Educar es gobernar

3
60
Los docentes panameños deben ser tomados en cuenta en el diseño de un nuevo modelo educativo. (Foto: La Estrella de Panamá).

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, en la presentación del informe a la nación, anunció su interés de “convocar a diálogos para definir el sistema de educación pública, la transformación de la salud y para adoptar el Plan Estratégico Nacional, Panamá 2030, con visión de Estado, para poner en marcha los 17 objetivos de desarrollo aprobados por la Asamblea General de las Naciones Unidas”. (La Prensa 3/1/2016).

Dicho anuncio sorprendió a quienes seguimos de cerca el desarrollo del sistema educativo nacional, al contabilizar –a partir de la derogación de la Reforma Educativa en 1979– 25 informes sobre el tema, bajo distintas denominaciones, protagonistas y gestores de propuestas, para decidir qué tipo de educación requiere Panamá, cuáles son sus problemas críticos, diagnósticos y pronósticos, prioridades, lo riesgoso de no invertir y actuar en educación. De inmediato me pregunté: ¿Será que el presidente desconoce los antecedentes de lo ocurrido en 37 años de educación? ¿Lo propone como estrategia distractora de la opinión pública? ¿Está convencido de que la educación es la prioridad estratégica de un país y ha decidido actuar? ¿Conoce el actual Plan Estratégico del Ministerio de Educación (Meduca) 2014- 2019, en el que su gobierno propone un “proyecto educativo” para ejecutarlo?

Las interrogantes prosiguen y decidí compartir algunas valoraciones respecto a las implicaciones de un diálogo más para el sector educativo. El actual Plan estratégico del Meduca 2014- 2019 indica en su página cinco que “la Universidad de Panamá, se comprometió con el Meduca al asesoramiento de su plan estratégico institucional y que bajo la asesoría de la Dirección General de Planificación y Evaluación Universitaria, trabajaron profesionalmente en orden a producir toda una información que dé como resultado el presente documento”.

Lo primero que llama la atención, es que el Plan Estratégico carece de un diagnóstico actualizado de la educación, que posibilite identificar los principales problemas que aquejan al sector. No contiene una sola cifra que permita fundamentar alguna acción al respecto. El documento de 63 páginas está plagado de errores ortográficos (más de 86), de redacción y, lo más grave, de un concepto moderno de educación. Preocupa aún más, que exponga que dicha “estrategia’ se fundamenta en el modelo Canvas (2008), que describe cómo una organización crea valor a los consumidores de un bien o servicio. Trabaja sobre el modelo de negocio de la organización. Indica que es realmente sencillo implementar los nueve pasos de su propuesta y necesario saber qué nos diferencia de nuestra competencia y nos acerca a potenciales clientes”.

¿Es la educación un negocio al que puede aplicarse un esquema mercantil? Al hacer el análisis Foda, no sigue el orden lógico del esquema y parece más una lista de compras que una real identificación de ejes críticos de educación. Identifica siete ejes estratégicos y concibe la modernización de la educación con calidad como “el desarrollo de programas como educación bilingüe, orientado a ofrecer a la población herramientas comunicativas…”. Imposible resumir las 21 líneas de este eje, redactadas con escasas tres comas en toda su sustentación.

¿La calidad de la educación se mide exclusivamente por la educación bilingüe? El documento contiene un anexo con más de 100 personas que lo refrendan, muchas de ellas autoridades universitarias y directivos del Meduca. ¿Revisaron el documento? ¿Saben lo que significa cada uno de sus ejes y sus acciones propuestas? ¿Es fiable un documento que omite las estadísticas, elemento clave en la toma de decisiones? Ni siquiera incluyeron la bibliografía para conocer en qué lineamientos teóricos se basaron para proponer semejante exabrupto académico.

Podrán seguir convocando a diálogos en educación. Ojalá que las autoridades comprendan que no se puede improvisar, que el país requiere de políticas de Estado en los otros sectores para que el impacto sea significativo. Panamá dispone del mayor presupuesto per cápita en educación de toda América Latina y el Caribe, y el aumento en la cantidad de fracasos y deserciones nos convoca con la mayor seriedad posible a no mentirle más al país. Por fortuna, el documento no aparece en la página web del Meduca, porque seríamos el hazmerreír de los organismos internacionales. Los nacionales, al parecer, ni saben que existe. Su silencio preocupa. Declaro mi preocupación ante semejante audacia “académica” con este “Plan Estratégico” apresurado, incoherente y obsoleto. Se trata del peor documento que he leído en 32 años de docencia e investigación. Podemos y necesitamos mejorarlo. Aún estamos a tiempo. ¡Presidente!, ofrézcale a los panameños la única herramienta que nos colocará en el sitial de primer mundo: Educar es gobernar.

3 COMENTARIOS

Deja un comentario