los suelos; mejorar los sistemas de información sobre el suelo; y establecer un marco jurídico mínimo para la gestión sostenible de los suelos en la región.

Deja un comentario