Estados Unidos aprueba el uso de un algoritmo que predice la muerte

0
9
Duspositivo para monitorear a los pacientes. (Foto: iStockPhoto.com).

Por Leonardo Gimeno | amlat@rcinet.ca

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), aprobó y autorizó el uso en suelo estadounidense de un algoritmo que puede anticipar muertes repentinas debido a episodios relacionados con el sistema cardiorrespiratorio. En realidad, por el momento, este nuevo algoritmo podrá ser utilizado en hospitales dentro de ese país. Esta nueva plataforma, llamada Clínica WAVE, monitorea los sistemas vitales del paciente y envía alertas a los dispositivos inteligentes conectados hasta seis horas antes de que el paciente sufra un ataque cardíaco o respiratorio potencialmente mortal.

Con el uso de la Inteligencia Artificial (IA) los médicos que trabajen en esos hospitales podrán predecir cuándo sus pacientes podrían estar cerca de la muerte. Y con el uso de este algoritmo, se espera poder reducir el alto número de muertes inesperadas en los Estados Unidos.  Cerca de 400 mil personas al año mueren prematuramente en dichos hospitales según un estudio realizado en el 2013 por un diario especializado.

Básicamente, se trata de un programa de computación que analiza en tiempo real los datos de pacientes que son sometidos a un monitoreo continuo en hospitales y gracias a su programación, permite calcular el riesgo de que estos enfermos puedan tener un ataque al corazón o una falla respiratoria. Este sistema, llamado “Índice de Seguridad Visencsia” es capaz de rastrear los signos vitales de pacientes muy enfermos y calcular el riesgo de caer en “deterioro temprano” entre 6 y 8 horas antes del evento puntual.

WAVE examina los signos vitales del paciente, entre ellos la frecuencia cardíaca y respiratoria, la presión arterial y la temperatura corporal entre otros. Mary Baum, directora estratégica de Excel Medical explicó que el estudio de estos datos puede indicar que algo no funciona bien mucho tiempo antes que cualquier sistema vital se salga de control lo suficiente como para disparar alertas de emergencia al personal médico. Es decir, que una leve disminución de la frecuencia respiratoria por sí sola no puede indicar a los métodos normales que algo está pasando pero esta disminución, sumado a un aumento de la presión arterial sería una señal de advertencia a tener en cuenta antes del deterioro definitivo. Dicho algoritmo fue desarrollado a partir de la información y estudios médicos de miles de pacientes que en conjunto funcionan como una gran base de datos para alertar antes del episodio a los responsables de la salud.

Lance Burton, gerente general de ExcelMedical explicó que la realidad en los hospitales es muy compleja pues los servicios de salud están atravesando una tormenta perfecta pues los pacientes viven más años pero se enfrentan al mismo tiempo a más enfermedades crónicas. Con el uso de este algoritmo, se podrá actuar antes de que el proceso del episodio en sí haya comenzado. Según Burton, este algoritmo facilita muchísimo la tarea pues el ser humano no puede procesar toda la información de un paciente para saber exactamente cuándo comienza el deterioro. Esta plataforma es capaz de realizar una lectura cruzada de información para anticipar “patrones” que no podrían ser reconocibles fácilmente por el equipo médico. Mary Baum explica que en realidad no son sólo datos brutos sino que el algoritmo puede ver la tendencia y la correlación entre todos los datos para ayudar en un momento tan crucial.

El monitoreo se realiza a distancia pues el sistema funciona a través de una aplicación que puede ser instalada en teléfonos inteligentes, tabletas o computadores conectados a internet. El algoritmo evalúa la información recibida del paciente y la entrecruza cuantificando el nivel de riesgo de 0 a 5. Si el paciente en cuestión sobrepasa el número 3 en dicha escala, envía automáticamente un mensaje de alerta para desencadenar la intervención médica. Durante los ensayos clínicos realizados en la Universidad de Pittsburgh, se compararon dos grupos de pacientes ancianos, uno con el sistema WAVE y el otro de manera habitual. El grupo de control registró seis muertes inesperadas mientras que no se registraron víctimas en el grupo de ensayo conectado con el algoritmo.

La predicción de la muerte en un campo amplio en las investigaciones tecnológicas de hoy en día, gracias a la aplicación de algoritmos de inteligencia artificial.

En definitiva, es un hecho que no todos los pacientes a quienes se les detecta la posibilidad de un ataque cardíaco o respiratorio podrán ser salvados, esta nueva plataforma podrá contribuir a salvar muchas otras. La empresa creadora de este sistema trabaja de forma ininterrumpida para el desarrollo de otros algoritmos para anticipar y prevenir otro tipo de muertes relacionadas con enfermedades conocidas, como por ejemplo, la septicemia. .

Fuentes: Excel Medical, UPMC, BBC, Gizmodo, IFL

Deja un comentario