El Dedo

0
184

El Dedo

Por Niko Jones

  • El embajador de Estados Unidos, John Feeley, cree ser el papá de los panameños. Llegó a Panamá con un rejo en la mano. Si William Penn viviese, diría: ¡Cálmate Feeley, que ya no estás en la academia militar, ni dando vueltas en helicópteros!
  • Vuelven los “chupamedias” de todos los partidos a ponerse a órdenes de Washington, tras los escándalos financieros. Sepan que en política internacional, al que se arrodilla, lo ponen a lamer betún, para dar brillo a los zapatos del amo blanco.
  • Ya lo decía Omar, en su mensaje de dignidad hacia la Juventud: “el que se aflige, se afloja”. También predijo que cuando los jóvenes se agachan, como pusilánimes, al llegar a viejos se vuelven pícaros, relamidos y arrastrados.
  • Los colonenses no tolerarán más engaños, con el cierre de empresas. Las organizaciones del movimiento social están repasando la historia del día en que ardió Colón, para que la crisis no agarre al pueblo con los pantalones abajo.
  • Este es el mensaje de los colonenses para quienes llegan a su ciudad con valijas llenas de dólares y las enseñan desde lejos: “el proyecto Colón Puerto Libre se puede ahogar en un vaso. Recuerden la maldición de Pedro Prestán, el ahorcado”.
  • Arde Chiriquí, por conflictos con el agua. La coordinadora Bugabeña contra las Hidroeléctricas denunció que hay 73 concesiones hídricas en esa provincia, de las cuales 34 son proyectos en ejecución. Urge poner un alto al saqueo.
  • Ahora que la frontera con Colombia huele a pólvora, con tanta gente del Senafront enviada allá, ¿por qué en las calles de Panamá hay más “paisitas” cantando porros y bailando joropo? ¿Tendremos Macondo propio, con “Ninja Turtle” incluido?
  • Al gobierno varelista se le están poniendo las cosas “color de hormiga”, debido a asesinatos entre mafiosos del transporte. Hay que desarmarlos a todos y enviarlos a la cárcel, antes de que agarren al Órgano Ejecutivo por el cogote.
  • Los usuarios del transporte colectivo siguen contra el piso. Las demandas de gente lisiada por los enloquecidos choferes de “Diablos Rojos” y Metrobuses, convertidos en el terror de las calles, están en la basura ¿Hasta cuándo abusan los canallas?
  • Tampoco se salvan los habitantes de la urbe. Vivirán los días de “Venecia sin ti”, cuando vean flotar autos y casas, a causa de rellenos hechos por empresas inmobiliarias en manglares de Juan Díaz. Esos se llama capitalismo salvaje, ¿o no?
  • El mérito de ese desmadre lo tiene el testigo protegido de los gringos: el Súper agente 99. Dio concesiones a tutiplén en los humedales, que tienen a la comunidad de Juan Díaz en ascuas. Cada vez que llueve, empieza la pesadilla de los pobres.
  • Varela quiere a súper ministros integrados a un gabinete “anti crisis”. Recomendamos que busque en páginas amarillas del directorio telefónico. Si no están allí, no existen, y punto.
    Por cierto, no criticamos el tinte de cabello dorado que estrenó el mandatario, heredero del “Fufo”. Son cosas íntimas que hay que respetar. Los “resbalosos” también se pintaban el pelo y la gente los veía como una curiosidad en el Carnaval.
  • En la ACP, mandaron a comprar pan francés, por si acaso viene a la inauguración de las nuevas esclusas François Hollande, el presidente de Francia. Eso se llama ser optimistas, en medio de la sacada de mugre de los “Panama Papers”.

No hay comentarios

Deja un comentario