Las guerras globales y las potencias emergentes (IV)

Por Marco A. Gandásegui, hijo, Profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA

0
66
Movilización social contra las guerras globales.

Esta es la cuarta y última entrega de esta serie que analiza los conflictos globales que marcan el inicio del siglo XXI.

Las posibilidades en este momento, de un triunfo electoral de Donald Trump en las elecciones de noviembre de 2016 en EEUU, son cada vez menos remotas. Muchos de sus seguidores son elementos frustrados de la derecha norteamericana que hace poco simpatizaban con el Tea Party, grupo político que se inspiraba en los héroes de la guerra de independencia de EEUU (1776). Pero Trump también tiene un lazo muy interesante que lo une a los grandes capitalistas de su país, así como del extranjero. Su visión del mundo no es liberal (ni neoliberal), más bien es conservadora. No apuesta a la inclusión. Más bien, rechaza la visión “humanitaria” del capitalismo salvaje que promueven los Clinton, Bush y Obama (y sus antecesores).  

Con relación a Rusia, Trump –al igual que Kissinger– propone la subordinación de Moscú a EEUU como aliado, similar a las antiguas potencias europeas (Gran Bretaña, Francia, Alemania) y Japón. Kissinger es partidario de la “integración” de Rusia al “orden internacional”. Trump sostiene que EEUU tiene que evitar que China y Rusia se junten.

Los otros precandidatos a la Casa Blanca son partidarios de las consignas de Brzezinski. Hillary Clinton, favorita del Partido Demócrata, es partidaria de la confrontación en la medida en que esta política estimula la industria armamentista. Según las encuestas en EEUU, la señora Clinton tiene las mayores probabilidades de ganar las elecciones en noviembre. Seguirá la misma política en el escenario mundial que sus predecesores: Subordinar a sus aliados, crear el caos en las regiones que pretenden ser más autónomas y destruir los países que escogen otro camino que no sea el ‘consenso’ de Washington.

Las guerras globales y las potencias emergentes del siglo XXI  impactan directamente a América latina. Sin duda, los próximos años y décadas serán testigos de grandes transformaciones. Los cambios pueden ser muy beneficiosos para los países de la región que saben aprovechar la coyuntura. En cambio, puede ser un período de transformaciones negativas para aquellos países que no actúan a tiempo.  

Todo dependerá de las actuaciones de las clases sociales que tienen proyectos bien definidos y con capacidad de identificar a sus aliados, tanto a lo interno como en el resto de la región.  

La historia del capitalismo demuestra que los imperios más poderosos pueden ser vencidos por quienes producen mercancías. Los ingleses en una pequeña isla derrotaron el Imperio español y después acabaron con los ejércitos de Napoleón. Pusieron a China de rodillas en el siglo XIX. Se enfrentaron con éxito a todos sus adversarios, vendiendo mercancías a precios más baratos. Sólo fue en el siglo XX que fueron superados por los norteamericanos. Todo indica que los chinos, quienes han dominado el “arte” de producir más, con mayor calidad y más barato, serán los nuevos líderes capitalistas en el siglo XXI.

En Inglaterra las mercancías baratas las producían los campesinos despojados de sus tierras, a lo largo del siglo XIX, que fueron transformados en obreros industriales. En EEUU la revolución industrial fue alimentada por 60 millones de campesinos que cruzaron el Atlántico para entrar a las fábricas de los Rockefeller, Ford y otros en el siglo XX. En China, la Revolución la hicieron mil millones de campesinos que en el siglo XXI constituyen un ejército compacto de 300 millones de obreros y creciendo.

Los ingleses, norteamericanos y chinos lograron estos avances sobre la base de una disciplina y un sentido nacionalista (endogamia rayando con la xenofobia) de sus clases dirigentes que explotaron a sus clases trabajadoras hasta el límite. En el caso de Nuestra América, se requiere disciplina, un nacionalismo económico y un sistema laboral justo, para alcanzar las metas de bienestar que anhelan los pueblos. La disciplina es necesaria para erradicar la corrupción y evitar la infiltración de intereses extranjeros que desestabilizan cualquier proyecto de nación. El nacionalismo económico consiste en la reducción de toda actividad a las demandas y los intereses del país y su población. El sistema laboral justo es que cada trabajador recibe lo que corresponde a su contribución a la producción del país. En los casos anotados, con excepción de la cuestión laboral, el desarrollo capitalista se basó en esos principios.

La emergencia de las nuevas potencias y los conflictos globales que se anuncian para un futuro no muy lejano, pueden provocar desajustes inimaginables. Nuestra América tiene que estar preparada para enfrentar esos escenarios con planes de contingencia y mucha inteligencia.

No hay comentarios

Deja un comentario