Licencia de paternidad entre luces y sombras

0
50
Paternidad en Panamá.

 

Por Nubia Piqueras Grosso

 

Panamá (PL) – Una onda verdaderamente explosiva resulta el proyecto de ley que propone la licencia de paternidad en Panamá por cinco días, un derecho que todos consideran justo, pero que los empresarios cuestionan porque afecta sus bolsillos.

 

Los primeros argumentos positivos se produjeron del Ministerio de Trabajo, cuyo titular, Luis Ernesto Carles, presentó la propuesta ante la Asamblea Nacional, y cuyos miembros acaban de darle el primer visto bueno, pese a las presiones del sector privado.

 

Para la presidenta del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Aida Ureña, la intención es positiva porque busca fundamentar las bases del hogar y la responsabilidad que debe tener el hombre para con su familia.

 

Sin embargo, hay que tener en cuenta la permanencia laboral del padre, porque “es un factor que incide dentro del núcleo familiar, razón por la cual este proyecto necesita ser evaluado en diversos aspectos para evitar los abusos”, apuntó.

 

Criterio que hasta cierto punto comparte la Cámara Panameña de la Construcción, la cual cuestiona que los gastos por este concepto sean asumidos por el empleador.

 

Lo ideal es que esos días de licencia de paternidad se carguen al fondo de vacaciones o de incapacidad del trabajador para que la responsabilidad sea compartida, expresó el presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, Juan Gabriel González, quien también aboga por menos días de permiso laboral.

 

Ante tales razonamientos, la máxima representante de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá, Nelva Reyes dijo: ‘Ni de las vacaciones, ni de los 18 días de incapacidad, porque estos son derechos ganados por los trabajadores.

 

“Somos un país con la peor distribución de las riquezas y la empresa tiene que compartir un poco de sus ganancias con los trabajadores”, aseveró.

 

Por su parte, la ex magistrada de la Corte Suprema de Justicia y especialista en el tema de familia, Esmeralda de Troitiño, celebró la iniciativa porque “tenemos que darle a los hombres el derecho a estar con sus hijos esos días, al tiempo que transformamos la irresponsabilidad paterna que existe en el país”.

 

Aunque para muchos panameños este tema resulta innovador, en países como Colombia, Venezuela, Argentina, Estados Unidos y casi toda Europa, la legislación que hoy se somete a debate en el Parlamento es una realidad, aseguró la viceministra de Trabajo, Zulphy Santamaría.

 

En un momento tan importante como el nacimiento de su hijo, debe prevalecer la justicia e igualdad, además de compartir y ser solidario con la madre, resaltó Reyes.

 

Según datos de la Contraloría, anualmente nacen en Panamá 70.000 bebés, de los cuales cerca de 45.000 son de padres trabajadores.

 

En la nación istmeña existen convenios de trabajo con este beneficio, por lo que de aprobarse el proyecto de ley, todos los trabajadores tendrán la oportunidad de gozar del nacimiento de su bebé y de las responsabilidades que ello implica.

 

Y aunque ciertamente los padres responsables no necesitan cinco días para ocuparse de los hijos, sino toda la vida como expresó la representante de la Cámara de Comercio Bárbara Soto, la licencia de paternidad es un derecho conquistado en muchos países y que en el Istmo trata de superar barreras para su adopción.

 

Con esta iniciativa, acotó Carles, buscamos promover la paternidad responsable y que el progenitor pueda gozar del nacimiento de su hijo y convivir con la esposa en un momento tan trascendental para la familia.

 

Agregó que este permiso laboral no es acumulativo ni excluyente, por lo que puede ser solicitado por hombres casados con su pareja, unidos o aun cuando vivan en casas diferentes, y para disfrutar del mismo deberán presentar la inscripción de nacimiento como prueba.

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que la medida promueve la igualdad de género en el ámbito laboral y del hogar; sin embargo, un estudio realizado en 2014 reveló que solo 78 países de los 167 incluidos en el reporte contaban con la figura de la licencia de paternidad.

 

Ante tales argumentos a favor y en contra, Gilma De León, de la Fundación para la Equidad de Género, fue categórica al plantear que Panamá no está preparada culturalmente para la implementación de una licencia de paternidad.

 

El problema más grande que enfrenta el país es que muchos hombres tienen hijos de diferentes madres y en algunos casos no se ocupan debidamente de ellos, sin contar que actualmente el momento económico no es el mejor para este tipo de iniciativa, subrayó.

 

Ausencia masculina: génesis de problemas en Panamá

 

Estudios recientes de especialistas panameños revelaron que los niños y niñas del país crecen, en su gran mayoría, sin una presencia masculina estable, lo que genera problemas sociales y rupturas familiares irreconciliables.

 

Situación cuyos antecedentes se remontan al siglo pasado, en tanto una investigación realizada por Otilia Arosemena reflejó que aproximadamente siete de cada 10 nacimientos en Panamá tuvieron lugar fuera de una unión estable y reconocida legalmente.

 

Fragmentación que su costo social se refleja hoy en la alta tasa de embarazos e infecciones de trasmisión sexual en adolescentes, la creciente violencia doméstica, el bajo rendimiento académico y laboral, y la generalizada crisis de corrupción pública y privada, según un artículo publicado en La Prensa.

 

Panorama que se agudiza con la falta de una política que recompense la paternidad responsable y la prevalencia de intereses religiosos conservadores que frenan la implementación de la educación sexual en las escuelas, precisó la fuente.

 

Mientras, una investigación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico indica que existe una relación entre la licencia del padre, la participación de los hombres en las responsabilidades familiares y el desarrollo infantil.

 

En tal sentido, la pesquisa reflejó que los padres beneficiados con esta normativa, en especial después del parto, muestran una mayor probabilidad de interacción con sus hijos.

 

“El hecho de consagrar en la legislación nacional un derecho legal a la licencia de paternidad será un indicador del valor que la sociedad atribuye al trabajo del cuidado de las mujeres y de los hombres, y propiciaría la igualdad de género”, reiteró la OIT.

 

En América Latina y el Caribe, sólo 13 de los 46 países que integran la región ofrecen a los hombres este derecho, que hoy Panamá debate entre luces y sombras.

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario