Denuncian intervencionismo contra Panamá

0
111

Denuncian intervencionismo contra Panamá

Una alianza de intelectuales, artistas y movimiento sociales condenó en Panamá el plan intervencionista de Estados Unidos en Latinoamérica, que ha tenido efectos en la población panameña. Bayano digital incluye en la presente edición el texto de ese pronunciamiento.

Declaración de la red de intelectuales, artistas y movimientos sociales en defensa de la Humanidad – Capítulo de Panamá

Debido a la inclusión de las empresas WISA de las familias Waked en la lista de Nacionales Especialmente Designados como Narcotraficantes (SDNTK, en inglés) del Gobierno de los Estados Unidos, Panamá es hoy, de hecho, víctima un bloqueo económico impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos a través de la llamada Ley Clinton operativizada por la Oficina de Control de Activos extranjeros (OFAC en Inglés) cuyo efecto extrajudicial e injerencista es exactamente de la misma naturaleza que las leyes que, desde hace medio siglo, imponen un bloqueo económico, comercial y financiero a Cuba.

En las décadas recientes, sucesivos gobernantes han preferido concentrarse en lograr vistosos índices de crecimiento económico para los sectores más pudientes de la sociedad, a pesar de que la mayoría de la población no disfruta de la riqueza que por sus esfuerzos se crea.

Por su parte, los propietarios de los medios de comunicación, gracias a su poder mediático devenidos en los verdaderos forjadores de opinión, impiden el acceso a informaciones plurales y objetivas sobre acontecimientos nacionales e internacionales y manipulan las opiniones con el propósito de apoyar perspectivas privatizadora y neoliberales de carácter deshumanizante.

La distorsión de la información entorpece el conocimiento de la realidad nacional e internacional y dificulta los mecanismos de solidaridad entre distintos sectores del pueblo, fragmentando sus luchas y reclamos.

Mientras tanto, en Panamá se albergan, consolidan y desarrollan peligrosos grupos de la derecha internacional, denigrando frecuentemente a nuestro pueblo y a pueblos hermanos. Se han incrementado los presupuestos represivos y se refuerzan lazos específicamente militares, con el alegado propósito de combatir el narcotráfico y el terrorismo, pero prestos y prontos para reprimir legítimas protestas sociales.

Nuestro país no debe volver ser jamás centro de inteligencia y actividades militares, cuyos verdaderos propósitos contradicen los mejores intereses económicos y sociales de las grandes mayorías del continente.

Nuestro pueblo no debe ser inducido a colaborar con quienes promueven invasiones, injerencias de cualquier tipo o apoyos a grupos de corte paramilitar que aún llenan de dolor a numerosos países de América Latina.

Si fuimos en el pasado huéspedes involuntarios de bases militares y de escuelas de asesinos y torturadores, ese no es, de ninguna manera, un camino que deseamos volver a recorrer. Un mundo mejor es posible. Reconociendo la necesidad urgente de fomentar la unidad del pueblo panameño en su búsqueda de caminos alternativos para la paz, la prosperidad colectiva y la solidaridad internacional, nos proponemos tomar acciones legítimas En Defensa de la Humanidad.

Hacemos un llamado a las organizaciones comunitarias, a los sindicatos, artistas, asociaciones cívicas, de Derechos Humanos y a otras redes e instancias organizativas para formar parte del Capítulo Panameño de la Red En Defensa de la Humanidad y a activarse en solidaridad con los pueblos en contra de toda forma de dominación.

Repudiamos el golpe de Estado en contra de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil; rechazamos la injerencia extranjera y los llamados a una invasión en contra el gobierno legítimo de Venezuela.

Denunciamos el uso de la Carta Democrática por el secretario general de la O.E.A., Luis Almagro, como instrumento de injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

Expresamos nuestra solidaridad con el gobierno y pueblo de la República Bolivariana de Venezuela, ante los intentos internos y externos de derrocar al gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro.

Hacemos un llamado al presidente Barack Obama a que por respeto al Derecho de los Pueblos a la Autodeterminación derogue el ridículo pero dañino Decreto mediante el cual su gobierno declara a la República Bolivariana de Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos, y reclamamos que se ponga fin efectivo al bloqueo en contra de Cuba, que universalmente es reconocido como un verdadero intento de genocidio.