Descubren “un nuevo mundo” bajo el hielo de la Antártida

0
34
Vista de un inmenso bloque de hielo en la Antártida. (Foto: Unsplash).

Un grupo de científicos ha descubierto una decena de fracturas geográficas de más de un kilómetro de profundidad bajo la superficie helada de la Antártida occidental.

Las grietas se formaron hace miles de años, cuando la temperatura de la Tierra era mucho más baja, informa la revista Geophysical Research Letters.

Sputnik

“Ahora entendemos mucho mejor qué se esconde bajo los enormes glaciares de uno de los rincones más afectados por el aumento de las temperaturas en la Antártida occidental. Se descubrió que la profundidad a la que se encuentran estas estructuras es cientos e incluso miles de metros mayor de lo que suponíamos. Esto nos permitirá predecir qué sucederá con los glaciares y entender cómo las aguas de los océanos afectan al hielo sumergido”, declaró Romain Millan, de la Universidad de California.

Una grieta gigantesca en el hielo de la Antártida

Los científicos descubrieron una enorme red de fracturas gigantes bajo la capa de hielo, que forman un conjunto de ríos, canales, cuevas y valles que alcanzan una profundidad de hasta 1.200 metros. Estas estructuras albergan aguas cálidas provenientes del océano Antártico, que poco a poco han ido derritiendo la capa de hielo de la Antártida.

Según los investigadores, este “sistema geográfico” submarino se formó hace miles de años, cuando el área de la capa de hielo de la Antártida era mayor y algunas zonas de hielo se encontraban mucho más cerca de la superficie. Afortunadamente, esta estructura submarina se encuentra a una gran profundidad, a donde no llegan corrientes demasiado cálidas, por lo que el proceso de calentamiento de la capa de hielo es muy lento.

Sin embargo, los científicos creen que estas estructuras aceleran el proceso de colapso de la capa de hielo de la Antártida occidental, lo que podría suponer un aumento del nivel del mar en 1,2 metros para el final del siglo XXI.

Más información:

Según los científicos, la grieta tiene cerca de 40 km de largo y apareció en octubre, no lejos de la estación de investigación británica Halley VI, por lo que la BAS decidió que iba a evacuar del lugar a todo su personal por razones de seguridad antes de que llegara el invierno antártico.

La Antártida, en peligro por el calentamiento global

Este es el segundo resquebrajamiento en la plataforma de hielo de Brunt, donde se encuentra la estación. La grieta apareció por primera vez hace unas décadas, pero en 2012 comenzó a crecer más rápidamente.

El plan prevé devolver a la gente y al equipo una vez que el invierno de la Antártida haya terminado, en noviembre de 2017.

La estación de Halley comprende una serie de vainas de alta tecnología que se montan en patas y esquís hidráulicos para que puedan moverse periódicamente más hacia el interior para alejarse del borde de la plataforma, donde los icebergs entran en el océano.

Deja un comentario