El Libro de Omar

0
40
Manuel Orestes Nieto.

Fundación Omar Torrijos

El Libro de Omar

Presentamos a nuestros lectores, las palabras pronunciadas por Manuel Orestes Nieto en la presentación del libro: Omar Imágenes, quien realizó la edición y tuvo la responsabilidad de contenidos; las fotografías -muchas de ellas inéditas hasta ahora- son del fotógrafo estadounidense Tom Zimberoff, quien estuvo con el general Torrijos por más de dos años, y cuya colección es hoy patrimonio de la Fundación Omar Torrijos.

El diseño del libro es de Salomón Vergara y la coordinación de la impresión de Vladimir Franco. El acto de reapertura de la sede de la Fundación Omar Torrijos, remodelada, se realizó el 18 de noviembre y fue encabezado por el presidente de la Junta Directiva, ex presidente de la República, Martín Torrijos Espino.

Buenas noches a todos, torrijistas y amigos de la Fundación Omar Torrijos. Escuchando las palabras del Presidente de la Junta Directiva, preciso que hoy nos reunimos alrededor de un patriota y que esta es su casa.

Cuando uno dice en la casa de Omar, es también como decir: la casa de la Patria; en nuestra casa-país, en una casa que es esta Fundación. Tengo la sensación de que, a partir de esta noche, nuevamente muchos torrijistas irán llenando esta casa remodelada, abierta, en sus salas, sus patios, su centro documental de la memoria histórica y vida de Omar y de Panamá.

Este es el primer esfuerzo editorial por divulgar e irradiar el pensamiento de Omar, su legado, preservar la fuente de luz que viene de él, ilumina el presente y es un puente luminoso hacia el futuro. Esta es y será una misión permanente de la Fundación, especialmente para las generaciones que en el tiempo no tuvieron la experiencia y vivencia de Omar Torrijos. Su vigencia y conocimiento son imprescindibles.

Nos sentimos sumamente orgullosos porque lo tenemos a él, al más ilustre, notable, extraordinario y trascendente de los panameños en toda su historia, por su obra como estadista, liderazgo independentista, sencillez humana y por ser idéntico a su pueblo.

Quiso la historia que Tom Zimberoff pudiese acompañar al general en un tramo de su vida y de años intensos en la vida de la nación. Quiso la vida que pudiésemos tener como patrimonio de la Fundación 17 mil imágenes, los negativos de las fotografías que él tomó durante unos dos años del general, de Panamá y de una época. Quiso el general que Tom y Chuchú entrarán con Omar Torrijos un día casual al Canal y que quedarán para siempre las históricas fotografías en las Esclusas de Miraflores. Quiso el azar concurrente que tuviéramos los textos de quienes le acompañaron e hicieron junto a Omar la epopeya nacional de la conquista soberana y, sobre todo que tuviéramos su ideario, sus partes al pueblo, sus intervenciones públicas, su voz y sus palabras intactas.

El Libro de Omar, es el trenzado de todo ello. De una selección que pasó de 17 mil a 1500 fotografías y luego terminar en cerca de 200. Es un elixir de un tiempo irrepetible.

Tenemos la placenta viva de la colección completa y de allí saldrán más y más libros para ilustrar, ver y reconstruir aquellos años descolonizadores y libertarios.

Con las 200 procedimos a realizar un hilo conductor, con el contexto de una época y un objetivo nacional y ensamblamos los textos y citas, que son unas 50 y que pintan al general Torrijos desde distintas facetas e incluimos las frases extraídas de su ideario, discursos y entrevistas.

Así las imágenes de Toma Zimberoff se funden con el testimonio y surge un espectro de voces, como por ejemplo: Jimmy Carter -quien en una entrevista declaró que el reto más difícil vida fue que se aprobaran los Tratados Torrijos-Carter, incluso más difícil que llegar a la presidencia de los Estados Unidos-; Gabriel García Márquez, Alfonso Lopez Michelsen, José López Portillo, Fidel Castro, Felipe González, Mario Vargas Llosa, el sacerdote Carlos Villalobos, Demetrio Basilio Lakas, Aristides Royo, Rómulo Escobar Bethancourt, Nicolás Ardito Barletta, Jorge Illueca, Adolfo Ahumada, Jorge Eduardo Ritter, Juan Antonio Tack, Juan Materno Vásquez, Gerardo González, Edwin Fábrega, José Renán Esquivel, Reina Torres de Araúz y muchos otros.

Y para una lectura amable, concebí que los textos debían ser precisos, ilustrativos, cortos y significativos por su contenido y revelación para acompañar las imágenes, la mayoría de gran formato y que hablasen por sí mismas. La estructura está compuesta de 9 ambientes -no cronológicos- y se incrustó un texto de Omar Torrijos completo dentro del libro: el fundamental documento titulado la Línea. El libro tiene 12 pulgadas de ancho y hay algunas imágenes de 24 pulgadas extendidas en todo el volumen abierto; las páginas son unas 175 páginas e incluye reseñas biográficas del general torrijos y una ficha del fotógrafo Tom Ziberoff.

Así: las fotografías, textos y frases quedan articuladas en esos ambientes que integran el Libro de Omar y que, brevemente, describo, por sus títulos, que, a su vez, resumen momentos estelares, sitios, íntimamente ligados a las luchas por la reconquista del Canal, al general Torrijos y al protagonista principal: nuestro pueblo. Los titulamos:

•El Viejo: El hombre, su hamaca, Farallón, Contadora, aquel niño ya hombre empinando cogiendo mangos como en Santiago de Veraguas -fotografía que usó también el negociador jefe de los Tratados Romulo Escobar Bethancourt como portada para sus memorias.

•Patrullaje doméstico: en su helicóptero que recorrió miles de miles de millas por la geografía nacional,, el avión FAP 100 por el Darién de gira, zonas rurales, urbano-marginales, lanchas de salud de cabotaje llevando salud igual para todos, con campesinos, indígenas y afropanameños. Un hombre-pájaro incansable, inmerso en todo el territorio nacional.

•Coclesito: ese que fue y será siempre su hogar, hacia donde iba el 31 de julio de 1981, un día de lluvias y dolor; Omar imponente en uniforme de fatiga, en sus soledades, sus reflexiones, con su familia campesina, el río que en secuencia de fotos asombrosas y únicas podemos ver al padre de muchos hijos, en un chapuzón, la escuela que se construye antes que un país.

•Causa mundial: En esa Francia imponente y recién golpeada en su corazón, Tito, los No Alineados, España y sus reyes, Israel y Begin, Alejandro Orfila, Olof Palme, Kurt Waldheim, Gulio Andreoti, el negociador Elston Bunker, el desierto, los países nórdicos, Europa, y la Casa Blanca a la que entró la dignidad de Panamá en la persona de Omar Torrijos y su equipo enarbolando nuestros derechos históricos. Son las fotografías de un mundo que nos acompañó, de un mundo que buscamos y donde encontramos la solidaridad tangible como tocar roca o acero.

•5 de mayo: Esa plaza -corazón de la capital de Panamá- donde el pueblo era la máxima jerarquía, esa multitud de patriotas, los mítines multitudinarios, y esa frase eterna: ¡Gobernador de qué!, las banderas, las pancartas, las consignas. Las fotos de Tom Zimberoff que han captado el rugir de nuestro pueblo.

•Tratados Torrijos-Carter: el año fabuloso de 1977, la firma de los Tratados Torrijos-Carter, las imágenes del referéndum, la histórica conferencia de prensa donde el secreto mejor guardado se devela: si era rechazado el Tratado explotaría el Canal, la tarima y esta realidad que destruyó la injusticia de un país partido y que uniría su tierra veintidós años después, un 31 de diciembre de 1999, como fue pactado, como lo logró Omar.

•Canal: como ya señalé, la secuencia de su presencia en Miraflores que se adelanta felizmente a su sentencia de que querer entrar a la Zona del Canal y no a la historia, la cerca y los soldados de ocupación, los barcos y portacontenedores, los naves gigantes, la riqueza del mundo en tránsito y del otro lado las fotos conmovedoras de la marginalidad, la pobreza, el San Miguelito de lomas e inmigrantes del campo, la niña y sus ojos tristes.

•La Línea: para ver en un sólo texto la estrategia torrijista por ser país y el equilibrio para estar en el poder, este documento siempre deberá ser leído.

•Chuchú: Fue tal y tan grande aquella relación que es imposible pensar en Omar sin que emerja José de Jesús Martínez. Su pluma, sus ideas, su lealtad, su amor. Escolta, sargento, doctor. Organizador del ideario torrijista esa pieza, la clave, nuestra plataforma, nuestra inspiración. Chuchú el amigo, hermano y compañero que vi muchas veces en un entramado de dos vidas fusionadas y la lealtad total a un mismo pabellón.

•Época: son las fotos de Zimberoff cuando giró la cámara para retratar el contexto del país, en sus recorridos tomaba imágenes de esa época y que revelan un ánimo popular y una adhesión esperanzadora, entusiasta, sin dudas, a la lucha por la independencia y el Canal.

•Soy un soldado de América Latina: el militar, el de uniforme, el de sus guerras victoriosas, como los grandes capitanes libertarios de América Latina.

•Y OMAR: El propio general Torrijos toma una cámara de Zimberoff para fotografiar al fotógrafo y es fotografiado fotografiando, para cerrar el libro con su sombrero, sus laureles de general su firma, indeleble, del tamaño de un país y su sentencia del faro que nos esperará siempre, más allá de toda muerte, con un patriótico salud militar.

Hoy, cuando nos reunimos en la casa de Omar, cuando recibimos a un viejo amigo de El Viejo, a Tom Zimberoff que tuvo el privilegio de eternizar con fotogramas su figura y su escalada hasta la cima y plantar la bandera, me digo y les digo: Lo que de él heredamos es y será siempre la patria misma, el país convocado por un objetivo nacional, una mística tangible, un salto de un gigante, nuestros derechos reivindicados, el trazo desde él hacia el presente y el futuro, en el Torrijismo y con misiones pequeñas y grandes que cumplir por el país de la equidad y la honradez, en el afecto y la gratitud, en la vigencia y proyección solar de sus ideas.

Yo, animado por todo esto ensamblé un libro que es de Omar, sobre Omar, ante Omar, con Omar, para Omar Torrijos y que Tom Zimberoff fotografió con asombroso talento.

Gracias.

Ver video sobre fotos de Zimberoff tomadas a Omar Torrijos, en la siguiente dirección electrónica:

No hay comentarios

Deja un comentario