Desastres naturales de 2017 en México develaron efectos de la corrupción

0
4
Desastre en México. (@ AP Photo / Eric Martí).

CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) – Los huracanes, inundaciones y sismos que golpearon a México en 2017 pusieron al descubierto que el gran desafío es erradicar la corrupción en la prevención y la reconstrucción, dijo a Sputnik la integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), Mariclaire Acosta.

“Frente a los desastres naturales hay desastres sociales, fueron huracanes y sismos terribles, pero la destrucción no es el único problema; muchos daños se pueden prever, porque en gran medida se deben a malas construcciones fraudulentas”, expresó.

La experimentada experta en defensa de víctimas de violaciones a derechos sociales y políticos, dijo que las tragedias por efectos de la naturaleza también pusieron a prueba el Sistema Nacional de Prevención de Desastres Naturales, considerado por organismos internacionales como uno de los más depurados de la región, a fuerza de repetición de las emergencias.

El Gobierno de México estima que los daños por los dos sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017, en los que 470 personas fallecieron, ascienden a unos 2.500 millones de dólares.

En cuanto a los huracanes, México fue afectado por los meteoros, con una decena de poderosas tormentas tropicales consecutivas, que configuraron “la quinta temporada más intensa y más prolongada”, según los registros del Servicio Meteorológico Nacional y del Centro Nacional de Huracanes de EEUU.

El país latinoamericano se salvó del paso de Harvey por el mar Caribe y el Golfo de México, que causó daños en varios países por un estimado de 100.000 millones de dólares, pero fue impactado por Katia y Franklin, que causaron daños por unos 20 millones de dólares cada uno, sobre todo en los estados costeros del este: Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche y el caribeño Quintana Roo.

En 2017, las costas mexicanas fueron golpeadas por los ciclones tropicales Beatriz, Calvin, Dora, Jova, Lidia, Otis, Max, Norma y Pilar, con categoría de huracanes, por el poder destructivo de sus vientos sostenidos, superiores a los 120 kilómetros por hora.

Deja un comentario