Distrito de Donoso en la mira del poder económico

0
25
Áreas del distrito de Donoso, en el Caribe panameño.

En los últimos días, los medios han registrado comentarios sobre un Anteproyecto de Ley para el presunto desarrollo turístico en el distrito de Donoso, en la caribeña provincia de Colón. Debido a ello, es necesario explicar a la población aspectos relacionados con esas tierras, en la búsqueda de la verdad y el conocimiento de ese territorio.

Por Benjamín Reyes

El área protegida de Donoso, tiene una superficie total de 195 mil 917 hectáreas, de las cuales 177.065 corresponden a la superficie terrestre y 18.852 a la superficie marina. Este sitio brinda refugio a más de 650 especies de flora y fauna, la mayoría amenazadas, endémicas regionales, binacionales y nacionales, y con poblaciones vulnerables y en peligro de extinción.

Un estudio de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza elaborado en el 2008, da cuenta de que en el área protegida de Donoso, hay unas 256 especies amenazadas, entre las que se incluyen 70 plantas, 25 mamíferos, 69 aves, 49 reptiles y 43 anfibios. Además, la riqueza de especies acuáticas y marinas del área de Donoso, incluye 24 especies de peces, 2 de moluscos y 3 de crustáceos, tanto de agua dulce, como marino costero.

En la Ley General del Ambiente se define área protegida como: “Área geográfica terrestre, costera, marina o lacustre, declarada legalmente, para satisfacer objetivos de conservación, recreación, educación o investigación de los recursos naturales y culturales”. Mientras que la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) define las áreas protegidas como: “Una superficie de tierra y/o mar especialmente consagrada a la protección y el mantenimiento de la diversidad biológica, así como de los recursos naturales y los recursos culturales asociados, y manejada a través de medios jurídicos u otros medios eficaces.

Las Áreas Protegidas son importantes, porque además de conservar el ambiente (flora y fauna), son sitios para la recreación, práctica del ecoturismo, para la investigación científica. Tampoco se debe de perder de vista que acuerdo con el Protocolo de Kyoto, los países que tienen grandes áreas de bosques, que absorben de forma natural el CO2, pueden usar esos bosques como crédito de carbono a cambio del control de las emisiones, lo cual representa dinero.

Echando un vistazo a Internet sobre este tema, se puede ver que los emisores de gases de efecto invernadero pagan 1.300 dólares por año, por cada hectárea de bosque que capture dióxido de carbono (CO2).En el caso del distrito de Donoso, la Autoridad Nacional del Ambiente, mediante Resolución AG-139-2009 de 4 de marzo de 2009, promulgada en Gaceta Oficial 26.235 de 6 de marzo de 2009, declaró a Donoso Área Protegida.

Sin embargo, el 27 de abril de 2012, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, se pronunció al conocer una Demanda Contenciosa Administrativa de Nulidad, interpuesta por el Licenciado Carlos Rognoni Arias, en representación de Eleno González Govea, quien solicitó como medida cautelar la suspensión de los efectos de la resolución de la ANAM. Bajo la ponencia del tristemente célebre magistrado Moncada Luna, se dispuso suspender la resolución, hasta que el 25 de mayo de 2016 –cuatro años después–, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara que no es nula, por ilegal la Resolución No. AG-0139-2009, de 4 de marzo de 2009, dictada por la ministra en Asuntos Relacionados con la Conservación del Ambiente y Administradora General de la Autoridad Nacional del Ambiente, y en consecuencia, se levanta de forma inmediata la medida de suspensión provisional dictada mediante Resolución de (27) veintisiete de abril de 2012, por los Magistrados integrantes de la Sala Tercera en esa fecha.

Durante el tiempo en que estuvieron suspendidos los efectos de la ley, empresas y personas pudientes lograron titular tierras y casi ningún campesino y morador del área la ANATI le título la tierra, pero también la Minera Panamá, S.A, aprovechó la suspensión de la ley y se pasó fuera del área de concesión, por lo cual surge una interrogante: ¿Esa suspensión de la ley bajo la ponencia del ex magistrado Moncada Luna, no fue dolosa, con la intención de beneficiar a alguien? ¿Qué pasa con esos títulos concedidos durante el tiempo de la suspensión de la ley? ¿Se pueden dejar sin efectos o se deben demandar ante los Tribunales su nulidad?

Así las cosas, el diputado Nelson Jackson presentó el Anteproyecto de Ley No. 567, que tiene como objetivo, según él, “…demarcar un polígono especial en la costa del distrito que permita a los moradores titular el área que por años han habitado”. En realidad, lo que tenía que hacerse, es elaborar y aprobar el Plan General de Uso de Suelo del Distrito de Donoso, como Área Protegida, por parte del Ministerio del Ambiente, y en ese Plan, establecer qué uso de suelo se puede dar a cada área, y que título especial o concesión se daba a cada morador en el área que ocupa para que pudiese desarrollarla. Pero sacar del Área Protegida una parte del territorio para que pueda ser objeto de titulación privada, permitirá que en ese terreno titulado el propietario haga lo que quiera dentro de ella. Con esa medida, tampoco se evita que sea traspasado o vendido a otras personas.

¿Por qué el honorable diputado, no crea un proyecto de ley que regule el mercado de crédito de carbono en Panamá, u otro proyecto que se le dé incentivo fiscal a aquellos bancos o empresas que financien proyectos en áreas protegidas, que cumplan el uso de suelo respectivo? A pesar de ser área protegida, el proyecto minero ha efectuado una gran devastación ambiental, si a eso se le suma la aprobación del polígono especial, ¿Qué quedará de área protegida?, en el estudio de impacto ambiental que le fue aprobado a Minera Panamá, S.A, la empresa se compromete a invertir entre uno a dos millones por año en asuntos ambientales en el distrito de Donoso, pero eso no ha sido cumplido.

Existe la posibilidad de que ello sea el pretexto para “permitir a los moradores titular el área”, pero que el interés no sea favorecer a moradores, sino que el verdadero objetivo apunte a beneficiar a empresas que adquieran propiedades en esas áreas protegidas. De allí surgen varias preguntas: ¿Cuántas personas oriundas del área tienen terrenos a la orilla del mar? ¿Los campesinos que por años han habitado el lugar, no están es adentro en la montaña, lejos de la orilla de la playa? Por ello, hay que insistir en la expresión ¡Despierta Costa Abajo!

Bien escribió el ilustre Simón Bolívar: “Un pueblo con desconocimiento, es instrumento ciego de su propia destrucción”.

No hay comentarios

Deja un comentario