Exigen reivindicar memoria histórica tras invasión de EEUU a Panamá en 1989

0
33
Presidente Juan Carlos Varela, junto a Trinidad Ayola.

Exigen reivindicar memoria histórica tras invasión de EEUU a Panamá en 1989

(Redacción de Bayano)

La presidenta de la Asociación de Familiares y Amigos de los Caídos el 20 de diciembre de 1989, Trinidad Ayola, aseguro que reivindicar a combatientes y víctimas durante la invasión de Estados Unidos a Panamá, es un “mandato histórico” a favor de la soberanía panameña sobre todo su territorio.

Ayola, mayor en retiro de la Policía Nacional cuyo esposó murió en combate contra unidades Navy Seal de Estados Unidos, destacó que una de las demandas irrenunciables de la Asociación, es que la fecha sea declarada por el gobierno de Panamá Día de Duelo Nacional.

En las conversaciones con representantes de la Cancillería panameña, los integrantes de la Asociación han insistido en la necesidad de integrar una comisión investigadora que documente los casos de personas muertas o desaparecidas en la invasión.

La vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores de Panamá, Isabel Saint Malo de Alvarado, ha insistido en la necesidad de que Panamá concluya ese capítulo inconcluso de la historia nacional, que trajo dolor, desangramiento y destrucción a las familias panameñas.

Al respecto, Ayola comentó que es necesario que Panamá exija a Estados Unidos una reparación de daños físicos, económicos y psicológicos causados por los bombardeos indiscriminados, y que aflore la verdad de un hecho traumático que conmovió al mundo,

En 1988, un año antes de la invasión, Washington había sometido a Panamá a un cerco económico, político y diplomático, para forzar la salida del poder del general Manuel Noriega, a quien consideraba un estorbo en los planes para asegurar los intereses geopolíticos y militares de Estados Unidos en la región.

El 20 de Diciembre de 1989, unos 26 000 soldados de las unidades de elite, de los comandos navales, del ejército y la 82.ª División Aerotransportada ejecutaron contra Panamá, de forma sorpresiva y con nocturnidad, la operación “Just Cause” (Causa Justa), en la que utilizaron armamento destructivo e innovaciones letales.

La justicia ayuda a refrescar la historia

Miles de panameños vivieron los horres de los bombardeo en el barrio mártir de El Chorrillo, en la Ciudad de Colón y Río Hato. Tropas estadounidenses encontraron allí fuerte resistencia, pero la población civil aturdida por los ataques fue retenida.

Muchos civiles que perdieron sus hogares incendiados terminaron recluidos en campos de concentración rodeados con alambre de seguridad y sometidos a vigilancia por varias semanas, en un acto deleznable y violatorio de los derechos humanos.

Ayola manifestó que es necesario que las nuevas generaciones sepan lo que ocurrió en ese momento histórico y por qué gran cantidad de cadáveres de panameños sin identificar fueron cremados o arrojados en fosas comunes que aún no han sido abiertas.

En ese sentido, destacó la iniciativa de erigir monumentos dignos a los caídos. Añadió que hubo quienes perdieron la vida defendiendo a la patria de la primera potencia mundial que convirtió a Panamá en un laboratorio bélico para futuras misiones en Irak y Kuwait.

La activista indicó que uno de esos monumentos conmemorativos podría ser construido en el barrio de El Chorrillo, otro en el cementerio Jardín de Paz y otro en la Cinta Costera, para no olvidar a los caídos, viudas, huérfanos y lisiados en la invasión.

Deja un comentario