La encrucijada de Varela

1
57

Con la designación de Francisco Sierra en la directiva de la Autoridad del Canal de Panamá, el gobierno de Juan Carlos Varela, que tiene la posibilidad de designar seis nuevos miembros, tres en 2016 y tres más antes de las elecciones de 2019, demuestra un estilo y una intención similar a la que en su momento demostró Ricardo Martinelli, claro que con otros destinatarios.  

No ha habido allí cupos para personalidades representativas de aquellos sectores sociales que empeñaron sacrificios y vida, en la conquista del Canal de Panamá, sino espacio para  amigos y en el caso de Sierra, para un representante de determinados grupos económicos afectos al gobierno, aun en detrimento de otros.

Nada casual tiene el enojo del ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia, al denunciar supuestas reducciones en los aportes del Canal al fisco. Es que los números no cuadran, sobre todo cuando se han hecho planes a través del presupuesto nacional que ahora la ACP podría estar torpedeando. O se sientan a resolver el tema, o la batalla con Jorge Luis Quijano podría ser campal, porque en el tema parece no bastar aquello de “yo soy gobierno” para que las cosas fluyan en el sentido que algunos esperan.  

Entretanto emporios como la Zona Libre, el sector agrícola, la seguridad ciudadana y la estabilidad laboral expresan alertas de naufragio que han ido cobrando sus primeras víctimas.

Hace algunas semanas, los medios registraron reducciones de personal en los principales canales de televisión, igualmente en destacados impresos, a lo que algunas voces respondieron con rencor y desencanto, pensando que se trataba de malquerencias o de las luchas intestinas que se libran en algunos de ellos. Pero sucede que cuando algunas cosas empiezan a andar mal en la economía, las aprensiones empresariales comienzan por tirar abajo todas sus inversiones en materia publicitaria. Esa es la primera víctima de una guerra que se ve venir y donde reservar recursos y poner a salvo “lo que tenemos”, se convierte en prioridad de los inversionistas, y los despidos de periodistas, la reducción de las planillas en importantes empresas del sector privado, no está lejos de esa realidad.

Ello no asombra a los principales grupos económicos. Total, si los índices se mantienen, ganan, y si se caen, compran a la baja, pero nunca dejarán de ganar. No sucederá lo mismo con las capas medias y los sectores populares. Muchos dependen de activos económicos como la Zona Libre de Colón (ZLC), que redujo el número de compañías en ese emporio. En enero, 55 empresas abandonaron sus operaciones allí, sumándose a 125 que lo hicieron en 2015. Salvo el diagnóstico y una propuesta para que la Asamblea Nacional apruebe una ley de Puerto Libre, la administración Varela parece no tener un planteamiento en firme, ante la ZLC.

La caída de los índices de aprobación del presidente y de su equipo, a solo 18 meses de gobierno parece situar a Varela en una encrucijada en la que echa mano de una buena alianza, o endurece un estilo de gobierno en el que todo aparenta estar centralizado en el mandatario, incluidos los costos políticos que ello implique.

1 COMENTARIO

  1. David

    Felicitaciones por el esfuerzo, la imaginación al poder- señalaban los que luchaban en las calles de Paris. Porque no invitar a Tirios y Troyanos, a que opinen sobre el tema. Seria interesante que la nueva presentación y disposición de Bayano, se pudiera considerar como la Revista Siempre de México, una tribuna abierta a todas las ideas y expresiones, o como al inicio de la Etapa Democrática de España, el Club Siglo 20 que invito a Carrillo, Dolores Ibárruri, Manuel Fraga, Felipe González, Alfonso Guerra y a los sectores empresariales a discutir y pensar España.

    Asi seria la Presencia de Panama.

    Del modo que sea. Felicitaciones.

    rolando de la torre

Deja un comentario