El oscuro mercado de esclavas sexuales de Daesh

0
6
Mujer atrapada por Daesh. (Foto: @AFP 2017 / Safin Hamed).

El grupo terrorista Daesh –autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países– se dedica al comercio de esclavas sexuales yazidíes en Siria, declaró a Sputnik el activista yazidí en Irak Husein Jansuri.

Sputnik

Los precios en el mercado de las esclavas de Daesh oscilan entre los 10.000 y los 20.000 dólares por mujer. Jansuri informó de que las mujeres yazidíes son las más cotizadas ya que son muy diferentes a las iraquíes y suelen tener el pelo rubio y los ojos claros.

De acuerdo con el activista yazidí, las esclavas más valiosas son las jóvenes de entre 11 y 20 años.

Jansuri informó de que también existe en Irak una red de búsqueda y recompra de esclavos por parte de sus parientes. La mayor parte del rescate pagado se la queda la persona que puso a la venta al secuestrado. Luego, el esclavo es transportado al Kurdistán iraquí, donde es recogido por sus parientes.

Por su parte, el jefe del Centro para la Ayuda de los Yazidíes Secuestrados, Husein Qaidi, declaró a Sputnik que desde que se fundó la organización en 2014, los activistas han logrado liberar a 3.178 personas –entre ellas, 1.128 mujeres– en el territorio de Siria e Irak. No obstante, más de 1.000 personas siguen siendo cautivas de Daesh.

Esta foto se publicó en Twitter (@Fadel_alHadidi) con el rótulo “Militante de EI anuncia su boda con una aterrorizada niña de 7 años”.

Más información

Una de las prisioneras y concubinas de origen yazidí de Daesh compartió con Sputnik los detalles de su estancia en el cautiverio sexual de los terroristas.
La mujer, llamada Zeinab, junto con otras yazidíes, fue secuestrada en 2014 por los extremistas de Daesh –organización terrorista proscrita en Rusia y otros países– después de que estos tomaran su pueblo natal en el oeste de la provincia de Nínive, en Irak.

“Me vendieron al extremista Abu Jaafar cuya mujer me golpeaba frecuentemente porque pensaba que yo quería robarle el marido”, recordó al añadir que “ni siquiera se daba cuenta de que fui una víctima esclavizada”.

Zeinab detalló que las mujeres de Daesh se comportaban peor que los hombres, maltratando e incluso envenenando a las concubinas y sus hijos.

Después, prosiguió Zeinab, fue revendida a un precio de 13.000 dólares a otro grupo de terroristas. El precio fue tan elevado, según indicó, debido a que ella hablaba árabe, recitaba el Corán y sabía manejar bien un hogar.

No obstante, sus nuevos “dueños” no abusaban sexualmente de ella porque se asustaron, ya que después de la estancia en la casa de Abu Jafaar la mujer sufrió un trauma psicológico y enfermedades en el sistema reproductivo.

No hay comentarios

Deja un comentario