La “pifia” de los jamones

0
39
La desordenada entrega de jamones revela incapacidad oficial.

La “pifia” de los jamones

Por Alberto Velásquez
Periodista

Un gobierno que no es capaz de repartir inteligentemente unos cuantos jamones, no se merece administrar un país. Demostró con hechos, su incapacidad para manejar una elemental logística. Sin embargo, para los efectos de materializar un negociado, sacrificando una vez más a quienes se enfrentan diariamente a las duras faenas del campo, sí fueron efectivos.

Así como ha ocurrido con los jamones, no sólo en el IMA, el MIDA y en otras instituciones como la Caja de Seguro Social, demuestran diariamente que esas instituciones son regidas por unos llamados directores que la han convertido en una caja de problemas sin resolver, y con presumibles actos de corrupción.

Habiendo transcurrido la mitad de la gestión del actual gobierno, a pesar de la ayuda recibida para su gobernabilidad, ha sido incompetente, prácticamente en todas sus manifestaciones.

Además de los líos con los jamones y las medicinas, no ha podido solucionar los temas del transporte, cada día peor que el anterior. Y no se hable de las calles y carreteras, precisamente por estar a cargo de un ministro más estadounidense que chitreano.

Los casos de la justicia pudieron ser en un momento la punta de lanza de una gestión prístina. Sin embargo, la ineptitud en el manejo del tema, provoca que el asunto se convierta en un bumerang. Cada día, hay menos credibilidad en la justicia, debido a que quienes antes inculpábamos, hoy hacen campaña política y hasta un prófugo nos envía descaradamente saludos de Navidad desde Miami, a través de una cuña de televisión.

Pero quizás en el renglón que mayor ineptitud han demostrado, ha sido el sector agropecuario, pese a que como lo hemos señalado anteriormente, un buen sector de la familia que maneja el país es millonario gracias a las actividades económica en el campo. Los sectores productivos tuvieron una leve luz en el camino, con un ministro que hizo el intento de cambio, pero fue suplantado por un timorato que lo más efectivo que ha hecho es ocultar lo que hace.

Al igual que sus homónimos, el ministro de marras cumple a cabalidad la descabellada orden de no aparecer en pantalla en uno de los programas con más sintonía en el país. Otra “pifia” increíble en la era de la comunicación.

Para la segunda mitad del mandato presidencial, no se esperan cambios sustanciales. Será más de lo mismo, pues la trayectoria así nos lo indica. Con perjuicio de quienes andan a pie, aumentará la desigualdad, a pesar de los guarimos de crecimiento, que son válidos para familiares y amigos privilegiados. Los negociados y juegos con el hambre continuarán, acrecentando la imagen negativa que tiene el país, ocultando a los responsables de sus papeles.

Deja un comentario