“Hay que construir en Panamá un Estado nuevo”

3
351

Entrevista

“Hay que construir en Panamá un Estado nuevo”, Ivanor Ruiz

  • La unidad de las organizaciones sociales debe ser un objetivo concreto y prioritario, ante los serios retos de Panamá, y la necesidad de proteger el patrimonio de todos los panameños, amenazados por el expolio y la codicia.

 

  • Hay un desencanto con las promesas electorales de lucha contra la corrupción y la eliminación del soporte jurídico e institucional urdido por el ex presidente Ricardo Martinelli, que permanece intacto en la actual administración.

Por David Carrasco
david.carrasco@bayanodigital.com

Para resolver el grave problema de despojo material que afecta a Panamá, es necesario “destruir las bases del Estado viejo y construir un Estado nuevo de democracia nacional, pluralista y participativo, que impulse políticas sociales y culmine la liberación nacional”, dijo el coordinador general interino del Partido del Pueblo, Invanor Ruiz.

En un diálogo con Bayano digital, sobre las principales tareas del movimiento popular, el dirigente político planteó que se requiere el diseño de una plataforma movilizadora, en la que tengan cabida los sectores progresistas, incluso de algunos elementos de la antigua Cruzada Civilista que coinciden en la lucha contra la corrupción y podrían contribuir a la construcción de un país más humano.

Ruiz, ingeniero agrónomo de profesión, con una maestría en planificación de recursos hídricos, abogó por la identificación de puntos comunes que coadyuven a la convergencia de enfoques para avanzar y contener la ola derechización desatada en países de Latinoamérica, con la cual se pretende borrar las conquistas sociales de pueblos enfrentados a un modelo económico expoliador.

Indicó que este país vive un “período de agotamiento” del modelo aplicado por la invasión de Estados Unidas a Panamá, iniciada el 20 de diciembre de 1989 y que tuvo su máxima expresión en el gobierno del ex presidente Ricardo Martinelli (1994-1914). Añadió que para poder darle el soporte a ese modelo antidemocrático, los ideólogos del sistema recurrieron a la autocracia.

Ruiz adujo que pese a la presión ejercida desde el poder para acallar las voces contestatarias y movimientos reivindicativos, hay un eje transversal que unifica a las organizaciones sociales en Panamá: “una posición de rechazo a las recetas neoliberales, a querer someter todo a las leyes del mercado, a que las cosas se hacen cuando son negocios y no cuando son necesarias para la población”.

Indicó que otro gran rechazo se percibe en el comportamiento de las mayorías que repudian los métodos mafiosos y la corrupción que afectan a los sectores populares. Sin embargo, advirtió que muchos dirigentes de movimientos sociales no tienen plena conciencia del momento histórico, así como de las oportunidades y las amenazas, y la fragmentación de esos movimientos. Añadió que algunos tienen actitudes y aspiraciones vanguardistas que los induce a ser “cabeza de ratón”, en vez de “cola de león” en el escenario político.

Peligros latentes

Ruiz resaltó que los análisis del Partido del Pueblo revelan que en la medida que sea profundizada la crisis, empezarán a aparecer en el horizonte peligros de un desenlace de derecha, incluso con la aproximación a posiciones neofascista. Aclaró que ese mismo hecho podría ser una especie de acicate para que ocurra, probablemente, un sacudimiento de la conciencia colectiva y surja un anhelado entendimiento entre fuerzas progresistas.

“Yo he observado en varios encuentros, en algunos grupos de la izquierda panameña, mucha sensatez, lo que indica que las cosas (relativas a una posible alianza) vayan madurando. Pero, ello no es suficiente, porque el ritmo del deterioro de la crisis social y política en el país es mayor que el ritmo de la maduración de la conciencia de las fuerzas progresistas, de entender que la unidad es fundamental en este momento. Ello es preocupante”, puntualizó.

El dirigente político reseño que los métodos mafiosos entronizados durante la administración Martinelli ˗˗acusada de espionaje y contraespionaje en perjuicio de los panameños˗˗, únicamente pueden ser derrotados a través de la movilización social. Insistió en el argumento de que no hay que dejar abierta la puerta para que esos métodos resurjan en contra de las fuerzas sociales en este país.

Andamiaje perverso sigue activado

Advirtió que pese a las promesas electorales, de desmontar el andamiaje de expolio y represión, instaurado durante el pasado gobierno, aún siguen vigentes esos mecanismos que conspiran contra los intereses nacionales. Pese a ello, planteó que en la medida que el pueblo organizado se movilice y utilice las redes sociales y sistemas de información, será reducido el campo de maniobra de grupos económicos antinacionales.

Sostuvo que en el tema canalero faltó una mayor coordinación de las organizaciones sociales, que pudieron haber influido en la designación de integrantes de la Junta Directiva de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), que es el principal activo de la nación panameña. ”Quien haya estudiado Matemática, sabe el resultado de la suma de distintos vectores, lo que también ocurre en el ámbito político, donde se requiere una respuesta unitaria y contundente” para definir acciones comunes, acotó.

Ruiz planteó que si el movimiento popular espera obtener resultados distintos, es necesario ver cómo va a ser construida esa fuerza que el país necesita para poder avanzar. En ese sentido, estimó que “hay extraordinarias posibilidades para el trabajo de fuerzas progresistas”, pero ello implica mejorar las condiciones de participación de los sujetos, en procura de objetivos y resultados concretos.

Explicó que la reciente gira del presidente estadounidense Barack Obama a Cuba y Argentina responde, fundamentalmente, a la necesidad de Washington de retomar su papel hegemónico en la región. Indicó que frente al fracaso de su política hostil contra Cuba, se ha planteado una política de “buena vecindad, pero metiendo el codo por debajo y zancadillas”, mientras que contra el Cono Sur mantiene la desestabilización y prepara golpes de Estado.

Remarcó que los panameños están en la obligación de trazar su propio destino, pero esa aspiración debe ser materializada a través de un programa de las organizaciones sociales, dirigido a desmontar el andamiaje que ha servido para el persistente saqueo de las riquezas nacionales, y salvar al país de una debacle.

3 COMENTARIOS

  1. La opinión de Ivanor Ruiz aclara las perspectivas de un enfoque unitario de la lucha social. Hay que despojarse de pretensiones vanguardistas.

Deja un comentario