La post invasión

0
44

La post invasión

Por Luis Navas P.
Docente universitario

Tras la invasión, el abogado Michael Pierce solicitó y recibió podres para representar a familiares de la invasión militar, principalmente civiles inocentes. Desde Panamá y junta a David y John Kiyonaga en EEUU, levantaron las investigaciones, recabaron pruebas para demandar al gobierno estadounidense por sumas millonarias para compensar a víctimas inocentes de la invasión. Lo cierto es que hasta ahora, el gobierno estadounidense se ha negado a pagar cualquier indemnización.

Varios fueron los esfuerzos de renegociar los Tratados Torrijos-Carter para conservar en el territorio panameño una fuerza militar estadounidense que atendiera tareas de comunicación e interceptación estratégica (especialmente satelital), el peinado aéreo de la vasta zona que se extiende desde Darién (Panamá), Colombia, Brasil, hasta la llamada Triple Frontera, y la coordinación de inteligencia militar con contrapartes de otros países (la base aérea de Howard e Isla Galeta, Colón).

Todos los tanteos de renegociar la permanencia de bases militares de EEUU en Panamá fracasaron, pero develaron el propósito no tan expuesto de invadir Panamá. Endara se negó tajantemente y Ernesto Pérez Balladares propuso que pagaran por su alquiler y luego abrió la puerta a un Centro Multilateral Antidrogas, peo la cerró cuando quedó claro que la verdadera intención de EEUU era prorrogar la presencia de sus bases militares en territorio panameño. Las Fuerzas Armadas trasladaron el puesto de control del Comando Sur a Florida y tuvieron que reactivar la Cuarta Flota para mantener una fuerza y capacidad operacional en la región.

El Comando Sur sigue haciendo en Panamá operaciones conjuntas de la Fuerzas Armadas de la región y realiza aquí, incluso en el área Canalera, ejercicios militares conjuntos, al menos uno por año. Estos ejercicios suponen “la defensa del Canal ante el posible ataque de fueras guerrilleras de izquierda”, como en tiempos de la guerra fría.

Todos los gobiernos post invasión negociaron con Estados Unidos acuerdos bilaterales, cediendo soberanía sobre sus aguas territoriales, espacio aéreo y su sistema jurídico. Bajo el supuesto de realizar operaciones de interdicción del narcotráfico, hay una presencia militar de EEUU en nuestro territorio, aunque sin aparentes bases militares. De hecho, varias operaciones sospechosas en las que han intervenido soldados estadounidenses en la frontera colombiana han sido reportadas por la prensa local.

A manera de colofón

El 20 de diciembre de 1989, para algunos, Panamá fue objeto de una brutal agresión militar; para otros, la acción militar estadounidense era la única alternativa para terminar la dictadura del general Manuel Antonio Noriega.

Lo ocurrido, por supuesto, estuvo totalmente en manos de EEUU. Tontos fueron los panameños que alentaron, solicitaron, y no la impidieron. El desenlace final, en considerable medida, fue el fruto de haber echado al olvido la advertencia del general Omar Torrijos, de cuidar la unidad nacional para impedir la agenda imperialista /Omar Torrijos Herrera, 17 de junio de 1978):

“…la República de Panamá rechazará con unidad, decisión y firmeza todo intento de cualquier país a intervenir en sus asuntos internos o externos”.

Un cuarto de siglo después, Panamá muestra síntomas de una sociedad enferma; la droga y la violencia pandilleril siembran muerte por doquier. La inequidad hace que algunos panameños mueran de hambre y oros vivan en la miseria. Estamos a merced de los egos y subordinados a los proyectos personales.

Somos optimistas y en algún momento los panameños sabremos ponernos de acuerdo y retomaremos la senda de un proyecto nacional amplio, e incluyente.

Así, el imprescindible desarrollo nacional, tal cual lo exigió el 13 de agosto de 1990, la Comisión de Reconciliación Nacional, debe ser propio y apuntalando a nuestra dignidad, independencia y soberanía.

Observación:

Este resumen forma parte del contenido del libro Protagonistas del Siglo XX Panameño.

No hay comentarios

Deja un comentario