Los muchachos del barrio

0
44
Del Mundial del Barrio

Los muchachos del barrio

Balbina Herrera Araúz
Dirigente política

Este año cumpliremos 114 años de vida republicana y tenemos, según cifras “oficiales” 4,026,935 millones de habitantes, con un presupuesto general del Estado es de 21,675 millones de dólares; y la pregunta es: ¿por qué se está acentuando cada año que pasa la diferencia en los “tres Panamá”?

A muchos sectores no le gusta hablar al respecto, contamos con “tres Panamá”: el de tránsito, el rural y el de los pueblos indígenas. En la región interoceánica de tránsito, incluyendo a Colón, es de donde han salido grandes valores de los barrios: deporte, arte, profesionales de todas las especialidades y grandes servidores públicos.

Es impactante cuando vemos la cifra de jóvenes menores de 35 años que pierden la vida, o son privados de libertad por posesión de drogas y otros por estar en el lugar no indicado.
¿Qué es lo que marca la diferencia entre los que pueden salir sin involucrarse en negocios ilícitos y lo que podría ser la plaga del siglo XXI…la droga? Este flagelo está compitiendo paralelamente con las estructuras del Estado. Pareciendo que está ganando la partida.

Preocupante es la desconfianza en el presente y el futuro de jóvenes que se esfuerzan en las universidades, colegios, trabajos y hogares, donde no ven norte como país. ¿Nos dicen “el juega vivo” es el que impera, la intolerancia, el irrespeto y se preguntan “para que tantos títulos? Muchos prefieren estar en las redes sociales, expresando su descontento, su indignación, su molestia, sin ver a nadie, ni participar en los colectivos, porque no les tienen fe y no le ven sentido y menos resultados.

Hay que decir: ¡no todos los muchachos del barrio están en pandillas! El reto es grande, porque no hemos podido conectarnos con ellos. Es un llamado de atención a todos los sectores.

No esperemos el tiempo de campaña electoral para volver a “vender los sueños” con los cuales ellos no se sienten identificados. Evitemos perder más jóvenes por falta de motivación, por la ausencia de modelos positivos a seguir y la escasez de compromiso de la sociedad con esta generación.

No hay comentarios

Deja un comentario