El Dedo

1
177

El Dedo

Por Niko Jones

  • Dicen que “Chitré es la ciudad que crece sola”, en alusión al auge comercial y urbanístico, pero su mayor récord está en la deforestación. Ganó el premio de la verraquera por la gran contaminación del río La Villa, convertido en una cloaca.
  • Una pregunta ecológica: ¿estarán conformes los habitantes de Guararé, la tierra del chucu chucu, de soportar de por vida, que su principal afluente reciba descargas de aguas servidas del distrito de Las Tablas? ¿Tendrán allá vocación de mártires?
  • La Caja de Seguro Social (CSS) pidió disculpas, tras la asoleada que le dio un agente de seguridad a una reportera del diario Metro Libre. Valen las disculpas, pero el abuso contra colegas es imperdonable. Sépalo, señor Stivenson Girón.
  • ¿En qué quedaron las estafas cometidas por “brókers” contra agroexportadores panameños en la última década? El botín suma varios millones de dólares. En el MIDA reina un silencio sepulcral cada vez que alguien estremece el avispero.
  • Los productores de Azuero preguntan por qué cayó en desuso el proyecto MIDA-Tahal, en el que se gastaron millones de rúcanos para la modernización del riego por goteo y pozos profundos, para la transformación del sector agrícola.
  • Una pandilla de intermediarios, con patente en mano, encarece la comida en las ciudades. ¿Estará enterado Varela y su club de fans? Duele tener que pagarle a bribones y especuladores, lo que al consumidor cuesta un ojo de la cara.
  • ¿Por qué no circulan en Panamá las fotos de las dos niñas desparecidas en Azuero: Luz Clarita y Geodeisy, y cómo se verían hoy después de varios años? ¿Habrán archivado esos casos en el Ministerio Público y en la Policía Nacional?
  • Dicen los chitreanos que hay más alegría en el Pub Herrerano, que en las calles de Chitré, debido a los cráteres que dañan a los vehículos en circulación. ¿Y las aceras, dónde están?
  • Un llamado a la Policía Nacional: la droga sigue llegando a escuelas en Azuero. A los estudiantes los contactan fuera de colegios para meterlos en el negocio ilícito. El prócer Belisario Porras se revuelca en su tumba, con el sable en la mano.
  • En el interior de Panamá, brillan por su ausencia los geriatras y hogares modernos para ancianos. Los que existen, funcionan debido a la misericordia divina y a la limosna. ¿Dónde está la solidaridad y el amor hacia los que dieron todo por la patria?
  • Panamá sigue en el ojo de la tormenta, por los reiterados escándalos en materia financiera. ¿Verán a los “panas” como santurrones que se niegan a bajarse los pantalones o pillos en un mundo globalizado y lleno de negocios turbios?
  • En el Centro Bancario Internacional esperan con ansiedad la llegada de Misko Jones y Tusko Jones. De su último viaje a Alemania, hay noticias frescas. Parece que en las sociedades anónimas locales han comprado más Lomotil de lo usual.
  • ¿Será cierto o falso, que Martinelli conspira agazapado, atizando contradicciones internas? De ser verdad, el hombre del Súper 99 estaría moviendo hilos en Miami, para aguarle los helados a “Ninja Turtle”. Amanecerá y veremos.
  • Los muertos por actos terroristas en el Tercer Mundo sacan menos lágrimas a los televidentes, que los caídos en Europa. Hasta en ello hay discriminación. ¡Qué tristeza, carajo!

1 COMENTARIO

Deja un comentario