Hiroshima y Nagasaki viven en el recuerdo mundial

0
153
Hiroshima recuerda a las víctimas de las explosiones atómicas. (Foto: EFE).

Hiroshima y Nagasaki viven en el recuerdo mundial

Por José de la Rosa Castillo
Docente de Relaciones Internacionales de la Universidad de Panamá

La ciudad japonesa de Hiroshima conmemoró el 71 aniversario del lanzamiento de la bomba atómica que mató a cientos de miles de personas al final de la Segunda Guerra Mundial. El acontecimiento fue recordado con una ceremonia en el Parque de la Paz, cerca del hipocentro de la explosión nuclear. Comenzó con un minuto de silencio a las 8.15 (hora local), tiempo exacto en que el avión B-29 “Enola Gay”, de las Fuerzas Aéreas estadounidenses lanzó el 6 agosto de 1945 el “Little Boy”, nombre con que Estados Unidos bautizó al primer artefacto nuclear dirigido a zonas pobladas.

Cierto es que la guerra entre japoneses y estadounidenses estuvo marcada por la pérdida de muchas vidas humanas, pero la caída del poderío nazi en Alemania empeoró el panorama para los japoneses. Lo que inclinó la balanza a favor de los aliados, fue el desarrollo, en secreto, de la bomba atómica, bajo el nombre en clave de “Proyecto Manhattan”. Ese proyecto militar agrupó a eminencias científicas, como Robert Oppenheimer, Niels Böhr y Enrico Fermi, con el objetivo de desarrollar la primera bomba de destrucción masiva, antes de que pudieran hacerlo los alemanes.

La investigación culminó con “Trinity”, nombre que se daría al primer ensayo atómico realizado en el desierto de Alamogordo, en Nuevo México, el 16 de julio de 1945. Pasadas tres semanas de ese primer ensayo, un artefacto nuclear cargado de Uranio-235 hacía blanco en la ciudad de Hiroshima. Tres días después, el 9 de agosto, “Fat Man”, su hermano mayor, esta vez cargado de Plutonio-239, lo haría sobre la ciudad de Nagasaki. La energía liberada tras el estallido de las bombas atómicas desató un verdadero infierno y precipitó la caída del imperio de Japón.

Estados Unidos redujo a escombros a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.
Estados Unidos redujo a escombros a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

En la ceremonia conmemorativa, el alcalde de la ciudad de Hiroshima, Kazumi Matsui, pronunció un emotivo discurso. Al acto asistieron el primer ministro nipón, Shinzo Abe, y representantes de 91 países, entre ellos el Reino Unido, Francia y Rusia, así como jóvenes de la ciudad, y supervivientes de la bomba, colectivo conocido en Japón como “Hibakusha”. Esa organización social pidió a Abe “que mantenga la determinación que mostró junto a Obama durante su histórica visita para lograr un mundo libre de armas nucleares”, algo que “manifiesta el noble pacifismo de la Constitución japonesa”, y que el “Gabinete nipón busca modificar”.

La bomba lanzada sobre Hiroshima hace 71 años, detonó con una intensidad de unos 16 kilotones, a unos 600 metros de altura cerca del parque donde tuvo lugar la ceremonia. La explosión acabó de forma inmediata con la vida de 80.000 personas. A fines de 1945, la cifra de víctimas del potente estallido nuclear se elevó a 140.000 y en los años posteriores las defunciones por el efecto de la radiación eran más del doble.

Irónicamente, “Trinity” reveló la capacidad del ser humano para, crear algo capaz de destruir todo aquello que había construido, incluido su propio mundo. Lo ocurrido en Hiroshima demostró que la principal potencia mundial sería capaz de hacer uso de ese poder. En Nagasaki, confirmó que se atrevería a repetirlo de nuevo.

Deja un comentario